Fuertes diferencias post toma del Pabellón Argentina

Las agrupaciones que bloquearon la asamblea universitaria se cruzaron una vez logrado su objetivo. El kirchnerismo apuesta a una negociación con Juri. El MST pide un plesbiscito. Para SUR, que no participó en la toma, ganó el statu quo.

toma_0003_pabellonLos grupos de estudiantes que tomaron el Pabellón Argentina parecen diferir en los caminos a seguir una vez logrado el objetivo de impedir por la vía de los hechos las deliberaciones del máximo órgano de conducción de la UNC.
Los cruces son previsibles ya que, a pesar de la épica revolucionaria con la que decoraron el hecho de poner una cadena en la puerta del edificio, los intereses que motivaron la participación de cada grupo difieren profundamente. De ahí que las lecturas sobre el hecho y las propuestas sean tan disímiles.
Dentro de las 400 personas que impidieron la reforma de los estatutos universitarios conviven distintas agrupaciones políticas. El espacio más numeroso responde a la dupla kirchnerista formada por La Bisagra y La Mella. Esta coalición condujo la estrategia de desde el principio con una meta concreta: impedir que la reforma propuesta licuara el poder de los decanos afines como Diego Tatián de la Facultad de Filosofía o Mirta Iriondo de FAMAF.
Por esto, luego de festejar la toma como una “victoria del movimiento estudiantil” improvisaron una “asamblea” entre los estudiantes que permanecían en las instalaciones cuya primera resolución fue “suspender la medida de fuerza”.
Además, se aseguraron de hacer “aprobar”, entre el par de centenares de militantes que quedaban, la constitución “de una Mesa de diálogo con lxs (sic) estudiantes para el próximo martes 22/11”. En realidad, la jugada busca dar aire a los decanos kirchneristas para iniciar una negociación con el rectorado mientras dure lo que consideran una posición de fuerza.
El objetivo del kirchnerismo es conseguir algunas concesiones por parte del oficialismo bajo la amenaza tácita de impedir nuevamente la asamblea. Los grupos estudiantiles que les responden confían en hegemonizar a los estudiantes a fin de favorecer esta estrategia.
Ante esto, los grupos minoritarios que acompañaron a la coalición Bisagra-Mella buscan salir de la intrascendencia y construir un perfil propio. Desde La Marea, agrupación que responde al Movimiento Socialista de los Trabajadores, hicieron conocer un comunicado titulado “La rosca fracasó, la solución es un plebiscito” atacando la táctica kirchnerista.
“Con Bisagra y Mella nos une el espanto ante el avance de Juri, pero tenemos profundas diferencias. Ellos buscan una negociar con la derecha, por eso levantaron la toma. Nosotros queremos que decida la comunidad universitaria” sostienen los militantes del MST.
En otro párrafo, afirman que “tanto Juri y La Franja, como La Bisagra y La Mella quieren decidir todo entre cuatro paredes, porque saben que sus planes van a ser rechazados. La única forma de que se expresa la voluntad del conjunto y se garantice la educación que necesitamos es que el voto de cada persona valga uno, sin ponderación ni distinción” exponiendo su propuesta de elección.
Las diferencias no solo hacen a la táctica, los estudiantes de La Marea consideran a la propuesta del kirchnerismo tanto o más “antidemocrática” que la del oficialismo universitario. Ante la doble ponderación afirman que “¿Te imaginás si para elegir presidente el voto de los cordobeses –una provincia de las grandes- valiera 30 veces menos que el de alguien que vive en Tierra del Fuego? Sería una locura, ¿no? Bueno, eso proponen lxs que quieren “democratizar” la UNC” en referencia al proyecto de Tatián e Iriondo.
Desde la agrupación CAUCE también advirtieron sobre la jugada del kirchnerismo. “Rechazamos las maniobras de La Mella y La Bisagra en la última movilización al HCS, donde desconocieron el mandato de las asambleas sin argumentos de peso, fracturando la unidad de quienes estabamos movilizadxs luchando contras las reformas. Estamos convencidxs de que debemos defender la más firme unidad desde abajo, rechazando todo acuerdo por arriba que sólo otorgue mínimas concesiones y no ponga en tensión de forma integral al proyecto de Juri” sostuvieron en un comunicado.
Párrafo aparte merece la posición del Movimiento Sur. El grupo que ostenta la presidencia de la FUC no participó en la toma y consideró que “ganó el statu quo y la Universidad Nacional de Córdoba sostiene y conserva un sistema de elección indirecta, donde 247 sujetos son los que tienen el derecho privilegiado de decidir y votar a quienes gobiernan una comunidad de 200mil personas”
En otro párrafo, la agrupación que se referencia en Libres del Sur afirmó que “el sábado pasado perdimos la posibilidad de construir un sistema de elección más transparente, más plural, más justo. Eso creemos no es motivo para festejar, sino por el contrario es algo que nos tiene que empujar a reflexionar”, en franca oposición a la lectura de La Bisagra.