Buscan acercar a los políticos al “blanqueo”

El Gobierno Nacional analiza que los padres de funcionarios y ex funcionarios puedan acceder al denominado “sinceramiento fiscal”. Cuando se presentó la norma, el gobernador Schiaretti la respaldó, pero se manifestó en contra de que la clase política pudiera valerse de sus previsiones.

schiarettiEl Gobierno Nacional analiza cambios en la ley de sinceramiento fiscal, vía decreto.
Una de las modificaciones implicaría que los padres de funcionarios y ex funcionarios puedan “exteriorizar bienes”, siempre que los hayan adquirido antes de que asumieran sus cargos.
También se evalúa una observación de los tributaristas, que reclaman que se puedan descontar los pasivos en las operaciones.
La posibilidad de que los familiares de miembros de la clase política queden comprendidos en la normativa generará polémica. Hasta el momento, aquélla excluye expresamente a los padres, los cónyuges y los hijos menores emancipados.
A fines de mayo, el oficialismo presentó el proyecto en la Cámara de Diputados excluyendo a los funcionarios y ex funcionarios, una decisión que tomó para no extender el debate con sus aliados, ya que tanto la Coalición Cívica como el radicalismo habían objetado que quedaran incorporados en la legislación.
Así, pese a que hasta último momento se había tomado en cuenta la posibilidad de incluirlos, para que el blanqueo fuera “lo más amplio posible”, la nueva Administración dio marcha atrás.
Con 11 gobernadores a favor, la propuesta avanzó sin mayores dificultades. Junto a Juan Shciaretti, manifestaron su apoyo los peronistas Juan Manzur (Tucumán); Sergio Uñac (San Juan); Mario Das Neves (Chubut); Domingo Peppo (Chaco); Hugo Passalaqua (Misiones); Sergio Casas (La Rioja) y Gustavo Bordet (Entre Ríos). Además, respaldaron al Poder Ejecutivo los radicales Ricardo Colombi (Corrientes) y Alfredo Cornejo (Mendoza), además de la macrista María Eugenia Vidal (Buenos Aires).
Los avales tuvieron que ver, sobre todo, con el punto del mega proyecto que ratificó el compromiso tendiente a devolverle a las jurisdicciones el 15% de los fondos coparticipables que le ceden a la Anses desde hace más de dos décadas.
Schiaretti elogió la decisión de cumplir con la deuda que la Nación mantiene con los jubilados y advirtió que se debía prever que, a futuro, se envíen los fondos a las provincias que mantienen la administración de sus cajas, poniéndolas en igualdad de condiciones con las que las transfirieron.
Además, el gobernador se pronunció en contra de la posibilidad de que los funcionarios públicos pudieran acceder al blanqueo. Ahora, si se dicta el decreto que los acercará a esa chance, vía progenitores, es posible que la novedad le genere desencanto.
A su vez, el mandatario se mostró en desacuerdo con el artículo 85, que establece una pena de hasta tres años de cárcel y una multa si se da a conocer información sobre algún involucrado. “Si alguien blanquea, puede darse a conocer”, manifestó.

Perspectivas
Hasta ahora, el “sinceramiento fiscal” funcionó en Córdoba. Según la percepción del estudio PwC, uno de los más importantes del país, y del presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCE), José Simonella, hay buenas perspectivas.
Sin embargo, Simonella advirtió que el hecho de que el dinero se blanquee no implica necesariamente que el que está afuera ingrese al país.
Las consultas por el tema en la provincia fueron muchas y, según los expertos, el monto que generará será importante, nutrido por la “zona agrícola”.
El último informe elaborado por los economistas del CPCE señala que la recuperación de la actividad económica depende, en gran medida, de que arranque la obra pública, de los resultados del sinceramiento fiscal y de que, finalmente, lleguen las inversiones.
En sentido contrario a los que sostienen algunos especialistas, Simonella negó que el blanqueo sea “caro”. El titular del CPCE subrayó que “es una excelente oportunidad para aprovechar, tanto para los más chicos como para los que manejan sumas más importantes”,
Además, resaltó que es la primera vez en la historia que se incluye la figura del “contribuyente cumplidor” en la operación, reconociendo a quienes declararon todo su patrimonio y abonaron sus impuestos.
La primera etapa del plan lanzado por el Gobierno se está reflejando en un crecimiento récord en el stock de dólares billetes depositados en el sistema financiero argentino.
Según los datos del Banco Central al jueves de la semana pasada (los últimos disponibles), la cifra ronda los 3500 millones de dólares, el nivel más alto en más de una década.