Conducción armó “salida elegante” de Pretto del PRO local

El diputado tendría los minutos contados al frente de la filial cordobesa del partido. A nivel interno, está acordado su apartamiento de la presidencia para que cumpla funciones en la Secretaría de Asuntos Parlamentarios.

Por Yanina Passero
[email protected]

ilustra-pretto-sale-de-la-casa-proLa sangre no llegó al río. Los macristas zanjaron una feroz interna partidaria con una lista de unidad que ¿concilió? los intereses de las partes en pugna: los ex ucedeístas que se lanzaron al sueño amarillo y la liga de famosos (Héctor Baldassi y Eduardo Romero) que quisieron trasladar su eficacia en las urnas a un mayor poder de decisión dentro del PRO Córdoba.
La nómina de autoridades no resultó, en efecto, de un trabajo de introspección de sus miembros o por la puesta en práctica de la vocación dialoguista que pregonan desde el espacio. Un llamado desde un influyente despacho de Buenos Aires ofició de correctivo a aquellos dirigentes que desenfundaron tácticas de la vieja política para desinflar al oponente (plantar denuncias o aprovechar procesos judiciales anticipando justicia). Antes de la hora señalada, las mayorías estuvieron de acuerdo con que Pretto liderara el PRO por cuatro años más. Los dirigentes que habían dicho que no negociarían con un hombre que participó de un ente intermunicipal sospechado de presuntos sobreprecios en la obra pública, se secaron la transpiración y acordaron.
No fue un final feliz, aunque evitaron la exposición asociada a una interna partidaria de partido chico que se sacó el premio mayor. Se conoció de boca de sus integrantes que los padrones no estaban depurados o se procedió a afiliaciones compulsivas y otra serie de mecanismos que hubieran dejado muy mal parado al partido que conquistó la confianza masiva de los cordobeses la noche del balotaje presidencial en noviembre de 2015.
El descrédito hubiera sido aportado no sólo por la belicosidad de la campaña interna sino también por el contraste de ciudadanos efectivamente interesados en la vida doméstica de la fuerza política que Mauricio Macri fundó en la Ciudad de Buenos Aires.
Este sábado se desarrollará la proclamación de las flamantes autoridades, en medio una jornada de capacitación de dirigentes provinciales. La cita es en Espacio Quality de 10 a 17 horas.
La historia no terminaría allí. Según trascendió, Pretto reasumirá las riendas del partido, pero por unas pocas horas. El PRO Nacional tiene otros planes para el exintendente de La Carlota que, inevitablemente, le exigen delegar la conducción de la filial local del partido.
El acuerdo interno para la presunta salida de Pretto implica la renuncia, aunque hay versiones que afirman que tomará licencia. La segunda opción incrementará la conflictividad entre pares, en especial por parte de aquellos que aguardaban en silencio el día de la claudicación. Igualmente, dejará en evidencia una jugada nacional que asoma como una cuasi intervención de facto del sello que funciona en la vieja casona de calle Deán Funes, en pleno centro de la ciudad.
El pase del bastón de mando del PRO Córdoba a la dupla encabezada por el villamariense Darío Capitani y el referente del departamento Colón, Andrés Díaz Yofre, se resolvió en el norte del país. En una cumbre del Consejo Nacional del PRO del pasado fin de semana en Jujuy, Pretto quedó designado como secretario de Asuntos Parlamentarios.
Tendrá la misión de acompasar la tarea de los legisladores municipales, provinciales y nacionales con las necesidades del partido de gobierno, explicaron en la cumbre amarilla.
EL PRO necesita a Pretto en otra parte y, de no mediar imprevistos, su salida elegante de la delegación cordobesa estaría por producirse. ¿Cuál sería la explicación? Puertas adentro del edificio de la ex Ucedé que el macrismo utiliza como base de operaciones, hay quienes aseguran que el Consejo Nacional resolvió reubicar al ex legislador provincial por Unión por Córdoba porque la interna lo habría desgastado para la política interna.
Es evidente que reina el decoro que no supieron mostrar durante la pelea por los cargos partidarios.
Ahora bien, otro factor que podría agregarse es el avance de la Justicia con la causa que investiga las contrataciones del Eninder, comandado por el exintendente de Villa María, Eduardo Accastello.
Si bien Pretto ha colaborado con los requerimientos de ese poder, se sabe que altas esferas del macrismo siguen con atención la evolución del proceso. Prevenir es curar, opinan algunos.
¿Los beneficiados? Baldassi y asociados que pedían a viva voz un recambio en la conducción del partido.