Escándalo en Artes a días de Asamblea Universitaria

Hubo acusaciones de fraude en la elección de directores de carrera y consejos asesores en la Facultad de Artes de la UNC. La impugnación de votos por parte de la decana Myriam Kitroser dio la victoria al kirchnerismo por sobre la agrupación SUR en el departamento de Cine y Televisión.

ilustra-unc-artes-munchEn el punto más alto del debate sobre la reforma política que impulsa el rector Hugo Juri, los sectores enrolados en la oposición al rectorado protagonizaron un incidente inesperado en una de las unidades académicas que controlan. Las elecciones directas de directores de las carreras que se dictan en la Facultad de Artes terminaron con acusaciones de fraude e impugnaciones cruzadas.
El conflicto se desató el miércoles al momento de abrir los sobres correspondientes al departamento de Cine y Televisión. En dicha carrera, competían tres listas por el claustro estudiantil: la agrupación kirchnerista La Bisagra, los neokirchneristas de la Mella y la agrupación Sur.
Al momento del recuento, los números favorecieron a Sur por una diferencia de un voto. Al percatarse de ello, La Bisagra, que responde a la conducción de la facultad, recurrió seis votos entre los que se encontraban 3 de la lista que se perfilaba como ganadora. De no computarse los recurridos, el grupo estudiantil kirchnerista se posicionaba en primer lugar por dos votos.
Durante el día, la tensión había ido en aumento por una serie de hechos que se produjeron mientras se realizaba la votación. Un sorpresivo corte de luz que provocó la desaparición momentánea de las actas electorales y el intrincado sistema que diseñó el decanato para los comicios habían provocado quejas de diversos sectores.
La junta electoral de la facultad de Artes, presidida por la decana Myriam Kitroser, forzó un cuarto intermedio hasta el día siguiente pese a que, minutos antes, un miembro de la misma junta, había asegurado que los sufragios eran válidos. Ninguna de las agrupaciones participantes firmó el acta de cierre de los comicios.
Esta decisión provocó la reacción de los estudiantes de SUR, quienes decidieron permanecer el edificio de la facultad hasta que hubiera una decisión del órgano electoral. La decana Kitroser, por su parte los instó a retirarse bajo la amenaza de convocar a las fuerzas de seguridad a fin de desalojar las instalaciones.
Ante la negativa de los militantes de abandonar el edificio, el decanato de Artes emitió un comunicado oficial en el que los cuestionaba en duros términos. “Estas actitudes contradicen las prácticas democráticas en el ámbito de la Universidad Nacional de Córdoba, ya que más allá del derecho de los/las estudiantes a manifestarse, las acciones realizadas en las últimas horas implican el desconocimiento de los mecanismos de participación política, recurriendo a la violencia y el daño de las instalaciones por las que cursan y trabajan estudiantes, docentes y trabajadores no docentes, con actitudes que no forman parte de las convicciones de la mayor parte de la comunidad de la FA. En ese marco, se ha desconocido la forma de funcionamiento de la Junta Electoral, las decisiones que son de su incumbencia y los mecanismos previstos para el desarrollo de los comicios y las impugnaciones en caso de que correspondieran” reza el texto publicado en la página oficial de la facultad.
La respuesta de SUR no se hizo esperar. Según lo dado a conocer por la agrupación “detrás de estos sucesos y complejidades, hubo una clara maniobra por parte de la Decana y los miembros de la junta electoral de la Facultad para que la elección resulte desfavorable para nuestra organización, la cual contaba con todos los requisitos para constituirse como la primera fuerza estudiantil en el departamento de cine. Es lamentable que a estas alturas, en artes sean moneda corriente prácticas antidemocráticas, fraudulentas y de muy dudosa transparencia”.
Además, el texto redactado por el grupo da cuenta del contexto en el que se producen estos hechos. “En momentos donde nuestra Universidad está atravesada por la democratización de los mecanismos de elección de sus autoridades nos encontramos en la Facultad de Artes con prácticas que contienen lo peor de la vieja política y están lejos de ser representativas de la Universidad que aspiramos construir” sostuvo Sur haciendo referencia a la inminencia de la asamblea universitaria convocada para el próximo sábado con el objeto de debatir la reforma política en la UNC.
Al día siguiente, la junta electoral presidida por la decana Kitroser confirmó la decisión que favorecía a sus aliados de La Bisagra. En el día de hoy, los estudiantes de Sur impugnarían los comicios ante la junta electoral de la UNC argumentando que se produjo un virtual fraude electoral.