Córdoba necesitaría $366 millones para un bono de $3000 a empleados públicos

El dato es del Instituto Argentino de Análisis Fiscal que estableció el gasto de cada distrito y del conjunto. Por habitante del país, se necesitarían 150 pesos.

2016-11-09_manifestacionSi los gobiernos provinciales resolvieran pagar un bono de fin de año de 3.000 pesos a cada empleado público, cada habitante del país debería aportar 150 pesos, independientemente de su capacidad económica y condición laboral. Para los 121.910 empleados, Córdoba necesitaría 366 millones de pesos.
El dato se desprende de un trabajo del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) que estimó cuánto debería poner el conjunto de las provincias de aceptar el pedido de los empleados públicos. El cálculo directo arroja un valor de 6.361 millones de pesos para el consolidado provincial, sobre un total de 2.120.179 trabajadores.
El trabajo de Ariel Barraud y Florencia Maldonado usa como base de datos de la de 2014, ya que supone que el número de empleados provinciales aumentó y en consecuencia el esfuerzo fiscal debería ser mayor.
Como es lógico, la provincia con mayor costo fiscal sería Buenos Aires, al tener un mayor número total de trabajadores en el sector público provincial, con un costo de 1.939 millones de pesos.
El gasto necesario en ese distrito para otorgar un bono representa el 2,1% de la coparticipación y superaría en un 22,2% al monto que recibirá en concepto de Fondo Sojero durante este año.
En el otro extremo, la provincia de San Luis tiene el menor costo fiscal relativo, dado que la erogación necesaria representaría el 16% del fondo sojero y solamente el 0,5% de la coparticipación.
En conjunto las provincias enfrentarían un costo fiscal equivalente al 31,7% del fondo sojero, o alternativamente al 1,1% de los envíos totales por coparticipación de 2016.
El reporte evalúa los datos también desde un ángulo alternativo, tomando la cifra en pesos por habitante que representaría para cada provincia el pago de un monto extraordinario como el mencionado bono. En promedio, el hacer frente a este gasto adicional haría que los fiscos provinciales impongan a cada uno de sus habitantes un costo de 150 pesos extra a lo actual, ya sea por la vía de mayores tributos o menores prestaciones a través de reemplazo de otros gastos.
Los autores del trabajo señalan que puesto que la situación del empleo público no es la misma en todas las jurisdicciones, no será el mismo el esfuerzo que tendría que hacer, por ejemplo, el cordobés promedio, cuyo estado provincial tiene una de las tasas de empleo público más bajas en comparación con el resto de las provincias (34 empleados provinciales cada mil habitantes), quien deberá hacer un esfuerzo extra de $103 para que sus empleados públicos obtengan el adicional; mientras que en el otro extremo, un santacruceño promedio resignará beneficios por $388; ya que en su provincia hay aproximadamente 129 servidores públicos cada mil habitantes.
EL DEBATE
En la mayoría de las provincias todavía no se resolvió qué hacer con el bono. Según un estudio elaborado por Walter Agosto, investigador principal del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) sobre la base de datos oficiales, el porcentaje de empleados públicos provinciales sobre la población económicamente activa se ubica entre el 14 y el 48,6 por ciento, según el distrito.
El peso del rubro salarios en el gasto total de las provincias, en tanto, recorre un rango que va del 31,9 en Santiago del Estero hasta el 61,4% en Río Negro.
Santa Fe, Formosa y Chaco están entre los distritos que dijeron que era “imposible” afrontar el pago. El gobernador Juan Schiaretti lo está analizando y dejó en claro que no abrirá las paritarias aunque ahora la decisión de su par bonaerense, María Eugenia Vidal, de hacerlo le complique el escenario.
El salteño Juan Manuel Urtubey y el chubutense Mario Das Neves, los dos peronistas, indicaron que pagarán un plus de $ 3600 en tres cuotas entre noviembre y enero del año que viene. Será con fondos propios en Salta.
Das Neves estudia cómo cubrirá ese gasto adicional. En su provincia, más del 50 por ciento del gasto se destina a pagar sueldos. Schiaretti no definió el monto, pero lo podrá afrontar asistencia nacional. La provincia fue beneficiada por el fallo de la Corte Suprema que ordenó devolver el 15 por ciento de coparticipación a las provincias.