Juri entregó proyecto superador a decanos opositores

El titular de la Casa de Trejo reunió ayer a los 15 decanos de las Facultades, en busca de un acuerdo general para la reforma política de la UNC.

Referentes de “Otra Universidad Es Posible” (de izq. a der.): los decanos Marcelo Conrero (Ciencias Agropecuarias), JhonBoretto (Ciencias Económicas), IanDutari (Arquitectura), Elena Pérez (Lenguas), Marcelo Yorio (Ciencias Médicas), Adriana Cerato (vicedecana de Ciencias Exactas) y Mirta Lutri (Odontología).
Referentes de “Otra Universidad Es Posible” (de izq. a der.): los decanos Marcelo Conrero (Ciencias Agropecuarias), JhonBoretto (Ciencias Económicas), IanDutari (Arquitectura), Elena Pérez (Lenguas), Marcelo Yorio (Ciencias Médicas), Adriana Cerato (vicedecana de Ciencias Exactas) y Mirta Lutri (Odontología).

El Pabellón Argentina fue el escenario en el que se reunieron ayer los máximos referentes de las 15 tribus que componen la Casa de Trejo.
Convocados por el rector de la UNC, Hugo Juri, los decanos debatieron a puertas cerradas durante dos horas los principales aspectos relacionados con la reforma política en la que está inmersa la Universidad y que debería plasmarse en una modificación del sistema por cuál se eligen las autoridades unipersonales (rector, decanos y sus “vices”).
La intención del grupo oficialista es acercar posiciones con la oposición, en busca de un proyecto que tenga un mayor plafón en la Asamblea Universitaria del próximo sábado 19 de noviembre, y reducir los niveles de violencia, tras la fallida sesión del 1 de noviembre.

Caciques en reunión
De acuerdo a la descripción de muchos referentes de los distintos grupos políticos, la UNC se ha comportado en los últimos años como una “federación de Facultades”, en la que las decisiones tienen que ver más con los intereses individuales de cada unidad académica que con un proyecto de universidad que las atraviese transversalmente.
De hecho, el esquema de Facultades se ha modificado sustancialmente en las últimas dos décadas, en las que las unidades académicas pasaron de ser 10 a ser 15, tras las sucesivas creaciones de Psicología, Lenguas, Artes, Ciencias Sociales y Ciencias de la Comunicación.
Con dicha lógica, el rector Juri convocó a los 15 “caciques” de las tribus universitarias, para intentar poner en común coincidencias y disidencias en relación a la Asamblea Universitaria de la semana que viene. Todos ellos asistieron y la reunión se habría dado en un contexto de cordialidad.
Los reclamos de las Facultades conducidas por el kirchnerismo replicaron los ya expresados tanto en el Consejo Superior como en los medios y las redes sociales. En primer lugar, los decanos critican haber tenido “poco tiempo” de discusión al respecto de la reforma política, a pesar de que la Asamblea ya fue pospuesta un mes desde su fecha original.
Por otra parte, reclamaron la incorporación de Ciencias Sociales y Ciencias de la Comunicación a la discusión. Sin embargo, al encontrarse en un período de normalización por su reciente creación y no contar con Consejos Directivos propios, dichas unidades académicas deberán esperar hasta junio del 2018 para incorporarse de pleno derecho a la Asamblea Universitaria.
Finalmente, los decanos kirchneristas pretenden postergar la convocatoria a Asamblea hasta el próximo año, reclamo que no sería atendido por el oficialismo, desde el que argumentan que eso sería tan solo “dilatar la discusión”.
Tras ello, el rector Juri ofreció a los 15 decanos la oportunidad de buscar un proyecto de elección directa de rector y decanos que sea superador de todos aquellos presentados hasta el momento. Esto constituyó un contundente gesto de apertura, dato que el oficialismo ya contaría con quorum propio en la Asamblea Universitaria y podría aprobar su proyecto original.
Mientras el oficialismo presentó uno de “ponderación simple” (asigna valor al voto de los ciudadanos de acuerdo a su claustro), el kirchnerismo apuesta a la “ponderación doble” (asigna valor al voto de los ciudadanos de acuerdo a su claustro y su Facultad de procedencia). Avanzar propone un modelo que aplica la “ponderación simple” para estudiantes y graduados y “ponderación doble” para docentes y no docentes.
Los decanos pidieron tiempo para evaluar alternativas antes de dar una respuesta definitiva sobre una eventual confluencia para la Asamblea Universitaria del 19 de noviembre. De esta manera, ahora la pelota quedó en la cancha de la oposición, que deberá demostrar su vocación de construcción colectiva o ratificar sus modos violentos, con los que interrumpió el Consejo Superior la semana pasada.