Oposición a elección directa tensiona a la conducción de FUC

Un duro comunicado de la agrupación Movimiento Sur reprocha a sus aliados de La Mella sus intenciones de bloquear la reforma política.

_mg_5541La violencia con la que la agrupación kirchnerista La Mella irrumpió en la última sesión del Consejo Superior de la UNC logró coaccionar a los consiliarios hasta conseguir que los mismos se retirasen del recinto sin concluir el temario del día.
Dicho acto no pasó desapercibido para la comunidad universitaria, y todavía aparecen réplicas en los distintos rincones de la Casa de Trejo.
Así como los Consejos Directivos de distintas Facultades estarían preparando declaraciones para repudiar la actitud de La Mella, las expresiones se reproducen también hacia adentro del claustro estudiantil.
Además del comunicado dado a conocer por Franja Morada el mismo martes tras la sesión, en la mañana de ayer se conoció un documento de la agrupación Movimiento Sur que, en alianza con La Mella y La Bisagra, preside la Federación Universitaria de Córdoba (FUC).
Sin tapujos, los estudiantes de Movimiento Sur reprochan a su aliado las aparentes intenciones de bloquear por la fuerza la realización de la Asamblea Universitaria del próximo 19 de noviembre.

Una reforma, dos modelos
Tal como propuso en su campaña por el Rectorado, el titular de la Casa de Trejo, Hugo Juri, ha convocado a los 247 miembros de la Asamblea Universitaria para que el próximo sábado 19 discutan y, eventualmente, modifiquen el sistema de elección de las autoridades unipersonales de la UNC: el rector y los decanos.
De acuerdo a las expresiones públicas de los distintos sectores, existiría un amplio consenso general para que dicho sistema pase de un modelo indirecto (actualmente el rector y los decanos son elegidos por consejeros directivos) a uno directo (cada ciudadano podría elegir con su voto al candidato de su preferencia).
Sin embargo, existen fuertes disputas con respecto al valor que debería tener el voto de cada ciudadano, de acuerdo a la unidad académica a la que pertenece.
Mientras el oficialismo propone que no haya discriminación por Facultad y los votos de todos los miembros de un claustro tengan el mismo valor entre sí, los distintos sectores de la oposición defienden la continuidad de desigualdades que otorgan un “voto calificado” a los miembros de Facultades con menos población, aplicando distintas fórmulas matemáticas.

Posiciones extremas
Las posiciones de algunos sectores opositores a la gestión de Juri comenzaron a tornarse violentas en los últimos días.
La agrupación La Mella logró coordinar a militantes de agrupaciones de izquierda (Partido Obrero, Izquierda Socialista, Partido de los Trabajadores Socialistas) y a algunos sectores de organización kirchnerista La Bisagra para bloquear el funcionamiento del Consejo Superior por la fuerza.
Las intenciones de dicha organización sería trasladar la misma táctica a la Asamblea Universitaria del 19 de noviembre, y ha convocado a un plenario de organizaciones y militantes de los distintos claustros para este lunes a los fines de coordinar las acciones.
Sin embargo, la posición extrema de La Mella ha comenzado a traer costos para su esquema de alianza. A poco más de un mes de obtener una victoria en el congreso de renovación de autoridades de la FUC frente a Franja Morada, los distintos sectores que conforman el Frente de Unidad Agustín Tosco comenzaron a tener posiciones encontradas.
Movimiento Sur, organización que encabezó el armado electoral, reprochó públicamente a La Mella y sus “intereses sectoriales y mezquinos que lejos de trabajar y fortalecer una propuesta común que avance en la elección directa, ponen sus esfuerzos en conservar el status quo”.
Además, el comunicado remarca las contradicciones de La Mella, asegurando que sus militantes “abandonan de esta forma una bandera que los sectores progresistas de la universidad levantamos hace muchos años y peleamos por conquistar, sólo por una conveniencia pragmática, puramente especulativa y absurda”.
Asimismo, Movimiento Sur pegó un tiro por elevación a la organización que completa el triduo de conducción de la alianza Agustín Tosco: La Bisagra.
“Ya hace más de 6 años la universidad atravesó una discusión en torno a la Reforma Política donde se convocó a una Asamblea Universitaria para tratarlo, que hasta el día de hoy se encuentra en cuarto intermedio” sentencia el comunicado, en una velada crítica hacia la inacción de las gestiones de los exrectores Carolina Scotto y Francisco Tamarit.
Movimiento Sur también remarca que su apoyo a la elección directa se da “no solo por la necesidad de una democratización de la universidad en su conjunto, sino también en las facultades, donde pensar distinto hoy, no tiene la oportunidad de expresarse”, en una aparente alusión a algunas Facultades conducidas por el kirchnerismo, como Artes y Filosofía y Humanidades, en donde hubo lista única para el claustro docente.
Algunos referentes de La Mella y otras agrupaciones de la izquierda se limitaron a tildar el comunicado de Movimiento Sur como un nuevo intento de lograr un acuerdo con la gestión de Juri, al cual habrían ayudado a ser electo retirándose de la última Asamblea Universitaria.