UNC: Kirchnerismo bloqueó Superior contra la reforma política

El Consejo Superior de la UNC tuvo que suspender su sesión ayer por la violenta interrupción que protagonizaron sectores estudiantiles kirchneristas y de izquierda, quienes querrían evitar la Asamblea Universitaria del 19 de noviembre.

sesion_consejo_uncLa sesión del Consejo Superior prevista para la tarde de ayer se vio interrumpida por la irrupción intempestiva de estudiantes de diferentes organizaciones kirchneristas, como La Mella y La Bisagra, y de agrupaciones de izquierda, incluidos el Partido Obrero, Izquierda Socialista y el Partido de los Trabajadores Socialistas.
El reclamo de los manifestantes, que fue avalado por decanos y docentes de la oposición a la gestión que encabeza el rector Hugo Juri, consiste en un pedido de suspensión de la Asamblea Universitaria prevista para el 19 de noviembre.
En dicha ocasión, los consejeros directivos de toda la UNC discutirán y decidirán sobre el sistema de elección del rector y de los decanos. Mientras el oficialismo contaría ya con suficientes votos para aprobar su proyecto de elección directa con ponderación simple, la oposición se concentra en obstaculizar el normal funcionamiento de la Asamblea Universitaria y evitar así un nuevo triunfo del oficialismo.

Promesa cumplida
En cumplimiento de su compromiso de campaña, el titular de la Casa de Trejofirmó el lunes pasado la resolución que convoca a la Asamblea Universitaria para el próximo 19 de noviembre, a los fines de discutir el sistema de elección de autoridades unipersonales y la participación de nuevos miembros al Consejo Superior.
Si bien hasta el momento se han presentado variados proyectos, la gran mayoría de ellos coincide en instaurar un sistema directo de elección, en el que el ciudadano elija con su propio voto al rector de la UNC y al decano de su Facultad, y ya no a través de consejeros intermediarios, como sucede actualmente.
Sin embargo, el principal foco de disputa está puesto sobre la incidencia que cada ciudadano tendrá en la elección del rector de acuerdo a la Facultad en la que estudia, enseña o trabaja.
El oficialismo, reunido bajo el nombre de “Otra Universidad Es Posible”, propone que el voto de cada ciudadano tenga el mismo valor que el de cualquier otro integrante de su claustro, sin discriminar por Facultad. Es decir, que un docente de Famaf tenga la misma incidencia que uno de Psicología, o que el voto de un estudiante de Derecho tenga el mismo valor que el de un estudiante de Agronomía.
En el extremo opuesto, el bloque kirchnerista que encabezan los decanos de Famaf, Mirta Iriondo, y de Filosofía y Humanidades, Diego Tatián, sugiere que el valor del voto dependa de la Facultad de pertenencia, dándole más poder a los ciudadanos de las Facultades con menos población. Por ejemplo, que el voto de un estudiante de Famaf valga tanto como los votos de trece estudiantes de Ciencias Económicas juntos, o que el voto de un graduado de Ciencias Químicas equivalga a decenas de votos de graduados de Abogacía.
Además, la Asamblea Universitaria discutirá la participación en el Consejo Superior de miembros de los establecimientos preuniversitarios (Colegio Nacional de Monserrat y Escuela Superior de Comercio Manuel Belgrano), así como de representantes de la comunidad, a través de los miembros del Consejo Social Consultivo.

Sesión interrumpida
En la sesión de ayer del Consejo Superior, el representante estudiantil de La Mella propuso posponer la discusión hasta el próximo año, esgrimiendo dos argumentos principales: la supuesta falta de información entre los consejeros sobre los proyectos que se votarían y la ausencia de Ciencias de la Comunicación y Ciencias Sociales en la Asamblea Universitaria.
Al respecto del primero, desde el oficialismo responsabilizaron a las autoridades de cada unidad académica sobre los debates que se dan en el seno de cada una de ella, y destacaron que representantes de las distintas propuestas han recorrido la mayor parte de los 13 consejos directivo, con reuniones previstas en las próximas semanas para los consejos restantes.
En relación al segundo planteo, existe una imposibilidad legal para la participación de dichas unidades académicas, puesto que ambas son Facultades en proceso de normalización hasta junio del 2018, lo que las coloca en un estado de excepción sin Consejo Directivo propio que pueda participar de la Asamblea Universitaria.
A pesar de estos argumentos, el oficialismo se mostró dispuesto a discutir la propuesta de La Mella como uno de los últimos puntos de la sesión (por tratarse de un tema sobre tablas, sin recomendación de la comisión de Vigilancia y Reglamento).
Sin embargo, los numerosos militantes de La Mella, La Bisagra y agrupaciones de izquierda interrumpieron con gritos, bombos y sirenas el funcionamiento de la sesión, impidiendo que el tema planteado por su propio representante se tratase.
Tras una votación a mano alzada (el ruido impedía escuchar el sistema de audio) de la mayoría de los puntos del temario, la sesión tuvo que interrumpirse.
Consiliarios y decanos del oficialismo, además de repudiar el atropello de los militantes kirchneristas, denunciaron que su oposición puede intentar utilizar la misma táctica de violencia para impedir que la Asamblea Universitaria se lleve a cabo.