UNC: estudiantes K quieren impedir reforma política

La Bisagra y La Mella, principales organizaciones del kirchnerismo estudiantil, lanzaron sendas campañas para dificultar la Asamblea Universitaria.

enroque-asamblea_reforma políticaA tres semanas de la sesión de Asamblea Universitaria que discutirá la reforma política de la UNC, los claustros cordobeses comienzan a recalentarse.
Dos agrupaciones estudiantiles encolumnadas con el kirchnerismo comenzaron sendas campañas con el objetivo de lograr la suspensión de la Asamblea, prevista para el sábado 19 de noviembre.
Mientras los jóvenes de La Bisagra pretenden incluir a las dos Facultades en proceso de normalización (Ciencias de la Comunicación y Ciencias Sociales) a la Asamblea Universitaria, la organización La Mella pretende que la misma se posponga para el próximo año.

Todos por la directa
De acuerdo a los conteos oficialistas y opositores, la casi totalidad de los 247 consejeros que conforman la Asamblea Universitaria apoyaría la instauración de un sistema directo de elección del rector y los decanos.
Sin embargo, las disputas argumentativas intentan dirimir cuál debe ser el peso o influencia de cada miembro de la UNC en dicha elección. Desde el oficialismo que comanda el rector Hugo Juri proponen que todos los miembros de cada claustro tengan la misma incidencia, sin discriminar según la Facultad en la que se estudia, enseña o trabaja.
El bloque kirchnerista, encabezados por los decanos de Filosofía y Humanidad, Diego Tatián, y de Famaf, Mirta Iriondo, proponen que la incidencia de cada ciudadano sea distinta al resto de acuerdo a la Facultad de procedencia, intentando igualar cuánto suman los conjuntos de ciudadanos de cada Facultad entre sí.
Un grupo minoritario que se referencia con la exdecana de Psicología, Patricia Altamirano, pretende que las desigualdades permanezcan, pero atenuadas.
Según los conteos previos de los distintos campamentos, la propuesta de igualdad que enarbola el oficialismo reúne suficientes apoyos para ser aprobada, pero mantienen diálogo con el resto de los sectores para intentar encontrar propuestas superadoras que, garantizando la igualdad entre pares, logre acrecentar los votos afirmativos.

Quejas K
La ventaja numérica que tendría el oficialismo sería inmodificable, a los ojos del kirchnerismo. Su estrategia previa a la Asamblea comenzó a virar esta semana desde la militancia de su propuesta hacia la postulación de argumentos que buscan impedir la sesión.
La misma comenzó en el claustro estudiantil, desde el que surgieron dos iniciativas contra la realización de la Asamblea.
La agrupación La Bisagra, que supo ser la espada estudiantil del tamaritismo y se recicla ahora como apoyo de Tatián e Iriondo, planteó en un comunicado su descontento con el hecho de que las dos Facultades que se encuentran en proceso de normalización no participen de la Asamblea.
De acuerdo al estatuto de la UNC, sólo los miembros de los consejos directivos forman parte de la Asamblea Universitaria. Tanto Ciencias de la Comunicación como Ciencias Sociales carecen de dicho órgano, puesto que se encuentran en el período de transformación en Facultad, proceso que finalizará en junio del 2018.
Esta situación ya ocurrió anteriormente. Tanto la Facultad de Psicología como la Facultad de Lenguas vivieron procesos de normalización prolongados al ser creadas y tuvieron que esperar para participar de la Asamblea Universitaria.
Además, en marzo de este año ninguna de las dos Facultades en normalización participó de la Asamblea Universitaria que ungió a Hugo Juri como Rector, sin ningún tipo de planteo al respecto por parte de aquellas.
Por su parte, la agrupación La Mella emitió un comunicado en el que convoca a movilizarse en la tarde de hoy a la sesión del Consejo Superior para reclamar la suspensión de la convocatoria a la Asamblea Universitaria y la postergación de la discusión para el próximo año.
De acuerdo a los argumentos esgrimidos, la discusión de las distintas propuestas no habrían sido suficientemente discutidas por los distintos claustros.