UEPC anticipa paro con maratón de protesta frente al Panal

Los docentes de la Capital realizarán una jornada de huelga frente a la casa de Gobiernol para reclamar por la reapertura de la paritaria.

pihen-y-monserratLa UEPC fue, desde un principio, el gremio estatal más activo a la hora de reclamarle al Panal la reapertura de la paritaria. Mientras el SEP se encontraba en plena disputa con la Secretaría General de la Gobernación para contener la baja de contratos a fines de agosto pasado, los docentes emprendían una escalada de medidas de fuerza y de recursos administrativos y judiciales que ya lleva más de tres meses y continúa hasta ahora.
Hoy los docentes de la Capital,apelando a su creatividad pedagógica, volverán a tocar las puertas de la Casa de Gobierno mientras aguardan un nuevo paro la semana próxima junto al resto de los gremios estatales. Con una maratón de actividades que incluirá una radio abierta y expresiones artísticas y culturales le recordarán al gobernador su reclamo por una nueva negociación salarial.
Hasta el momento desde la Casa Espejada no ha salido ningún tipo de señal concreta en esa dirección para aplacar las aspiraciones de los docentes. Apenas una imprecisa declaración de Juan Schiaretti.
Hace unas semanas luego de negar rotundamente cualquier tipo de aumento, el gobernador señaló que la Provincia podría otorgar un bono de fin de año en caso de que la recaudación tributaria aumentara.
Pero la administración provincial está condicionada por lo que suceda a nivel nacional. El Panal no puede salirse ni una coma de los límites fiscales que impulsa el Ministerio de Hacienda que conduce Alfonso Prat Gay.
Los estatales ven atada su suerte a lo que puedan acordar la Nación y la Provincia. En juego está el nuevo convenio por la Caja de Jubilaciones. Cualquier eventualidad que pueda impactar sobre esta ingeniería previsional, no tiene lugar en la administración provincial.
Los docentes insisten con que la Provincia incumplió con el punto 4 del acuerdo firmado a principios de año. De hecho ese es el principal argumento que sostienen para reclamar también para que se le devuelvan los días descontados por medidas de fuerza.
Ayer la Provincia dio a conocer el IPC de septiembre para Córdoba y marcó un alza respecto del mes pasado de 1,4 por ciento. El acunulado desde diciembre supera los 25 puntos.
Pero la incertidumbre económica excede a las Provincias. La Nación espera poder contener la inquietud de la CGT nacional, que ayer se reunió con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. El paro está latente, pero la intervención de la Iglesia estaría extendiendo el plazo de 10 días que se autoimpuso el triunvirato antes de lanzar una medida de fuerza.
El clima en Córdoba es distinto. Los docentes mantienen firme sus reclamos, mientras la Provincia deja que se dilate el conflicto. A medida que transcurre el ciclo lectivo, pierden poder de presión. Los últimos días de clases no tienen la carga simbólica que el primer día.
La tensión entre El Panal y cúpula de la UEPC adquirió una dimensión imprevista. El reclamo se tornó en un pase factura político. Primero el ministro de Educación, Walter Grahovac, le enrostró al secretario general, Juan Monserrat, de acreditar un legajo kirchnerista. La respuesta no se hizo esperar y Monserat le devolvió el guante. Señaló a UPC como uno de los socios de Cambiemos sin identidad peronista. Un golpe también duro.
Con el maratón de protesta, la UEPC se encamina a su sexto paro en el 2016. En lo que va del año sus medidas de fuerza tuvieron motivaciones provinciales y nacionales, en sintonía con su participación en Ctera.
Más allá de esta distinción, lo cierto es que los descuentos afectan a los docentes. Posiblemente sean un prenda de negociación en caso que la Provincia se siente con el gremio para recomponer la pauta salarial.