Los fuegos de octubre

A lo largo de la historia, octubre es un mes que ha dado material para los archivos, para el recuerdo y para el estudio, como así también para el deleite.

Por Santiago Pfleiderer
[email protected]

octubre2Octubre es un mes raro, emotivo, cargado de símbolos, de historia y de arte. Es el mes donde la primavera comienza a afianzarse en el desarrollo de la naturaleza provocando verdores, días y noches templadas, erupciones hormonales y donde se gestan las primeras lluvias copiosas del año y esas tormentas eléctricas que algunos odian y otros amamos. En octubre se respira el final de un año cargado de obligaciones y comienzan algunos balances, también empiezan a bocetarse los proyectos para el año que se avecina. Pero octubre, además, es un mes mítico. A lo largo de la historia, octubre es un mes que ha dado material para los archivos, para el recuerdo y para el estudio, como así también para el deleite.
Para comenzar, el 12 de octubre de 1492, el vigía Rodrigo de Triana vislumbraba tierra firme luego de varios meses de navegar en la incertidumbre. El comandante Cristóbal Colón, financiado por banqueros genoveses y por los Reyes Católicos de España, comenzaba con el mayor genocidio de la historia de la humanidad. Así empezaba una historia marcada por sangre en el territorio americano que no estaba siendo descubierto, sino saqueado. Más de 500 años han pasado del inicio de la “larga noche” para los pueblos originarios, como dice el Subcomandante Marcos, exlíder del EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional). En 1916 el presidente radical Hipólito Yrigoyen proclamó al 12 de octubre como el Día de la Raza en el afán de posicionarse ideológicamente y tomar distancia frente al avance imperialista de los Estados Unidos que ya por aquellos años era una amenaza latente para las políticas latinoamericanas. Luego de décadas, en el año 2010 la presidenta Cristina Fernández decretó la fecha como el Día del Respeto por la Diversidad Cultural. “El descubrimiento: el 12 de octubre de 1492, América conoció el capitalismo”, afirma Eduardo Galeano en su ensayo titulado “Cinco siglos de prohibición del arcoiris en el cielo americano”.
En octubre de 1917 se desata la segunda fase de la Revolución Rusa denominada Revolución Bolchevique, bajo el mando de Lenin. Los obreros tomaron el poder en las calles dando lugar a la primera revolución socialista del siglo XX.
El 9 de octubre de 1967, el soldado boliviano Mario Terán fusilaba a Ernesto “el Che” Guevara en la escuelita de La Higuera, Bolivia. Luego de haber cambiado múltiplemente de identidad y de haber servido en la guerra por la independencia del Congo, Ernesto Guevara quiso focalizar la revolución socialista creando focos guerrilleros en Bolivia y extenderlos hasta Argentina. Pero tras doce meses de ser diezmados por el ejército –financiado por la CIA-, el equipo del Che es capturado en la Quebrada del Yuro el 8 de octubre. Guevara es trasladado hasta el caserío de La Higuera –cercano a Vallegrande- y un día después sería fusilado por el soldado que muchos años más tarde recuperaría la vista en manos de médicos cubanos. “Dele, no tiemble, está usted por matar a un hombre”, dijo el Che antes de recibir la primera ráfaga.
Oktubre se titula uno de los discos más emblemáticos de Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota, ese álbum oscuro que este año festeja su 30 aniversario como uno de los mejores discos del Rock nacional. Un álbum conceptual donde el Indio Solari, Skay Beilinson y la troupe ricotera brindan un homenaje a las revueltas sociales, a las revoluciones y a los cambios masivos. Sería imposible entender el clima de ese disco sin tener en cuenta el contexto mundial de la Guerra Fría. Y no habrá forma de olvidarse de su tapa inmortalizada por Rocambole, el artista ricotero por excelencia.
También, el 9 de octubre, pero de 1940, nacía John Lennon. ¿Qué decir de uno de los tipos más salvajemente bellos y universales de la historia? Ese flaco narigudo de marcado acento inglés –herencia de su Liverpool natal- que se enamoró de una artista plástica japonesa. Un músico transgresor que abandonó el flequillo y los trajes por pelos largos y laberínticos viajes de LSD. Uno de los más grandes compositores del siglo XX, cambiándole la vida al mundo con un sin fin de canciones maravillosas. Ese tipo que tampoco hubiera sido nadie sin su Rickenbacker y sin sus compañeros Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr. El flaco inglés que se enamoró de Nueva York por considerarla la capital de la libertad, donde vivió en lucha constante contra la desigualdad y por la paz, por el brillo de una rosa blindada, por el amor puro y vital de las cosas del arte. Only love can sustain. Spinetta y Lennon compartían el mismo amor por la humanidad. El músico que se convirtió en mito la noche del 8 de diciembre de 1980 luego de que un fanático de The Beatles descargara cinco balas sobre el cuerpo de Lennon en el hall del Edificio Dakota donde él vivía con su compañera, Joko Ono, frente al Central Park de NY: Mark David Chapman se convirtió, por unas horas, en el tipo más odiado del mundo.
El 15 de octubre de 2008, el escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano recibió el título de Doctor Honoris Causa en la Sala de las Américas de la Universidad Nacional de Córdoba, el mayor título que otorga nuestra alta casa de estudios. Luego de hacer una larga cola pudimos entrar, aunque terminamos sentados en los pasillos. El acto y la charla duraron dos horas. Fueron dos horas de emoción continua escuchando a ese viejo hermoso y querido hablar claro y pausado, con un humor increíble, leyendo textos de su último libro en ese momento, Espejos. “Eduardo es un tipo que hoy tiene la misma edad que tendría John Lennon”, dijo emocionado Gerardo Fidelio, quien era Vicerrector de la Universidad en aquellos años. Ojalá existieran más tipos como Lennon.