La fantasía de los nuevos Beatles

Hace 20 años, se estrenaba el film “That Thing You Do”, sobre un grupo de ficción que pudo haber emulado a los Fabulosos Cuatro, pero no lo consiguió. Y hace 50 años, publicaban su primer disco los Monkees, que podrían haber trepado a ese pedestal… ¡si al menos todos sus integrantes hubiesen sido músicos!

Por J.C. Maraddón
jcmaraddon@diarioalfil.com.ar

2016-10-02_monkeesDesde que los Beatles hicieron su ingreso triunfal en la escena rockera internacional, allá por 1962, empezó a crecer una fantasía que cada tanto volvía al ruedo: como no se podía imaginar la posibilidad de que los de Liverpool fuesen un caso único, cada vez que aparecía un grupo nuevo con cierto predicamento, en la prensa se empezaba a hablar de que tal vez fuesen “los nuevos Beatles”. Y se generaba a su alrededor una expectativa tan grande, que por muy buenos que fuesen no había forma que esos artistas noveles pudiesen llegar a estar a la altura de las circunstancias.
Algo de esto subyace tras la historia que cuenta la película “That Thing You Do” (Eso que tú haces), que se estrenó hace exactamente 20 años. Ambientado en la primera mitad de los años sesenta, el argumento del filme dirigido por Tom Hanks emula la leyenda Beatle, porque el propio Hanks hace de un cazatalentos de un sello discográfico que descubre a una promisoria banda llamada The Wonders y decide producirlos, tal como hizo Brian Epstein en idéntica circunstancia con los Fabulosos Cuatro. Sólo que los Wonders no estaban predestinados a ser los nuevos Beatles, como tantas otras formaciones que fueron quedando en el camino.
Después de alcanzar la gloria con su protagónico en “Forrest Gump”, Tom Hanks decidía encarar su propio proyecto cinematográfico, en el que pretendía rendirle tributo a esa música con la que transcurrió su infancia. Y en ese mismo impulso, homenajeaba a todos los cruzados que buscaron alcanzar a los Beatles en su pedestal y que fracasaron en su empresa, a pesar de que en el afán de triunfar, dejaron como legado una ristra de canciones a las que muchos no dudarían en señalar como clásicos inconfundibles de un tiempo en el que no escaseaban precisamente los hits.
Entre los nombres que infundieron grandes esperanzas y que terminaron ocupando el lado B de la historia, cabe mencionar a The Monkees, de cuyo primer disco también se está cumpliendo un aniversario redondo: 50 años. El 10 de octubre de 1966, con un sonido que emulaba al de la primera época Beatle, los Monkees lanzaban su álbum debut, en cuyo proceso de grabación se repetía la ficción con la que se habían hecho famosos. Sus miembros surgieron de un casting para protagonizar una comedia televisiva y sólo dos de ellos eran músicos. Por lo tanto, su aporte para el disco consistió sólo en cantar algunos de los temas.
Autores como David Gates, Gerry Goffin y Carole King firmaron varias composiciones, mientras que una pléyade de instrumentistas de sesión fueron los encargados de interpretarlas, aunque los fans estuviesen convencidos de que quienes perpetraron esa obra fueron Micky Dolenz, Peter Tork, Davy Jones y Michael Nesmith, los protagonistas de la tira de TV dirigida por Bob Rafelson. Con el paso de los años, los chicos fueron aprendiendo música y empezaron a hacer las cosas por sí mismos, pero en 1967 los Beatles publicaron el “Sgt. Pepper’s…” y el sonido del rock cambió hacia una dirección opuesta a la que llevaban los Monkees.
El crédito de esta banda cuasi fantasma se agotó tan rápidamente como había nacido, pero eso no fue un obstáculo para que varias de sus canciones perdurasen como parte inseparable de cualquier antología musical que se proponga reflejar lo que fue la década del sesenta. A 20 años del estreno de “That Thing You Do” y a 50 del debut discográfico de los Monkees, ya sabemos que no habrá más Beatles, ni nuevos ni viejos. Y que tendremos que lidiar para siempre con esa imposibilidad, por mucho que nos cueste admitirlo.