Cumbre SPU-Sindicatos intenta desactivar paro universitario

En la mañana de hoy se reunirán los funcionarios del ministerio de Educación y Deportes con los representantes de las centrales gremiales, cumpliendo lo pactado en el acuerdo paritario de mayo.

conaduEl ministerio de Educación y Deportes, que encabeza el macrista Esteban Bullrich, logró hoy su objetivo: evitar una reapertura de la mesa de negociación paritaria de los docentes universitarios en una fecha anterior a la pactada en el acuerdo salarial refrendado por todos los gremios en mayo pasado.
A las 9 de hoy, y cumpliendo con lo estipulado en la paritaria, las autoridades del ministerio recibirán a representantes de los centrales sindicales de los profesores universitarios, quienes esperan una propuesta de mejora salarial por parte del gobierno.
De no existir dicha oferta, los docentes de las universidades argentinas pararían el próximo martes 4 de octubre, para recomenzar así un duro plan de lucha contra el gobierno de Cambiemos.

Acuerdo con revisión
En mayo pasado, los representantes de la secretaría de Políticas Universitarias (SPU) presentaron ante las seis centrales gremiales de los docentes universitarios una propuesta de aumento escalonado que fue aceptada, por primera vez en varios años, por el pleno de los entes sindicales presentes: Conadu, enrolada en la CTA que comanda Hugo Yasky; Conadu Histórica, ligada a la CTA que conduce Pablo Michelli; Fedun, que responde a la CGT; Fagdut, que representa a los docentes de las distintas facultades regionales de la Universidad Tecnológica Nacional; y Ctera y UDA, dos centrales con representación de docentes secundarios de establecimientos universitarios.
La acuerdo salarial incluyó aumentos escalonados con sucesivos incrementos: 18 por ciento en mayo pasado, dos incrementos de 7,5 por ciento cada una en septiembre y noviembre, y un último aumento del 2 por ciento en diciembre, que duraría hasta una nueva negociación anual en febrero-marzo.
Además, se incluyó una “cláusula gatillo”, que permitiese revisar el acuerdo si el proceso inflacionario no se desaceleraba como preveía el gobierno nacional. La misma establece que “el 29 de septiembre de 2016, se realizará una reunión de las partes en la que se analizará la evolución de la pauta inflacionaria y la necesidad o no de incorporar nuevos valores al presente acuerdo”.
Las centrales gremiales no quisieron esperar hasta hoy, por lo que comenzaron a realizar jornadas de protestas desde hace casi dos meses, incluyendo un paro nacional el pasado 24 de agosto.
La última de las medidas de protesta se realizó el pasado martes, que incluyó marchas en la Capital Federal y que tuvo su expresión local en una carpa instalada en Haya de la Torre y Medina Allende (Ciudad Uniersitaria) por parte de Adiuc, filial cordobesa de Conadu.
Además de reclamar la reapertura de las paritarias, los docentes de Adiuc se refirieron a otras realidades locales, como la aplicación integral del Convenio Colectivo de Trabajo de la UNC y la mantención de las becas y ayudas de investigación para docentes.
Asimismo, Ciudad Universitaria amaneció el martes con pasacalles reclamando por la aplicación del CCT docente de parte de la organización Udupcor (Unión de Docentes Universitarios y Preuniversitarios de Córdoba), nueva entidad gremial que responde a nivel nacional a Fedun. En particular, estos reclamaban la incorporación inmediata de todos los docentes interinos que, a pesar de no haber rendido concurso abierto de antecedentes y oposición, cumplen con la antigüedad que fija el CCT para que ingresen a carrera docente de todas maneras.

Rumores ministeriales
La principal preocupación de las entidades gremiales residía hasta esta semana en la sospecha de que el ministro Bullrich, el secretario de Políticas Universitarias, Albor “Nikki” Cantard, y la subsecretaria de Coordinación y Gestión de la SPU, Danya Tavella, romperían el acuerdo negándose a participar de la reunión estipulada, en línea con el rechazo generalizado que ha planteado el gobierno nacional hacia la reapertura de paritarias.
Sin embargo, los funcionarios macristas y radicales cumplieron el con el articulado pactado y citaron las seis centrales sindicales para las 9 horas de esta mañana.
De acuerdo a lo informado off the record por funcionarios de la cartera educativa, los negociadores podrían ofrecer a las centrales sindicales la incorporación de un bono no remunerativo en dos cuotas, una a fines de octubre y otra a fines de noviembre. Las mismas serían fijas para todo el escalafón docente y tendrían un carácter extraordinario.
La preocupación del gobierno reside en que la negociación con los profesores universitarios se torne un caso testigo a utilizar como modelo por todos los gremios, públicos y privados, del país.