Ingreso per cápita: porteños, fueguinos y santacruceños, como los europeos

Un estudio privado revela que en esos distritos se superan los US$ 30.000 anuales. En 11, por debajo de US$ 10.000.

2016-08-30_DINERO INGRESOSUn informe de la consultora Federico Muñoz & Asociados sobre los ingresos provinciales revela una notoria heterogeneidad de los ingresos per cápita provinciales. En CABA, Tierra de Fuego y Santa Cruz superaban los US$30.000, un nivel propio de una nación europea. En contrapartida, once distritos presentan ingresos per cápita inferiores a U$S10.000, en línea con los parámetros sudamericanos.
El reporte aclara que el Ingreso Nominal de las provincias (esto es, el total de los ingresos percibidos por los habitantes de una provincia en un año) es otro casillero vacío en el sistema nacional de estadísticas. Sólo algunos distritos mantienen actualizada su estimación anual del PBG a precios corrientes y sin homogeneidad metodológica.
La consultora usa dos abordajes para estimarlos. Por un lado, la Cepal ofreció estimaciones del PBG nominal de cada provincia hasta el 2005. El PBG de una provincia mide la producción en su territorio, lo que no necesariamente coincide con los ingresos apropiados por sus residentes; de todos modos, suele haber fuerte correlación entre ambas magnitudes.
Partiendo de los PBG 2005, actualizamos hasta 2015 los cambios en la participación de cada provincia en el PBI nacional en base a la evolución de nuestro ISAP; es decir, reponderaron año a año las participaciones en función del crecimiento anual de los respectivos ISAP provinciales. La información que brindan Trabajo, Hacienda y Anses permite aproximar la remuneración al factor trabajo en cada distrito como la suma de la masa salarial privada, el gasto público en personal y las jubilaciones.
Si se supone que la participación de cada distrito en la remuneración nacional al factor trabajo no es muy distinta a la de los otros factores de producción, entonces esa distribución se convierte en un proxy razonable de la proporción de cada provincia en el ingreso nacional.
Si bien difieren metodológica y conceptualmente, ambos cálculos muestran coincidencias satisfactorias. En ocho provincias la diferencia entre ambas es menor al 10% y en otras diez, inferior al 20%. Sólo en Catamarca presentan una divergencia importante.
Por otro lado, la presión tributaria: la relación entre los ingresos tributarios provinciales y el ingreso (proxy PBG) de cada distrito da una idea del esfuerzo que hace cada distrito para solventar su presupuesto con recursos propios. Los que registran mayor presión tributaria son Misiones, Buenos Aires, Entre Ríos, y Tucumán, en los que la recaudación impositiva propia supera el 6,5% del ingreso provincial.
En el extremo opuesto, aparecen Catamarca (presión tributaria de 2,0%) y La Rioja (2,5%), cuyos estados provinciales dependen críticamente de las transferencias del Estado nacional. Ocho de las diez jurisdicciones con mayor ratio Gasto / Ingreso están ubicadas en el norte.
Formosa es, por lejos, la provincia en la que el gasto público tiene un mayor peso (61% frente a 28% de media nacional). En el otro extremo, se ubican la CABA, Buenos Aires y Mendoza; donde prepondera el sector privado.

Endeudamiento
Después de la salida del default, varias provincias salieron a tomar crédito externo. Esta movida suscitó preocupación, pues hace temer que las provincias ingresen nuevamente en una fase de sobre-endeudamiento.
En base a la estimación de los ingresos provinciales, Muñoz & Asociados concluye que prácticamente todas las provincias presentaban hacia fines del año pasado un muy bajo nivel de endeudamiento: 22 distritos tenían una deuda menor al 10% de nuestra estimación de su ingreso nominal.
Las únicas dos provincias con un endeudamiento mayor son Jujuy y Formosa con pasivos en torno al 15% de su PBG. Como referencia, en el Estado Nacional el ratio Deuda Pública / PBI es superior al 35%. En la casi totalidad de las provincias el peso de sus pasivos bajó sustancialmente a lo largo de la última década, acompañando el proceso de desendeudamiento (en parte voluntario, y en parte forzado por el aislamiento financiero) que llevó adelante la Nación.
Formosa es la más endeudada en relación a su ingreso nominal, pero también es la que más redujo su pasivo; su ratio Deuda / Ingreso cayó en 76 puntos porcentuales entre 2005 y 2015. Hay otras siete provincias cuyos ratios cayeron más de 20 puntos porcentuales desde 2005. Sólo en la CABA se registró un muy leve incremento en el peso de su pasivo (que, de todos modos, continúa siendo exiguo).