Vaca Narvaja “debe” fundamentos por medidas en CBI

En los próximos días, el juez Miguel Hugo Vaca Narvaja debería plasmar los fundamentos en base a los cuales dispuso un embargo por 1.600 millones en contra de los imputados en el marco de la causa CBI.

enroque-vaca-narvajaEn los próximos días, el juez Miguel Hugo Vaca Narvaja debería plasmar los fundamentos en base a los cuales dispuso un embargo por 1.600 millones en contra de los imputados en el marco de la causa CBI.

Cabe recordar que el miércoles 17 esa medida – solicitada en su momento el fiscal Enrique Senestrari y concedida por Vaca Narvaja- “cayó”, junto con las inhibiciones de bienes y las prohibiciones para salir del país dispuestas en contra de los 37 sospechosos.

Si bien la “megacausa CBI” se perfilaba como la oportunidad para que la Justicia esclareciera, entre otras cosas, cómo se financia la política en Córdoba, ni en los tribunales Federales ni en los de la Provincia se han dado avances significativos.

Luego de más de dos años de instrucción y con un expediente de cerca de 20 mil fojas, el estancamiento de las actuaciones se agudizó con el decisorio de la Alzada, que criticó duramente al magistrado y valoró que el auto mediante el cual concedió la cautelar que le pidió Senestrari no satisface “exigencia legales mínimas”.

Pero el tribunal no se quedó ahí. Subrayó que la resolución “sólo contiene afirmaciones genéricas” y que “carece de un mínimo razonamiento autónomo”; es decir, estimó que Vaca Narvaja siguió, sin mayores consideraciones, el paso procesal que le propuso el representante del Ministerio Público.

No sólo el desempeño del juez Vaca Narvaja está bajo la lupa. En septiembre del año pasado, cuando la Cámara apartó al magistrado Ricardo Bustos Fierro, le reclamó a Senestrari que procediera con “agilidad y precisión”.

Para el tribunal, pese a la “actividad procesal importante” que generó la causa, no se le daba ni al investigado ni a la sociedad “una respuesta categórica” en relación a qué hechos con relevancia jurídico-penal estaban siendo investigados.

“La mera cita de artículos del Código Penal no satisface ese deber, porque los hechos son relatados de manera muy general”, consignó también.

En esa tesitura, propició “una valoración de las pruebas producidas en forma precisa, clara y circunstanciada” e instó a Senestrari a ahondar “con agilidad y precisión” en la pesquisa.

Tras el apartamiento de Bustos Fierro, las actuaciones quedaron a cargo de Vaca Narvaja, a quien la Cámara le encomendó “reordenar el proceso sin aglutinar escritos que puedan hacer perder el núcleo del tema central”.

Como van las cosas, pese a las declamaciones mediáticas de los funcionarios,  falta mucho por hacer antes de un eventual debate oral.