La corrupción K tocó las rutas del sur de Córdoba

El ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido quedó imputado por la presunta comisión del delito de violación de sus deberes como funcionario público, luego de que se detectaran peligrosas fallas en varias vías nacionales.

de-vidoEn el marco de una causa que se generó en Córdoba, el ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido; el ex titular de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), Nelson Periotti, y el ex director ejecutivo del Órgano de Control de Concesiones Viales (Occovi) Gustavo Gentili, quedaron imputados por la presunta comisión del delito de violación de sus deberes como funcionarios públicos, luego de que se detectaran peligrosas fallas en varias rutas nacionales.
El foco está puesto en el estado de las rutas 8, 35 y 36, que atraviesan el sur de la provincia.
La denuncia fue presentada en el 2012 por el por entonces legislador provincial socialista Roberto Birri, quien perdió a su esposa en un accidente de tránsito en la ruta 36.
A partir de ese hecho trágico, el ex representante contabilizó muchos siniestros en el mismo camino y por eso hizo una presentación ante la Justicia.
En un principio, la investigación quedó en manos de la Fiscalía Federal Número 3 de Córdoba.
Como los contratos los había otorgado la DNV, el instructor entendió que la causa debía remitirse a los tribunales de Comodoro Py, donde se acumuló con la larga lista de casos que involucran a la cartera que manejaba De Vido, por los sendos desmanejos de fondos del erario público durante la gestión kirchnerisa.
El expediente recayó en la fiscalía de Federico Delgado, quien decidió imputar a De Vido, Periotti y Gentili y le pidió una serie de medidas al juez Marcelo Martínez de Giorgi.
Según reportes de la Policía Caminera de Córdoba, en los caminos que están bajo la lupa se constataron agrietamientos y baches.
La fuerza también precisó que en muchos tramos no hay banquinas y que la señalización es definciente.
Al dictar la medida que complica aún más la situación procesal del ex ministro, Delgado señaló que entre el 2008 y el 2012 el estado que se detectó en las rutas fue “calamitoso” y que provocó múltiples accidentes fatales.
Sobre de la ruta Número 35, el fiscal le pidió a la Sindicatura General de la Nación (Sigen) que revise una serie de contrataciones que la cartera de Planificación le otorgó a distintas empresas, entre las figuran algunas “fijas” de la era K, como las sociedades anónimas Epelco y Austral Construcciones, dos de las firmas del imperio que el ex bancario Lázaro Báez edificó durante el “proyecto nacional y popular”.
En tanto, detalló que sobre la 36 se verificó que el 79% de los tramos concesionados por el Estado nacional estaba en mal estado.
En foco de la pesquisa está en la empresa que llevó adelante los contratos de concesión por el peaje, la construcción y el mantenimiento de esa vía.
Además, Delgado le pidió a varios organismos (como la Sigen y la Procuración del Tesoro), que se investiguen las concesiones sobre las rutas, para que se constate la legalidad de las adjudicaciones.
Paralelamente, el juez federal Julián Ercolini investiga la denuncia que hizo el nuevo titular de Vialidad, sobre procesos licitatorios espurios, sobreprecios y circuitos de pagos “de excepción”.