Guerra sucia: conducción PRO quiere dividir a famosos

Barajan una estrategia para lograr la unidad, retener el partido y evitar mostrar los trapitos al sol por una elección que no promete ser masiva. Invitarán a algunos miembros de la línea interna que encabeza Héctor “La Coneja” Baldassi. El exárbitro no sería “participado”.

Por Yanina Passero
[email protected]

ilustra-pretto-y-baldassi-luchadores proSon varios los macristas que anticipan que la elección interna del PRO será una vergüenza. La opinión nace de miembros de la actual conducción partidaria; también de los retadores encabezados por Héctor “La Coneja” Baldassi. Los bandos no desconocen que de aquel épico 70 por ciento que cosechó Mauricio Macri en la provincia el día del balotaje, se pasará a un millar de votos (con viento a favor) para la elección doméstica.
“Gane quien gane, el perjudicado será Mauricio Macri”, es otra de las frases célebres que se escuchan por estas horas. La interna macrista desnuda vicios de la “vieja política”, incompatible con la filosofía escrita de los fundadores del PRO; aunque no de sus dirigentes. La compulsa mostró prácticas clásicas: chicanas, golpes bajos, tácticas para dividir a la oposición; utilización de material mediático; en resumen, una expresión acabada del popular refrán que asegura que “en la guerra todo se vale”.
Una máxima poco acorde con la revolución de la alegría y unidad que pretende su máximo líder, hoy a cargo del Poder Ejecutivo de la Nación; también con el perfil recoleto de cada uno de los dirigentes que componen el espacio.
Cierto es que el PRO Nacional espera que se logre una lista de unidad, probablemente porque no realizan una lectura muy alejada a la de sus partidarios cordobeses. En ese plan, desembarcó el diputado Nicolás Massot, aunque su rol como mediador entre las facciones macristas está cuestionado. Hay quienes dicen que no tuvo injerencia; otros que pidió cohesión. Se podrá inferir la postura de cada espacio.
El oficialismo macrista liderado por Javier Pretto brinda pistas de su próxima jugada. Anoche el diputado bonaerense por Córdoba mantuvo reuniones con las partes para alumbrar el consenso. Con ese impulso, propondrán a los famosos sumarse a la lista de unidad; aunque la invitación excluye por el momento al exárbitro internacional.
Los convidados serán Eduardo “El Gato Romero” y el concejal de Mendiolaza, Andrés Díaz Yofre, quien recientemente pidió la impugnación de los padrones y la postergación de los comicios internos previstos para el 28 de agosto. Requerimiento denegado por la Junta Electoral. Baldassi sintió el cimbronazo cuando el viceintendente Felipe Lábaque decidió dar un paso al costado y comenzó a dialogar con todas las partes involucradas en el proceso.
De aquella carta que rubricó junto al golfista y al exréferi, donde pidieron apertura del partido y apoyo enfático a las políticas del mandamás de la Casa Rosada, el presidente de Atenas aboga ahora por la búsqueda de la unidad, sin sangre.
El primer macrista en convertirse en diputado por Córdoba debería llegar de su viaje a China –con la dirigencia máxima del PRO- con buenas novedades para sus filas con miras a fortalecer su línea “Somos PRO”. Romero ya había manifestado tiempo atrás que no tenía tiempo para la política partidaria, que la gestión de la ciudad de Villa Allende era su prioridad. La conducción actual del PRO sospecha que, con un empujoncito, el golfista no tardará en bajarse de la interna y, como Lábaque, buscar un acuerdo.
“Si no aceptan, los famosos no podrán estar en la listas de órganos de gobierno porque no cumplen con los requisitos de antigüedad en la afiliación”, disparan los “conciliadores”, por si no quedó claro.
Hombres de Baldassi insisten: si Javier Pretto no declina de sus aspiraciones internas, Baldassi plantará la lista. Arguyen que el árbitro no tiene nada que perder. “Hoy no tiene nada; si después de la elección consigue 10 votos, ya es algo”, resumen la apuesta a futuro (lejano) de la primera conquista de Macri para la política cordobesa.