Drogas: bloque ADN barre el problema bajo la alfombra

La reacción prohibicionista del bloque de ediles del Movimiento ADN ante la muerte de una mujer en una fiesta de música electrónica esconde la problemática del narcotráfico con una medida sensacionalista.

concejo deliberanteEn todos los ámbitos legislativos, mientras la responsabilidad de la iniciativa suele recaer (incorrectamente) solo sobre los oficialismos, existe una tendencia de los bloques opositores a actuar de una manera “reactiva”. Sus propuestas y proyectos suelen nacer a la luz de una respuesta a un hecho conflictivo previo.
Esa parece ser la lógica de la reciente iniciativa de los concejales del bloque Movimiento ADN, que encabeza el periodista Tomás Méndez, en relación a la situación trágica que derivó en la muerte de una joven como producto del consumo de drogas en una fiesta electrónica.
La prohibición de “la realización de eventos masivos de música electrónica o ‘rave’” por un período de cuarenta y cinco días parece ser una medida tendiente a diseminar y ocultar tanto a una población consumidora hábida de medidas de prevención, como un verdadero mercado de venta al menudeo.

Situación trágica (otra vez)
En horas de la mañana del domingo, la artista plástica riotercerense Tania Abrile se convertía en una nueva víctima de “las drogas”, denominación genérica que hoy se utiliza para comprenderse entre personas de distinto entender.
Para algunos, habrá sufrido las consecuencias del narcotráfico y, su versión familiar, el “narcomenudeo”. Para otros, habrá sido víctima de la avaricia de los empresarios de la noche que podrían haber pensado un mejor diagrama de seguridad. Y habrá también algunos para los que Abrile haya sido lesionada por la falta de educación en el consumo y prevención de tragedias relacionado a las sustancias estupefacientes.
Es posible que todos ellos tengan razón, por el carácter multivarial del complejo mundo de la producción, distribución y consumo de drogas.
Así como sucedió cuando en la trágicamente famosa fiesta Time Warp dejó un tendal de cinco muertos por causas similares, la prensa y la política no se mantuvieron ajenos a la situación, sino que, cada poder a su modo, lo convirtió en objeto de su accionar.

Propuesta de ADN
Ese fue el caso del bloque de concejales Movimiento ADN que, a meses de su debut legislativo, ha trasladado la novedad de su participación en política al carácter extraordinario de sus propuestas.
Esta semana, los ediles que comanda el periodista Méndez se hicieron eco de la tragedia sufrida por la artista plástica Abrile y presentaron un proyecto de ordenanza al respecto. Los cuatro artículos que la conforman tienen dos medidas principales.
Una de ellas es la prohibición de “la realización de eventos masivos de música electrónica” durante un plazo de cuarenta y cinco días. La otra, consiste en la constitución de una comisión multisectorial ad-hoc que se encargue de pensar y/o repensar medidas que en el futuro puedan evitar situaciones similares.
Sin discurrir con profundidad en la poca exactitud que prevalece en la definición del tipo de eventos que se quiere prohibir (¿acaso ningún evento masivo podrá optar por la música electrónica y deberán optar solo por otros géneros musicales? ¿serán acaso especialistas de la Facultad de Artes quienes determinen la pertinencia o no de una determinada pieza musical?), la medida parece estar lejos brindar soluciones concretas a aquellos vecinos que podrían convertirse, lamentablemente, en futuras Tanias.
De acuerdo a la información difundida por el bloque, la comisión se compondría por representantes de la Secretaría de Salud de la Municipalidad, del Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba y de todos los bloques del Concejo Deliberante.
Además, formarían parte el jefe de Toxicología del Hospital de Urgencias, miembros de la Fuerza Policial Anti Narcotráfico de la Provincia, asociaciones representativas de los empresarios dedicados a la organización de espectáculos públicos, fundaciones y ONGs cuyas actividades se desarrollen en el marco de la prevención y concientización sobre el uso indebido de drogas.
El Intendente, en simultáneo, podrá incorporar a cualquiera que él considere que tenga conocimiento sobre el uso indebido de drogas en espectáculos públicos.
Quizás por su breve trayectoria en el mundo político, los ediles del Movimiento ADN desconocen el adagio que el expresidente Juan Domingo Perón hizo famoso sobre la creación de comisiones.
Sin embargo, no deberían desconocer que, a pesar de que un cierto tipo de eventos masivos se suspenda por un determinado plazo (más largo o más corto), la economía que sustenta la producción de drogas sintéticas y los consumidores (voluntarios o adictos) a dicho producto difícilmente suspendan su actividad.