Nada es casualidad

Esta semana se confirmó que en marzo de 2017 pasará por Córdoba el espectáculo “SodaCirque”, el show que el Cirque du Soleil ofrecerá en homenaje a Soda Stéreo, precisamente cuando se están cumpliendo treinta años de la aparición de uno de los discos clave del grupo: “Signos”.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

ilusra-Signos-mas-circo-du-soleilEn noviembre, se celebrarán los 30 años de la aparición del álbum “Signos”, uno de los discos que nunca faltan en las listas de los mejores de la historia del rock nacional. Después de dos primeros álbumes en los que Soda Stéreo decantaba las influencias del pop rock reinante en esos dorados ochenta, para 1986 el trío ya empezaba a construir un sonido propio, en el que reunían características que lo volvían irresistible. De “Signos” se extrajeron canciones que no sólo son himnos para los fans del grupo, sino que se extendieron a varias generaciones para las que esos temas forman parte de la banda de sonido de su vida.
Con letras imbatibles, algunas de las cuales utilizaban técnicas de impacto publicitarias, no costó mucho que el público se aprendiera de memoria cada verso y lo cantara con fruición. En un momento glorioso para los grupos argentinos, con “Signos” Soda Stéreo consolidó su expansión internacional y constituyó una avanzada en Latinoamérica, donde gracias a su punch se empezó a considerar a la Argentina como un verdadero vértice del rock latino. A partir de ese golpe de efecto, mercados tan importantes como el de México y el de los hispanoparlantes estadounidenses se abrieron de par en par.
Por eso es tan importante ese disco lanzado hace tres décadas. Por eso y porque en la propia carrera del grupo representó una instancia de crecimiento que derivó presurosamente en su madurez artística. Después de “Signos”, pudieron experimentar nuevos caminos creativos con la tranquilidad de que ya habían atravesado las barreras del éxito y que, por lo tanto, los productores confiaban en ellos sin ponerles tantas condiciones como al principio. Y sus seguidores, colmados en sus expectativas, les exigieron que no bajaran los estándares de calidad, algo que obró en beneficio de su ascenso hacia nuevos universos compositivos.
Como correspondía por entonces a las reglas no escritas de la industria discográfica, luego de la trilogía inicial de LPsla banda debía asumir el compromiso de poner en bateas un disco en vivo. “Ruido blanco”, aparecido en 1987, compilaba grabaciones en directo correspondientes a la gira continental de presentación de “Signos”. Y aunque también había allí temas de “Soda Stéreo” (1984) y “Nada personal” (1985), las versiones de los hits de “Signos” eran consagratorias y sirvieron para completar el efecto arrollador que habían tenido cuando se dieron a conocer tal como habían sido registradas en estudio.
Para dimensionar hoy cuán contundente resultó hace tres décadas el reconocimiento internacional de “Signos”, basta con repasar una noticia que reflejaron los portales informativos cordobeses esta semana: se confirmó que en marzo de 2017 pasará por Córdoba el espectáculo “SodaCirque”, el show que el Cirque du Soleil ofrecerá en homenaje a Soda Stéreo. La prestigiosa compañía canadiense se ha asociado para este emprendimiento con la empresa PopArt y para la banda de sonido se han sumado Zeta Bosio y Charly Alberti, sobrevivientes del grupo que lideraba el guitarrista y cantante Gustavo Cerati, fallecido el 4 de septiembre de 2014.
Al ingresar en la página oficial de “SodaCirque”, se lee que el subtítulo del evento es “Ya lo sabes, nada es casualidad”, precisamente una frase extraída del tema “El rito”. Y algunos acordes identificatorios de la canción “Signos” se escuchan en el tráiler con el que Cirque du Soleil promociona su próximo estreno. La gira que hará la compañía tras su debut en la Argentina, une casi las mismas capitales latinoamericanas por las que transcurrió el tour donde se grabó “Ruido blanco”. Casualidades no tan casuales que, en el trigésimo aniversario de “Signos”, desnudan la vigencia de un disco para seguir cantando y bailando por siempre.