De la Sota critica al Presidente con traje de candidato

El ex gobernador criticó al gobierno nacional por el tarifazo. Rogelio Frigerio y Emilio Monzó pasaron por Córdoba y elogiaron al oficialismo provincial. El justicialismo nacional insiste con gestos de reconciliación al peronismo cordobés.

Por Marcos Duarte

de-la-sota-diputadoDurante la semana que pasó, Unión por Córdoba estuvo en el centro de las miradas de los referentes políticos nacionales. Los estrategas del gobierno y la oposición han comenzado a desplegar las primeras acciones políticas en vista de las elecciones legislativas de 2017.
Hasta el momento, José Manuel De la Sota mantenía una posición de cercanía con el gobierno nacional. Los diputados nacionales que le son leales han acompañado todas las iniciativas de Mauricio Macri y el gobernador Juan Schiaretti parece ser uno de los preferidos de la Casa Rosada.
Los principales referentes del “ala política” del macrismo tuvieron un paso por Córdoba la semana pasada. Emilio Monzó y Rogelio Frigerio no ahorraron elogios hacia los dirigentes de Unión por Córdoba cuestión que produjo reacciones adversas en la dirigencia local de Cambiemos.
Los dirigentes macristas saben que es poco probable una confluencia electoral con el justicialismo cordobés pero exhiben la cercanía política con el objetivo de que una eventual victoria de Unión por Córdoba el año que viene no sea interpretada como una derrota del gobierno nacional. Lecciones de los comicios de Río Cuarto.
Por el lado del peronismo nacional también hubo gestos hacia los sectores enrolados en la alianza UNA. El consejo nacional justicialista tenía planificado realizar una reunión el jueves pasado. José Luis Gioja, presidente del partido, había anunciado que en ese cónclave se iban a discutir sanciones para los afiliados que se encuentren vinculados a hechos de corrupción. Esta había sido una de las condiciones que De la Sota había puesto para retomar el diálogo con la estructura formal del PJ.
Pero había otra cuestión en el orden del día. El máximo órgano partidario debía tratar el pedido de intervención del PJ jujeño. En caso de hacerla efectiva, hubiera significado la ruptura completa de relaciones con Sergio Massa y José Manuel De la Sota ya que, en esa provincia, un aliado de la dupla logró derrotar al antecesor de Gioja. Carlos Haquim, vicegobernador de esa provincia, derrotó a Eduardo Fellner y se hizo del control del partido.
Finalmente, la reunión del consejo fue suspendida. Algunos de los dirigentes cercanos al sector que conduce el justicialismo dejaron trascender que se trató de un gesto hacia los dirigentes de UNA. El senador Juan Abal Medina confirmó que el plan es reunificar el peronismo. “Estamos en esa búsqueda desde la conducción del PJ, trabajando para traer a la gente de Córdoba, a Sergio Massa, Felipe Solá” dijo el ex ministro kirchnerista al diario La Capital de Rosario.
Por su parte, De la Sota lanzó algunos dardos al gobierno nacional desde Río Cuarto. El ex mandatario provincial pidió “que los nuevos gobernantes no pongan plazos que después no se pueden cumplir”, en clara alusión al célebre “segundo semestre” que instaló el macrismo.
Por otro lado, expresó que “La gente está sintiendo que el esfuerzo y el sacrificio está recayendo en los más humildes y eso no es bueno. Algunos han recibido muchos beneficios mientras que los asalariados seguimos pagando el impuesto a las Ganancias que es una pesadísima carga”; además criticó el nivel de emisión monetaria del gobierno comparándola con los índices del kirchnerismo.
Por último, afirmó que para frenar la inflación hay que pensar qué pasa con las grandes superficies, que están mortificando a la población con un porcentaje de ganancia injustificable en una economía sana” e insistió con la necesidad de convocar a un acuerdo social que con distintos sectores como manera de frenar la escalada inflacionaria.
Más allá de las alusiones a la política del gobierno nacional, De la Sota comienza a calzarse el traje de candidato. Su postulación como primer candidato a diputado nacional por Unión por Córdoba está prácticamente confirmada. El ex gobernador, además, alienta a Sergio Massa a hacer lo propio en la provincia de Buenos Aires. Si ambos cosechan buenos resultados, UNA podría repetir la misma compulsa que tuvo en 2015 para definir su candidato presidencial en 2019.