Jugada a dos bandas de Schiaretti (fondos para intendentes)

El gobernador de Córdoba busca asegurarse los fondos correspondientes al déficit de la caja de jubilaciones de la provincia como contrapartida al apoyo que los legisladores del oficialismo cordobés darán al proyecto de ley impulsado por Mauricio Macri. Prometió distribuir un porcentaje a los intendentes.

2016-06-01_MACRI_SCHIARETTIEl justicialismo cordobés viene siendo el aliado parlamentario más confiable del gobierno nacional. En todas las votaciones claves, los legisladores que responden a Unión por Córdoba mantuvieron una conducta funcional a los intereses del ejecutivo. Obviamente, este alineamiento no es un gesto de dispendio político sino que exige una contrapartida.
Luego de que sus voceros parlamentarios adelantaran el apoyo al proyecto del gobierno nacional, Juan Schiarettihizo lo propio de manera oficial. En un comunicado, el mandatario provincial consideró un acto de justicia el pago de los juicios adeudados a los jubilados así como la extensión de la compensación a quienes no iniciaron las demandas en su momento.
Sin embargo, explicitó un reclamo que, en repetidas oportunidades, le hiciera a Mauricio Macri: que se envíen fondos a las provincias que, como Córdoba, nunca transfirieron sus cajas a la nación para paliar sus déficits previsionales. En este sentido, la negociación con el oficialismo nacional por el apoyo legislativo a la ley ómnibus que envió al Congreso incluye la posibilidad de incorporar una clausula automática de provisión de fondos a los distritos en estas condiciones.
Carlos Caserio, senador nacional y principal operador del peronismo cordobés en el parlamento, fue el que especificó esta propuesta. “Se debe contemplar un mecanismo automático de transferencias de fondos para la cobertura de los déficits de las cajas no transferidas. En el caso de Córdoba, tomando como referencia los montos fijados en el último acuerdo firmado con el Gobierno nacional que dejó de cumplir en 2011, las transferencias durante el año 2016 deberían ser del orden de los 4.200 millones de pesos” sostuvo el también presidente del PJ local.
Por su parte, Schiaretti repitió la posición histórica de la administración provincial sobre el tema. “Está garantizado que los cordobeses tengan la jubilación más alta del país; pero, como corresponde, queremos tener el mismo tratamiento que el resto del país para hacer más equitativo el funcionamiento de cómo entre todos soportamos lo que significa tener estas jubilaciones. Córdoba no va a modificar la ley. No vamos a pagar las jubilaciones que paga la Nación, que paga menos. Lo que paguemos de más nos hacemos cargo, pero lo que no es justo es que la parte que la Nación le dio a las otras provincias la sigamos soportando nosotros” dijo en declaraciones a Cadena 3.
Pero la jugada del gobernador es a dos bandas. Paralelamente a las negociaciones que se desarrollan a nivel nacional, Schiaretti se comprometió a repartir entre los intendentes los fondos correspondientes a la devolución del 15% de la coparticipación que la provincia comenzó a recibir este año. Claro que esto solo sería posible si la nación finalmente aporta el dinero para paliar el déficit de la caja previsional provincial.
En declaraciones radiales, el mandatario dio pistas sobre este plan. “No es justo que todas las intendencias tengan mayor aporte patronal, cuando están bastante equilibrados en sus subsistemas, y que eso permita sostener aquellos subsistemas que están en la Caja como puede ser el de bancarios o de Luz y Fuerza, que tengan más déficit” dijo, y luego agregó “necesitamos que empiecen a venir esos recursos, para entrar a bajar a las intendencia las contribuciones patronales para que puedan usar esos recursos para las obras que necesitan sus localidades”.
Luego, confirmó el ofrecimiento en un cónclave que mantuvo con jefes comunales de Unión por Córdoba. Más allá de esto, el objetivo estratégico de Schiaretti es neutralizar los crecientes reclamos de intendentes opositores, en su mayoría radicales, por la provisión de fondos. De esta manera, pretende sumarlos a su exigencia al gobierno nacional blandiendo el incentivo que significa un eventual crecimiento de la coparticipación provincial.