A desgano, UCR y PRO votaron la nueva Agencia de innovación

Acompañaron al PJ, aunque lo acusaron de no dejarse controlar por la oposición

p05-1Después de algunas indecisiones (inicialmente iban a rechazarla), los legisladores de la Unión Cívica Radical y del PRO resolvieron votar junto con el peronismo la creación de una nueva agencia, aunque cuestionando al oficialismo porque no se permitió que alguien de la oposición pueda realizar una tarea de control.
Otro motivo de crítica opositora fue que se abrirá una sucursal en Río Cuarto, lo que para los legisladores de la UCR y del PRO es una maniobra para inclinar el electorado del sur a favor del candidato a intendente Juan Manuel Llamosas, a diez días de que se elija al sucesor del radical Juan Jure. Las encuestas estarían mostrando paridad entre Llamosas y el candidato de la alianza UCR/PRO/Frente Cívico, Eduardo Yuni.
La Agencia Córdoba Innovar y Emprender fue aprobada por 48 votos a favor y 14 en contra, más una abstención. A diferencia de los radicales y los macristas, los legisladores del Frente Cívico, tercera pata del Interbloque Cambiemos, no acompañaron la iniciativa oficialista.
El presidente del bloque Unión por Córdoba, Carlos Gutiérrez afirmó que “a través de la Agencia de Innovación el Estado provincial promueve lo que la Carta Magna dicta como atribución, ya que se prevé la necesidad de un Estado presente y partícipe del desarrollo económico, tecnológico y regional, promoviendo la articulación público privado, con la participación de la comunidad científica aplicada, asociaciones civiles, universidades entre otras”.
Antes, otro oficialista, Julián López, había asegurado que con la Agencia se “suma una herramienta más para hacer de la Provincia un polo tecnológico”.

La oposición
La kirchnerista Nora Bedano abrió el fuego opositor recalcando que en el bloque Córdoba Podemos “no pudimos encontrar una razón valedera” para votar el proyecto, porque entiende que incluso “significa modificar el Presupuesto”, por contemplar una reasignación de recursos de partidas indefinidas.
Para Bedano, la Agencia superpondrá sus funciones con el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Y, además, protestó por lo que consideró un “privilegio” para Río Cuarto, por la apertura en esa ciudad de una sucursal.
Eduardo Salas, del FIT, subió la apuesta: “esto es una tercerización del Estado”. Cuestionó que con dinero del Estado se financien iniciativas privadas y terminó preguntándose quién se quedará con una eventual patente a que dé lugar una innovación tecnológica.
Desde el PRO, Darío Capitani machacó con que faltó debate sobre el proyecto y acusó al oficialismo de querer aprobarlo solo para quedarse con todo el rédito político en Río Cuarto, a días de las elecciones municipales.
El vecinalista Aurelio García Elorrio fue muy breve esta vez; sólo dijo que estaba en contra del formato de las agencias para la provincia de Córdoba.
Por los radicales, el titular del bloque, Orlando Arduh, coincidió en colocar la sanción de esta ley en el marco de la campaña electoral, y añadió que quería que uno de los miembros del Directorio de la Agencia sea designado por la oposición, para poder cumplir la función de control.
Esa propuesta sería rechazada con dureza por Gutiérrez, quien acusó al radicalismo de buscar cargos.
Luego, otro radical, Jorge Font, señaló al peronismo de hacer “secretismo” en la administración pública, y manifestó que ése es el objetivo de las agencias. Y desafió a los oficialistas a concederles un lugar en los organismos de la Agencia “si no tienen nada que ocultar”.
Del interbloque opositor el rechazo a la ley llegó por los juecistas. Juan Pablo Quinteros recordó que la ley de Modernización del Estado, aprobada por el peronismo en 2000 establece que la oposición debe tener una silla en los organismos de control de las empresas con mayoría de capital estatal, como este caso (51%).