Recuerdos chamuscados

Joe Corré, hijo de Malcolm McLaren (manager de los SexPistols, fallecido en 2010), anticipó que para los 40 años de la salida del single “Anarchy In The UK” de los Sex Pistols, tiene previsto prenderle fuego a todos los objetos recordatorios de la edad dorada de la punkitud, que heredó de su padre.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

ilustra-johnny-rotten-con-matafuegosEl próximo 26 de noviembre, se cumplirán 40 años desde la aparición de “Anarchy In The Uk”, el primer single del grupo Sex Pistols, un lanzamiento que además hizo sonar la campana de largada de la música punk en el Reino Unido. El cuadragésimo aniversario de un acontecimiento tan destacado en la cronología de la historia del rock, ha merecido una serie de eventos recordatorios a lo largo de este año, que conforman en sí mismos una paradoja: porque intentan preservar la memoria de un movimiento artístico que tenía como una de sus consignas más citadas la del “no futuro”.
“Anarchy In The UK” fue la única grabación que los Sex Pistols publicaron a través del sello EMI, una compañía que los eyectó apenas un mes y medio después, como reprimenda por las guarradas que el grupo hacía en público y que incluyeron una participación en un programa muy popular de la TV, donde pronunciaron reiteradas veces la por entonces inaceptable palabra “fuck”. Lo que se había visto de ellos hasta ese momento era apenas una muestra de lo que vendría después, cuando se transformaran en los abanderados de una rebelión sonora que cambió de raíz el panorama de su época.
El punk fue uno de los últimos terremotos culturales que, desde un género artístico particular, cuestionó radicalmente el estado general de las cosas y se propuso derrumbar todo lo construido hasta ese momento, para empezar otra vez desde la raíz. Más allá de su espíritu nihilista, la influencia de lo ocurrido en Inglaterra entre 1976 y 1978 se extiende hasta la actualidad, tanto en lo estrictamente musical como en el diseño (gráfico y de indumentaria). Y ese es uno de los motivos por los cuales no han faltado promotores de homenajes en este aniversario que en 2016 se mide en números redondos.
Sin embargo, uno de los actos recordatorios anunciados para el 26 de noviembre de este año, ha encendido una polémica que permite reflexionar sobre el significado de aquellas consignas que hace 40 años resultaban revolucionarias. Joe Corré, hijo de Malcolm McLaren (manager de los SexPistols, fallecido en 2010) y Vivienne Westwood, ha anticipado que para recordar la salida del single “Anarchy In The UK”, tiene previsto prenderle fuego a todos los objetos de la edad dorada de la punkitud heredados de su padre, que han sido valuados en la friolera de cinco millones de libras esterlinas.
Al enterarse, varios héroes de esa epopeya pusieron el grito en el cielo, entre ellos, el ex líder de los Sexs Pistols Johnny (Rotten) Lydon, quien en agosto llegará a Córdoba al frente de su banda PiL. “¿No sería mejor que vendiera eso y donara el dinero a la caridad?”, se preguntó Lydon en una reciente entrevista, en la que incluye –despectivamente- al ritual piromaniaco de Joe Corré dentro de la serie de festejos que celebran las cuatro décadas transcurridas desde la irrupción del punk, y que incluyen actividades promovidas por el Museo de Londres, la Biblioteca Británica y la propia reina Isabel II.
Quizás la actitud del hijo de Malcolm McLaren rescate algo de aquella rebeldía setentista que pretendía arrasar con todo. Tal vez, a sus 60 años, John Lydon tiene hoy más ganas de conservar los recuerdos del pasado que de negar la posibilidad de que haya un mañana. En definitiva, en menos de dos años la punkitud hizo que Londres ardiera y se consumió en su propio fuego. Desde entonces, sólo han sobrevivido los chispazos de un incendio cuya luminosidad fue mucho más allá de lo que podían imaginar sus mentores. Y, por eso mismo, contra todos los pronósticos, hubo un futuro.