El fondo de ahorro de Anses rinde peor que sus pares de la región

Un trabajo privado revela que Argentina presenta la peor performance entre los fondos de pensión, en términos del PIB, en el período 2006-2015. Mañana Macri anunciará su intangibilidad.

0010008779Mañana el Gobierno nacional anunciará, además del blanqueo, una serie de medidas económicas entre las que habrá algunas relacionadas a los jubilados, como el pago de los juicios y la intangibilidad del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de Anses. Ese fondo pretende ser un reaseguro anticíclico, un resguardo del sistema previsional ante shocks adversos, tiene una de los peores rendimientos si se lo compara con otros similares que funcionan en la región y fuera de ella.
Se compone principalmente de los fondos que administraban las AFJP, del superávit presupuestario anual de Anses, las rentas que percibe de las inversiones realizadas y de cualquier otro aporte que establezca el Estado en el presupuesto. Hoy tiene el 13% de acciones de empresas, 70% en títulos de deuda y plazos fijos, 13% en inversiones en proyectos productivos y el resto en otras inversiones.
Un trabajo de los economistas del Ieral Marcelo Capello y Florencia Airaudo, analiza su pobre rendimiento en sus siete años de vida. El fondo de México, con una participación relativamente baja en el PIB, presenta el mejor desempeño desde 2006. En cambio, Argentina muestra la peor performance, cuando se mide en términos del PIB.
Argentina tiene el fondo más “joven” y este puede ser uno de los motivos por el cual, al analizar el desempeño de los activos en términos del tamaño de la economía, presenta los valores más bajos, en torno al 9% durante todo el período, que va desde 2006 al 2014, presentado una evolución similar a la de España.
México comenzó el período con valores similares en 2007, en torno al 10%, pero mostró un continuo crecimiento hasta alcanzar el 16% en 2014. A pesar del incremento, se trata de un nivel considerablemente bajo, al tratarse de uno de los fondos más antiguos.
El resto de los países de la muestra se destacan por presentar niveles superiores al 50% del PBI de recursos destinados a sus fondos de pensión. Chile y Canadá comenzaron el período con un comportamiento muy similar, con valores iniciales en torno al 60%, para posteriormente mostrar trayectorias dispares: el crecimiento de Canadá fue sensiblemente superior, finalizando con 76% mientras que Chile, 63%.
Estados Unidos y Australia presentan los porcentajes más altos. El primero tiene un promedio de 74% a lo largo de todo el período y una tendencia creciente posterior a la crisis financiera del 2008, finalizando con 83%, mientras que Australia es el único país cuyo fondo de pensión presenta valores de sus activos superiores al tamaño de su economía: 110%. Si bien esto no fue cierto entre 2008 a 2012, el fenómeno se da desde 2013 y es esperable que se mantenga en el tiempo.
Los economistas aclaran que la evolución de cada fondo depende no sólo del rendimiento financiero que se alcance con sus inversiones, sino también del grado de madurez del sistema previsional respectivo, y de si dicho sistema usa o provee periódicamente recursos del fondo.
En el caso del FGS argentino, desde fines de 2008 su evolución en el tiempo está dada solamente por el resultado de sus inversiones. Los de México y España que, a pesar de tener una participación relativamente baja en el PBI, fueron los que presentan un mejor desempeño desde 2006. Casos contrarios se dan en Australia y Estados Unidos por ejemplo, que a pesar de liderar en términos absolutos, perdieron posiciones desde 2006. De todos modos, Argentina presenta la peor performance entre los fondos de pensión, en términos del PIB, en el período 2006-2015.
Si se toma 2008 como punto de partida de la comparación, todos muestran un crecimiento continuo, destacándose nuevamente el de México, con 57%, seguido por Canadá y Estados Unidos con 52% y 40%, respectivamente. Argentina aparece nuevamente como el de menor crecimiento, con 17%, seguido por Australia (18%) y Chile, su par latinoamericano (26%). En este caso España se configura como un caso intermedio, con 36%.
En el caso argentino, se debe destacar que una de las principales justificaciones que se dio para estatizar los fondos de pensión en 2008 fue precisamente el de resguardar sus valores ante la crisis, objetivo que, en una comparación internacional, no se cumplió acabadamente.