Elecciones universitarias dirimen liderazgo opositor

La disputa entre los sectores kirchneristas leales a Francisco Tamarit y los grupos de centroizquierda referenciados en Patricia Altamirano por conducir la oposición al rectorado será el plato fuerte de los comicios.

altamirano y tamaritLa política universitaria tiene un dinamismo difícil de comprender para el observador externo. Hace apenas unos meses, nadie hubiera previsto que la ingonita del cronograma electoral de la UNC sería si el kirchnerismo, que hasta hace poco parecía invulnerable, logra mantener su condición de principal espacio opositor al rectorado.
En la asamblea que ungió a Hugo Juri como titular de la Casa de Trejo se insinuó una pelea que se terminó de cristalizar en la conformación de listas para los comicios de graduados y estudiantes. Las imputaciones que los grupos relacionados al ex rector Francisco Tamarit lanzaron contra los sectores que apoyaron la candidatura de la ex decana de la facultad de Psicología, Patricia Altamirano, fueron el primer chispazo de lo que hoy es una batalla en todos los frentes.
En su momento, los grupos kirchneristas responsabilizaron a Altamirano por su sorpresiva derrota en la elección de rector. En su particular lectura, estos sectores sostuvieron que la construcción de una tercera candidatura fue el factor que determinó la victoria de Juri. Según este relato, los asambleístas referenciados en la ex decana de Psicología debieron haber votado a Tamarit con el simple argumento de impedir el retorno de los radicales al rectorado.
El cálculo de los referentes kirchneristas no pudo ser más errado. Lejos de acusar recibo de las imputaciones, Altamirano se concentró en consolidar su espacio y hoy pretende emerger como principal alternativa al actual oficialismo universitario. La construcción de listas competitivas en los comicios que restan por desarrollarse es el primer paso de esta estrategia.
En las elecciones de egresados que se realizan hoy, la lista “Graduados rumbo al Centenario” que representa el espacio oficialista es clara favorita. Según los cálculos previos, obtendría dos de las tres bancas que corresponden a este claustro en el Consejo Superior. Además, lograría la mayoría de los consejeros en las facultades.
Menos certezas hay en las previsiones sobre quien obtendrá el segundo lugar y la banca restante. Si bien el kirchnerismo representado por la lista “Egresados por la Universidad Pública” parte como la favorita para ocupar el segundo lugar en el podio, se encuentra con una amenaza cierta. La lista “Avanzar” que reúne a los grupos que apoyaron a Altamirano aspira a dar la sorpresa y desalojar a los graduados leales a Tamarit del consejo superior.
La preocupación del kirchnerismo universitario ante esta ofensiva quedó graficada la semana pasada. El viernes, la decana de Famaf, Mirta Iriondo, fue anfitriona de un cónclave que reunió a todas las expresiones del tamaritismo. Concurrieron representantes de la agrupación estudiantil La Bisagra, referentes de Egresados por la Universidad Pública, docentes de Cambio Universitario y militantes del Colectivo no docente.
Si bien la convocatoria tenía el objetivo declarado de debatir la realidad universitaria y organizar a la militancia de cara a los comicios, escondía una jugada política. La intención concreta era contener bajo su ala a los sectores opositores al rectorado de Hugo Juri que oscilan entre el espacio kirchnerista y la referencia de Altamirano.
En particular, buscaban reclutar al grupo Épica de la facultad de Ciencias Exactas que congrega a la oposición al decanato de Roberto Terzariol. El encargado de la operación fue el decano de la facultad de Filosofía y Humanidades, Diego Tatián, cuyo hermano Marcos milita en esa agrupación. Con este movimiento los sectores K buscaban consolidar su distancia con respecto a las listas de la ex decana de Psicología.
Pero el intento no obtuvo los resultados buscados. En una asamblea realizada por el espacio Épica se decidió rechazar el convite de Tatián y oficializar el apoyo a la lista Avanzar. Los sectores vinculados al Partido Socialista que participan del grupo consiguieron imponer su criterio y consolidar el alineamiento con la lista de egresados que encabeza uno de sus referentes, Gabriel Correa.
El fracaso de la maniobra incentivó las dudas sobre el resultado de la puja entre ambos sectores por la primacía en el espacio opositor. Esta noche, cuando se abran las urnas de los comicios de egresados se comenzará a develar el misterio, que tendrá su round definitivo en la elección estudiantil donde se reproduce el mismo esquema.