Judiciales se endurecen y no descartan paro total

Se intensificaron las protestas en todas las sedes de los tribunales de la Provincia, con asambleas y cortes de calles.

IMG_4144El conflicto entre el TSJ y la Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial (Agepj) se agudizó.
Ayer se intensificaron las protestas en todas las sedes de los tribunales de la Provincia, con asambleas y cortes de calles.
A principios de abril, liderada por Federico Cortelletti, la entidad lanzó un plan de lucha y se posicionó de cara al 2016 reeditando sus reclamos históricos.
En esa oportunidad, anunció medidas que fue cumpliendo con el correr de las semanas, como las clásicas reuniones “sorpresa” en los distintos fueros y movilizaciones.
Desde fines de febrero, la Agepj aguarda respuesta a sus planteos laborales por parte del Tribunal Superior.
El reclamo que el gremio plantea con más vehemencia es el de la “porcentualidad”. Concretamente, critica lo que califica como la doble política salarial que hay entre funcionarios y empleados; es decir, que los ingresos de los primeros estén “atados” por ley a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y que los haberes de los segundos hayan quedado “encadenados” a la pauta salarial de la Provincia.
Los dependientes quieren que sus ingresos suban “enganchados”, mediante un porcentual, a los de los funcionarios.
También reclaman que se les devuelva el 1% de la bonificación por antigüedad que fue recortada durante la emergencia económica de 1995, durante la gestión del gobernador Ramón Bautista Mestre, y que se establezca la bonificación por título.
En ese sentido, resaltan que en las paritarias del 2015 todos los empleados públicos comenzaron a recuperarla, menos los dependientes judiciales. Así, sin “enganche” de sueldos y sin 1%, resaltan su condición de “rezagados”.
Otra pretensión con la que insisten es la carrera judicial, un planteo que tiene varias aristas. Entre ellas, solicitan que se aceleren los ascensos que están demorados y apuntan a las falencias del sistema de concursos vigente.
Al ser consultado por Alfil cuando el gremio anunció las primeras acciones, Germán Vianni, representante del fuero Laboral e integrante del área de comunicación de la entidad, adelantó que la intención era “provincializar el conflicto”, para darle visibilidad a la problemática que se da en el interior.
También adelantó que los pedidos de los judiciales podrían llegar al Gobierno provincial, ya que pese a que la relación de la nueva conducción con el Tribunal Superior se desarrolla sin sobresaltos, a que hay diálogo en términos racionales y a que, en general, la dinámica del vínculo mejoró, tanto en el plano de la forma como en el del contenido, el problema es que el TSJ se retira de la “mesa de negociación” cuando los ánimos de los dependientes se caldean.
En vista de los resultados de la medida de fuerza del 28 de abril, que tuvo un acatamiento cercano al 90 % en Córdoba y fue paro total en el interior, el gremio cumplió su objetivo.
Además, en la misma oportunidad la Agepj extendió su reclamo al Poder Ejecutivo, tal como anunció. En ese contexto, Vianni aseguró que necesitaban pautas de negociación “serias y claras” y un clima de “buena fe”. También detalló que invitaron a los integrantes del Alto Cuerpo a dialogar en ese espacio, pero que no obtuvieron respuestas. En ese sentido, recordó que desde el 23 de febrero esperaban un acercamiento, ya que las partes firmaron un acta en la cual se acordó que la siguiente reunión sería convocada por el tribunal. Como ese encuentro no se concretó, el gremio consideró que no hay voluntad de diálogo por parte del TSJ.
Tras esas medidas, el Colegio de Abogados de Córdoba planteó su preocupación por el panorama; en especial, teniendo en cuenta que hace dos años el mismo conflicto paralizó a la Justicia provincial.
Héctor Etchegaray, presidente de la entidad, pidió sin éxito que se reanudara el contacto entre los representantes gremiales de los dependientes del Poder Judicial y el TSJ y que se agotaran los recursos para evitar medidas de fuerza.
Sin embargo, el desacuerdo se profundizó y tanto Cortellettii como Vianni no descartaron que en los próximos días el gremio decida un paro total de actividades .
Con respecto a las gestiones ante el Ministerio de Trabajo, el delegado precisó que la cartera “no se movió” y que no emplazó al TSJ para que “proponga o negocie”.
En tanto, el gremio cuestionó que se estén haciendo descuentos por el trabajo a código (a reglamento) que realizan los empleados.
La Agepj entiende que el trabajo a código no es una medida de acción directa, como valora el TSJ, sino que el hecho de que los empleados dejen de cumplimentar tareas de delegación de funciones (un uso común en tribunales) es un recurso al que acuden para que se le de importancia a su actividad