Nueva propuesta salarial: Monserrat y Belgrano salvarían el año lectivo

El gremio docente universitario realizará una asamblea hoy para definir su posición con respecto a la nueva propuesta salarial del gobierno. En caso de aceptarla, los secundarios universitarios podrían volver a clase.

ilustra-aumento-docente-monserratPodría decirse que los estudiantes del Colegio Nacional de Monserrat y Manuel Belgrano no tuvieron una semana de clases normales desde que comenzó el año. La conflictividad es ya una característica en los secundarios universitarios pero este año batió todos los records.
Si bien la disputa salarial abarca a todos los docentes dependientes de las universidades públicas, en la UNC las medidas de fuerza tienen particular impacto en los colegios. Las causas son múltiples, por un lado, el gremio que los nuclea (ADIUC) no tiene adhesión en las facultades importantes por lo que los paros tienen un impacto relativo. Además, dentro de la estructura del sindicato, los afiliados del Monserrat y el Belgrano son mayoritariamente opositores a la conducción por lo que suelen decidir autónomamente las acciones de protesta.
La conducción de ADIUC no se caracterizó por su combatividad en los últimos años. El sector oficialista encabezado por Pablo Carro está enrolado en el kirchnerismo y, al mismo tiempo, era leal al rectorado de Francisco Tamarit. Este año, los activistas docentes que orientan el gremio tuvieron que desempolvar su rol opositor y, siguiendo las directivas del sindicato nacional (CONADU) reclamaron inicialmente una mejora del 40 por ciento en la paritaria nacional.
La última propuesta que el gobierno de Mauricio Macri había presentado a los docentes consistía en un incremento del 31 por ciento en tres tramos: 15 por ciento en mayo, cinco por ciento en octubre y 11 por ciento en diciembre. Fue rechazada de plano por la dirección de Conadu y el reclamo fue una de las consignas de la movilización realizada en Capital Federal la semana pasada.
Durante el gobierno de Cristina Kirchner, la Conadu fue de los sindicatos nacionales que colaboró aceptando el techo tácito en la negociación paritaria. De hecho, en el 2015 el aumento acordado fue del 27,4 por ciento a pagar en dos cuotas. En aquel entonces, el ministro Axel Kicilloff intentó que ningún sector pasara del 30 por ciento de incremento.
Teniendo en cuenta esta situación, el ministro Esteban Bullrich presentó una nueva oferta en la mesa de negociaciones reunida el viernes pasado. La nueva propuesta del Ministerio de Educación consiste en un 18 por ciento de incremento a cobrar en junio (incluye 2% de jerarquía docente), 15% a cobrar en diciembre (más nomenclador y adicional por título). Asimismo plantea que la vigencia del acuerdo paritario propuesto sea hasta fines de febrero de 2017.
De esta manera, el aumento real rondaría el 33% y se pagaría en dos veces, lo cual era uno de los principales reclamos del sector sindical. Según los cálculos de los gremios, esta recomposición se trasladaría a un 34,16 % para los profesores titulares, un 33,97 por ciento para los asociados, un 33,73 por ciento para los adjuntos y para los auxiliares, un 33,55 por ciento.
Ante esta mejora de la oferta salarial, los principales sindicatos pasaron a un cuarto intermedio hasta el próximo miércoles 18 de mayo, para permitir el tratamiento de la propuesta en las asambleas de los gremios de base. En esta fecha, y en base a los mandatos originados en dichas asambleas, los representantes paritarios transmitirán a las autoridades del ministerio la decisión sobre la propuesta.
En este marco, ADIUC convocó para hoy a las 17 hs. una asamblea extraordinaria en su sede de barrio Rogelio Martínez. Seguramente, la decisión está in péctore de los dirigentes gremiales y la reunión solo hará las veces de instancia legitimadora. Serán centrales las directivas de la conducción de CONADU que maneja la negociación a nivel nacional.
Si bien lo que surja de la asamblea no necesariamente va a ser aceptado por los docentes de los colegios secundarios, dada su autonomía a la hora de decidir su plan de lucha puede constituir una señal del rumbo del conflicto.
La comunidad educativa de los secundarios universitarios estará pendiente del tema. Ya tuvieron lugar varias manifestaciones públicas de los padres de los alumnos que temen la pérdida del año académico. Según sus cálculos, hasta el momento los estudiantes del Monserrat y el Belgrano han tenido clases solo la mitad de los días hábiles.