Del arcón de los recuerdos

Por más que casi todas las canciones que Paul McCartney cantó el domingo en Córdoba son clásicos indiscutidos, que abriese con “A Hard Day’s Night” arrastraba un plus de novedad, porque rescató para esta gira a una canción beatle que no sonaba en vivo desde hace más de 50 años.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

ilustra paul mc cartney cantando con atardecerCuando Paul McCartney abrió su show del domingo en el estadio Kempes con “A Hard Day’s Night”, la gente entró en shock. Después de años de espera, el ex beatle finalmente se presentaba en Córdoba por primera vez, y arrancaba su concierto con una de las canciones fundamentales del repertorio de los Beatles. La alegría dio lugar a que se batieran palmas en las tribunas, a que se ensayaran algunos incruentos pogos en el campo de juego y a que –aquí, allá y en todas partes- se cantara a coro esa letra que sabemos todos. Fue un comienzo soñado, de una velada feliz que se prolongó por casi tres horas.
Para McCartney, interpretar ese tema que había compuesto junto a John Lennon en 1964 también representaba todo un acontecimiento. Porque, más allá de que se trata de un hit universal, no fueron muchas las veces que se lo escuchó en vivo. Los Beatles lo tocaron durante un año, hasta que lo hicieron por última vez el 31 de agosto de 1965 en el Cow Palace de Daly City, en California, en su última fecha de la gira estadounidense de ese año. Fueron 17 mil las personas que asistieron a ese show, en el que un grupo de fans intentó subir al escenario y obligó a interrumpir el espectáculo hasta que se restableciera el orden.
Desde esa noche, “A Hard Day’s Night” no volvió a ser incluida en la lista de temas de las presentaciones en vivo del cuarteto, que finalizaron abruptamente el 29 de agosto de 1966, cuando tras actuar en Candlestick Park de San Francisco, anunciaron que no volverían a subirse a un escenario. En realidad, su última performance fue en la terraza de Apple, en 1969, como parte del documental “Let It Be”. Pero en lo que respecta a actuaciones formales en un estadio o en un teatro, no hubo más a partir de 1966.
Desde aquella vez en el Cow Palace, “A Hard Day’s Night” no volvió a ser interpretada por los Beatles ni como grupo ni como solistas. Excepto la ocasión en la que Paul cantó el tema a capella junto a un periodista deportivo en el intervalo del Super Bowl en 2002, su voz jamás volvió a entonar esos versos en directo hasta que, hace poco más de un mes, McCartney se largó a recorrer el mundo con la One on One Tour. Y en la primera fecha de la gira, en Fresno (California), el bajista zurdo arrancó con esa pieza y dejó a todos con la boca abierta.
Al igual que “Love Me Do”, el primer single de los Beatles, al que dejaron de tocar en 1963 (aunque Ringo Starr lo ha incluido en su repertorio como solista),“A Hard Day’s Night” arrastraba ese plus de novedad, por más que casi todas las canciones que Paul cantó el domingo en Córdoba son clásicos indiscutidos. Porque habían pasado más de 50 años sin que un auditorio la escuchase en vivo en la voz de quien la había compuesto e interpretado en su versión original.
Cuenta la leyenda que “A Hard Day’s Night” nació a partir de una broma de Ringo, y que desde el momento en que Paul y John llegaron al estudio con el tema armado, hasta que finalizó el registro, pasaron apenas tres horas. Casi la misma duración que tuvo el show de McCartney, ese que empezó con “A Hard Day’s Night” y terminó con “The End”, dos composiciones que representan los extremos de la constelación beatle. El último, una experimentación progresiva surgida en la postrera sesión de grabación del grupo. Y “A Hard Day’s Night”, una joya que brilló durante la beatlemanía, y a la que Paul decidió extraer del arcón de sus recuerdos.