Las CGT comparten acto antimacrista (Córdoba, lejos de sintonía nacional)

La conjunción de ambas centrales significa un acercamiento entre el gremialismo cordobés, pero por ahora insuficiente para lograr la unidad. La comunión del el arco gremial en pleno no fue posible por las diferencias entre los sindicatos.

Por Juan Pablo Carranza
[email protected]

ilustra-saillen-y-pihen-revolviendo-locro---copiaUn amplio sector del gremialismo local tratará de imitar hoy la entente sindical nacional que condensará a las cinco centrales obreras en el Monumento al Trabajo en Capital Federal para conmemorar el 1° de Mayo. La CGT Regional Córdoba y su par Rodríguez Peña volverán a compartir un escenario luego de mucho tiempo junto otras organizaciones sociales y agrupaciones kirchneristas.
Sin embargo, la eficacia de la amalgama nacional no se traslada a Córdoba (aunque todos los gremios comparten su preocupación por la situación económica nacional), donde las tres CGT y las CTA confluirán en lo que será una importante demostración hacia el Gobierno nacional.
La conjunción de ambas centrales significa un acercamiento entre el gremialismo cordobés, pero por ahora insuficiente para lograr la unidad. La comunión del el arco gremial en pleno no fue posible por las diferencias entre los dirigentes.
Los ex socios de la Regional Córdoba – UOM, AOITA, ATSA y AGEC, entre otros- no participarán del convite a la Histórica Casona y comandarán a sus cuerpos orgánicos a la movilización en Buenos Aires.
Por su parte, ATE tampoco se plegará al acto y realizará, en sintonía con el mandato nacional, una movilización en las calles de Córdoba. La incompatibilidad de intereses con el SEP hace que sea imposible para ambos compartir un mismo escenario.

Unidad y diferencias
La voluntad de unidad es la principal diferencia entre las centrales cordobesas y las cúpulas nacionales de la CGT, que anticiparon que agosto confluirían bajo una sola conducción. Extraordinariamente Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo parecen haberse dado un baño de humildad: abdicaron sus aspiraciones por conducir en un triunvirato la confederación.
En Córdoba la posibilidad de unificar las centrales depende en gran parte del desenlace de las gestiones nacionales. El titular de la CGT Regional Córdoba, José Pihen, indicó que “por ahora no está sobre la mesa la discusión de la unidad, aunque se trata de un gran anhelo”. Punto seguido agregó que si se concreta a nivel nacional “harían todo lo posible para que se traduzca en Córdoba”.
Por su parte, el legislador de Córdoba Podemos y dirigente del Surrbac, Franco Saillén señaló que: “Los dirigentes vamos a profundizar el trabajo en base a la unidad” y señaló los acercamientos entre las juventudes como una parte importante de ese vínculo.
La definición nacional asoma como una constante para definir la situación en Córdoba. “La CGT Nacional es la que debe establecer la normalización de la confederación regional”, refirió Miguel Herrera, titular de Aoita, uno de los gremios que se aparto de la central que conduce Pihen a la espera de la resolución de las cúpulas centrales.

Impacto nacional
El acto en la Casona Histórica será meramente protocolar. No contará con los condimentos masivos de la movilización en Capital Federal. Según señalan los analistas, la de hoy sería demostración social más grande desde que asumió el gobierno Mauricio Macri; inclusive mayor que el acompañamiento que recibió la expresidenta Cristina Fernández en Comodoro Py hace algunas semanas cuando fue a declarar por el dólar futuro.
Aquel fue un acto de matriz estrictamente kirchnerista, casi sin participación peronista (u otros sectores). En cambio el de hoy contará con el aporte del PJ bonaerense; un anabólico considerable más allá de su derrota en la provincia.
La Casa Rosada estará muy atenta al mensaje que se desprenda hoy de los sindicalistas. Las gestiones de Macri para calmar la efervescencia de los popes nacionales parece no haber sembrado tranquilidad. La promesa millonaria de fondos para las obras sociales sindicales, la participación gremial en el PAMI y la modificación de las franjas del Impuestos a las Ganancias no habrían sido suficientes.
Aunque corre por el canal legislativo, lo cierto que es el Congreso- donde Cambiemos no tiene mayoría- ya tiene media sanción el proyecto de emergencia laboral presentado por el kirchnerismo para suspender los despidos y otorgar una doble indemnización a los trabajadores. El primer revés para la Casa Rosada.