Pihen avala cruzada antimacrista contra despidos

La regional Córdoba de la CGT se expresó ayer a favor de la iniciativa de ley que impulsan los bloques opositores al gobierno nacional en ambas cámaras del Congreso.

KD9L7166El gobierno nacional que encabeza el presidente Mauricio Macri está viviendo su primera crisis parlamentaria de magnitud, ante la unión de todos los sectores que no comulgan en Cambiemos.
El punto de encuentro que está haciendo posible la pesadilla del oficialismo es una iniciativa legislativa para declarar la emergencia laboral en todo el territorio nacional, y consecuentemente prohibir la posibilidad de desvincular personal durante su vigencia, tanto en el ámbito público como privado.
El calibre de la iniciativa opositora ha obligado a actores políticos de todo el país a posicionarse frente al mismo. Así lo hizo la regional Córdoba de la CGT, que comanda el justicialista José “Pepe” Pihen, parándose en la vereda del apoyo al proyecto contra los despidos.
La iniciativa antimacrista podría dejar mal parado al gremialista, quien se desempeña simultáneamente como legislador provincial. Siendo miembro del oficialista bloque de Unión por Córdoba, Pihen podría quedar desmarcado del accionar de los diputados nacionales del bloque Unidos por una Nueva Argentina, que comanda la también delasotista Claudia Rucci.

Proyecto controversial
Las dos cámaras del Congreso nacional están avanzando en el proceso de sanción de una misma norma: la emergencia laboral y la prohibición de los despidos. Sin embargo, proceso está avanzando en paralelo, y cada una de las cámaras está avalando un texto distinto.
Mientras los diputados trabajan en una declaración que abarque un período temporal amplio, de casi dos años (con carácter retroactivo al 1 de marzo y que finalice en diciembre del próximo año), los senadores han puntualizado la vigencia de la norma en un período de 180 días a partir de la sanción de la ley.
Si bien ambos proyectos han conseguido plasmarse en sendos despachos de mayoría de las respectivas cámaras que se encaminan a poder ser aprobados por los plenos, finalmente solo uno de los dos podrá convertirse en ley, teniendo el aval de ambas cámaras.
Sin embargo, la sola coincidencia del arco opositor en una iniciativa que condiciona al actual gobierno nacional se convierte en una alarma para el oficialismo. Además, expone la debilidad parlamentaria de Cambiemos, en situación de minoría en ambas cámaras.
De hecho, el principal objetivo de los legisladores opositores no residiría en la aplicación de la prohibición, sino en forzar un hipotético veto del presidente Macri que lo haga acreedor de todo el costo social y político que generan los despidos.
En el Senado, la cordobesa y titular del bloque del PRO, Laura Rodríguez Machado, estuvo a la cabeza del intento oficialista por demorar la aprobación del despacho. Para ello, solicitó que miembros del Ejecutivo tuviesen la oportunidad de explicar las cifras reales del empleo y los despidos que se han sucedido de diciembre a la fecha, pero su pedido fue rechazado por los opositores.

Reacciones en Córdoba
La CGT Córdoba se expresó ayer a favor de la iniciativa contra los despidos, aunque fuentes de la central gremial consideraron “un tanto extemporáneo” el planteo, reflexionando que la mayor parte de las desvinculaciones ya han sido realizadas en el primer trimestre del año.
Al analizar los dos proyectos en trámite, los voceros de la CGT cordobesa se inclinaron por el que se propuso en la Cámara Baja, ya que la retroactividad y la mayor extensión tendrían un efecto de mayor impacto en la situación de los trabajadores.
El apoyo explícito a las iniciativas contra los despidos podría colocar a su secretario general a contramano de los intereses de su espacio político. El oficialismo provincial viene manteniendo una relación de armonía y colaboración con el gobierno nacional, por el cual pocos observadores consideran viable que los legisladores del peronismo cordobés apoyen la iniciativa antidespidos.