Sin heridos, Mestre cierra trato con Suoem: 18%

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

cierra trato con suoemLa paritaria municipal promete terminar mejor de lo que preludiaban las intervenciones de las partes involucradas, incluso antes que iniciaran las conversaciones formales para definir la nueva pauta salarial de los empleados estatales. Un final civilizado que contrasta fuertemente con los cruces entre el titular del Suoem y funcionarios municipales, por un lado; y por el ahínco que mostraron el intendente Ramón Mestre y Rúben Daniele para defender la cifra con la que pretendían cerrar trato, que partió con una distancia de siete puntos.
La cúpula sindical mantuvo ayer una reunión con el cuerpo de delegados y resolvieron aceptar la oferta oficial. Resta realizar la consulta a las bases, razón por la cual el gremio contestará formalmente hoy su decisión. Aunque si pasó el filtro de los representantes de base, se incrementan las chances de un resultado positivo, pese a que se registran antecedentes menos felices.
Como adelantó Alfil en su edición del pasado viernes, los secretarios de Finanzas y General, Hugo Romero y Daniel Arzani, respectivamente, ofrecieron desdoblar la discusión por semestre. La propuesta original consistió en un 10 por ciento a cobrar a partir de la liquidación correspondiente al mes de marzo (se cancelará con el pago del refrigerio); y una suba del 8% en mayo. Con el final del mes de julio, llegará la obligación de sentarse en la mesa nuevamente para definir la pauta para el segundo semestre del año.
En términos políticos, el acuerdo alcanzado es beneficioso para las partes, por ahora. El cabecilla del Suoem logró imponer una modalidad de discusión cortoplacista, si se tiene en cuenta que la propuesta inicial del Ejecutivo comprendía todo el ejercicio. Los negociadores de Mestre, acorde al techo que había fijado el responsable del Palacio 6 de Julio públicamente (25%), plantearon en aquella oportunidad un 10% en marzo; 5% en julio; 5% en agosto y 5% en noviembre. El total acumulado cerraba en un 27,3%.
El gremio exigió un 34% para comenzar a discutir (20% en marzo; 14% en julio) y una nueva negociación en la segunda etapa del año. La distancia abismal y la falta de acuerdo en las reuniones posteriores explican la desesperación del sindicalista en la recordada asamblea general que terminó con una visita a la Justicia, luego que se refiriera a los funcionarios municipales en términos injuriosos, pese a su intento posterior de arreglar los coletazos de sus dichos.
La propuesta fue rechazada y allí comenzó el reacomodamiento de los tantos (10% en marzo; 5% en junio y 10% en agosto). El cambio de forma no convenció, pese al impacto de uno de los ítems en el aguinaldo. El sindicato achicó su expectativa, aunque también simbólicamente. Pidió un 33,7 por ciento. Hasta allí, todo parecía indicar que no habría una salida digna para ambos, en términos políticos, a raíz de los objetivos fijados de antemano.
Daniele tenía la necesidad de “reparar” a sus afiliados luego de sus fallidas intervenciones gremiales para pulverizar el Ente de Servicios y Obra Pública y los descuentos salariales por los 40 días de asambleas. Mestre aseguró que bajará la dedicación salarial con respecto a los ingresos dos puntos este año, de 58% a 56%. Se comprende el nivel de tragedia griega, para las arcas municipales, que significaría un incremento del 33% sobre una base salarial que toca los 30 mil pesos brutos en 8 mil casos, de una planta de personal que supera los 12 mil.
Lo cierto es que la pauta acordada confirma la elección de una salida intermedia al conflicto. Con un 18% de incremento para el primer semestre del año y la reanudación de la conversación en julio, no puede hablarse de vencedores y vencidos. Habrá que esperar a la nueva paritaria para que se devele el misterio.
Por lo pronto, si los afiliados del Suoem no le salen con un “domingo 7” a su secretario general, Mestre deberá reunir 40 millones de pesos adicionales para enfrentar el primer tramo del aumento salarial.