PRO evalúa contraataque judicial tras vendetta radical

Luego de que su excandidato a intendente Andrés Díaz Yofre fue destituido del Concejo Deliberante de Mendiolaza, en el Pro discuten si conviene emprender la vía judicial para recuperar la banca. La disputa contra la UCR local prevalecería sobre el cuidado de la comunicación (obsesión macrista).

2016-03-03_MENDIOLAZA_YOFRE_webLa localidad de Mendiolaza parece albergar el único foco de tensión explícita entre la Unión Cívica Radical y el PRO, dentro de la provincia de Córdoba. En un proceso exprés, la primera sesión ordinaria del Concejo Deliberante tuvo como foco ineludible la moción del edil peronista Nicolás Martínez Dalke para destituir a su colega, el macrista Andrés Díaz Yofre.
La iniciativa contra quien fuera el candidato a intendente del Pro en la última elección local reunió la mayoría necesaria para hacerse efectiva, gracias al imprescindible aporte del radicalismo mendiolacense. Así, la UCR vernácula tuvo la oportunidad de vengar la competencia generada por el Pro en la contienda electoral, que puso en riesgo la continuidad del varias veces reelecto intendente, Daniel Salibi.
Tras la vendetta radical, los amarillos evalúan la posibilidad de insistir en la improcedencia de la destitución por la vía judicial. Sin embargo, las consecuencias de la disputa en la imagen pública del partido del presidente Mauricio Macri hacen dudar a los dirigentes del PRO.Doble agente macrista
El concejal Díaz Yofre fue acusado por su par peronista a causa de haber sido designado como “Asesor de Planificación y Control”, en el gabinete de la vecina localidad de Villa Allende, gobernada por el golfista Pro Eduardo “Gato” Romero.
Dicha designación se efectuó el 12 de diciembre pasado, cuando Díaz Yofre ya había asumido su función de concejal en Mendiolaza. Por ello, Martínez Dalke esgrimió el inciso c del artículo 16 de la ley provincial 8102, que rige el funcionamiento de municipios y comunas en Córdoba. Es esa la norma que establece que no podrán ser concejales “los que ejerzan cargos políticos de cualquier naturaleza que fuere”, con las únicas excepciones de “Convencional Constituyente o Convencional Municipal”.
Tras la denuncia presentada el lunes, el martes Díaz Yofre presentó su renuncia en Villa Allende, la que fue aceptada en la misma jornada. Sin embargo, ésta no fue tenida en cuenta por sus pares concejales al momento del votar la destitución el miércoles.

La llave del radicalismo
La denuncia de Martínez Dalke no podría haber prosperado sin el acompañamiento de los ediles radicales, que poseen mayoría propia en el Concejo Deliberante. Por el contrario, el radicalismo podría haber garantizado una mejor salida para sus aliados macristas.
Sin embargo, la UCR de Mendiolaza, conducida por el intendente Salibi, fue uno de los pocos espacios que se expresaron a lo largo del 2015 en contra de la alianza entre el centenario partido y el PRO. Incluso, Salibi no dudó en disparar contra las “familias” del radicalismo cordobés (Mestre, Aguad, Nicolás, Angeloz, Negri y Becerra) por avalar en la Convención de Gualeguaychú la destrucción de Unen y el nacimiento de Cambiemos.
Una de las razones de dicha disconformidad con la línea provincial y nacional de su partido se debe a la competencia local que el PRO planteó. Gracias a la figura de Romero en Villa Allende, el partido amarillo intentó derramar su buena imagen en las localidades vecinas.
Por una diferencia menos a los 2,5 puntos porcentuales, Salibi superó a Díaz Yofre y mantuvo la hegemonía radical en Mendiolaza, pero la afrenta de haber competido puso al radical en una mala sintonía para con los amarillos, que quedó plasmada en el acompañamiento para destituir al concejal del Pro.

¿Vía judicial o marketing PRO?
El macrismo aun no termina de pasar el mal trago que significa la destitución de Díaz Yofre para su imagen. Una de las claves del “relato PRO” consiste en ensalzar la supuesta “nueva política” de la que dicho partido formaría parte.
Con claves como una utilización intensiva de las redes sociales, consignas positivas y la incorporación de personalidades relacionadas a disciplinas distintas a la política (deporte, cultura, espectáculo, entre otros), el partido de los globos amarillos intenta diferenciarse de los partidos tradicionales y hacer la diferencia (electoral) con dichos recursos.
Es por ello que la denuncia y posterior destitución del concejal mendiolacense dolió doblemente a la estructura del Pro cordobés. En el caso de este partido, además del obvio costo por tener un representante destituido, se suma el emparentarse con las características de la “vieja política”.
Es dicha situación la que demora la decisión del macrismo acerca de la conveniencia de llevar el caso Díaz Yofre a la justicia.
Un fallo que establezca que el cargo de asesor que el destituido ostentaba en Villa Allende no es incompatible con la función de concejal podría “limpiar” a su referente, pero la renuncia que de manera apresurada Díaz Yofre presentó y mediatizó en la prensa podría haber sido tomada como una confesión de parte por los vecinos de las sierras chicas.
En dicha localidad, Díaz Yofre es aun su más visible referente pero, apenas iniciado el ciclo institucional, los próximos cuatro años serían suficientes para posicionar a otros dirigentes.