Gesto del PJ nacional a Córdoba (Urtubey visitó a Schiaretti)

El gobernador recibió a su par salteño, Juan Manuel Urtubey, en el Panal. Habrán compartido conceptos sobre el voto electrónico y la reforma política.

p05-1Hermética y sorpresiva. Así puede ser calificada la visita que el miércoles recibió el gobernador Juan Schiaretti de su par salteño Juan Manuel Urtubey en el amplio y luminoso despacho de la Casa Espejada. Un encuentro que desde El Panal calificaron de “protocolar” y mantuvieron bajo estrecha reserva, pero del que Alfil pudo hacerse con uno de los puntos más importante de la charla que entablaron los mandatarios.
La reunión tuvo cuota importante de institucionalidad. Urtubey, que no oculta sus aspiraciones presidenciales para el 2019, recorre las provincias promocionando una de sus principales banderea de gestión: el voto electrónico, que ya implementó en Salta.
Precisamente este es un punto en el que Schiaretti está muy interesado. Durante su discurso en la apertura de sesiones ordinarias de la Legislatura el 1º de febrero, el mandatario se refirió a la necesidad de completar la reforma política. Uno de los ejes centrales está puesto en la modalidad de voto.
Schiaretti le puso un énfasis especial a este proyecto y apunta a que sea uno de los íconos de su segunda gestión. Su intención es que vea la luz este año, por ser un año no electoral. De esta manera, la propuesta del voto electrónico podría suplir a la boleta única.
Pero la llegada el gobernador salteño también puede interpretarse como un gesto que realiza un segmento del peronismo nacional. Schiaretti tiene el hándicap de ser el gobernador justicialista que administra el distrito más grande que quedó en manos del PJ.

Visita
Llama la atención la llegada de un dirigente peronista en las vísperas del congreso partidario nacional, del que Córdoba decidió no participar. Sin embargo, Urtubey siempre mantuvo un buen diálogo con Schiaretti, de hecho compartió su debut al frente de la gobernación en 2007, aunque este es el tercer mandato consecutivo del salteño.
En todo caso, el segmento que incluye a Urtubey puede decirse que tiene más puntos en común con el peronismo de Córdoba que con el kirchnerismo, que ahora ve temblar la hegemonía que gozó durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.
Aunque ahora la relación entre el PJ y los socios de UNA – Sergio Massa y José Manuel de la Sota- no atraviesa su mejor momento, vale recordar el romance veraniego en Pinamar, donde el salteño, el tigrense y algún que otro representante del kirchnerismo arrepentido, como Diego Bossio, compartieron un asado en el quincho de la casa del diputado del Frente Renovador. El representante cordobés de aquella velada fue el senador nacional, Carlos Caserio.

Visita a Córdoba
Acompañado de su ministro de Gobierno, Juan Pablo Rodríguez, y otros funcionarios, Urtubey tuvo un paso fugaz por Córdoba. Proveniente de Buenos Aires luego de varias reuniones con dirigentes peronistas, primero llegó hasta Villa General Belgrano y luego en helicóptero arribó hasta la Capital.
Antes de su encuentro con Schiaretti, el gobernador salteño se reunió en un coqueto hotel de Nueva Córdoba con una agrupación de su riñón, Innovación peronista. Urtubey está muy interesado en construir su campaña para el 2019 y sabe de la importancia de Córdoba en esta carrera. De hecho, tuvo alguna responsabilidad en el armado de la empresa electoral de Daniel Scioli en esta provincia.
Por esta razón abona su vínculo con su filial cordobesa, conducida por Ramiro Chain. Urtubey no quiere cometer errores y entiende que debe comenzar a construir su propia estructura si quiere tener chances dentro de cuatro años.
Un campo fértil para sembrar la semilla de su candidatura está en el sciolismo agónico, que en Córdoba nunca logró imponerse, pero cuenta con cierta base. En el corto plazo, Urtubey volverá a Córdoba para seguir regando estos vínculos.