Tiene sello cordobés el proyecto para devolver el IVA en alimentos y ropa

Fue elaborado y presentado a Alfonso Prat Gay hace más de un año por el Cippes. Lo más complejo es resolver la falta de posnet.

SUPERMERCADO7El presidente Mauricio Macri enviará al Congreso un proyecto de ley que contempla la devolución del IVA para productos de la canasta básica, cuyos beneficiarios serán los sectores de menores recursos.
La iniciativa, que llegará al Parlamento en las próximas semanas, prevé concretamente el reintegro de 15 puntos del IVA para las compras de alimentos y vestimenta que realicen los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), la jubilación mínima y el plan Progresar, precisaron fuentes oficiales.
La iniciativa lleva sello cordobés. Hace dos años atrás en el Cippes  elaboraron el esquema de “Devolución Social del IVA“ orientado fundamentalmente a proteger el bolsillo de los sectores más humildes -pero también de los sectores medios- de un proceso inflacionario que permanentemente esmerila ingresos y salarios.
Desde el Cippes, Pablo Gallo indicó que el proyecto le fue presentado a Alfonso Prat Gay en una visita que hiciera a la institución hace ya casi un año atrás. “Podemos ver con satisfacción que el trabajo realizado no ha sido en vano y que -con un poco de suerte- pronto será transformado en ley”, señala el economista.
Devolverle parte del IVA a los sectores de menores ingresos se enmarca en la estrategia para atenuar el impacto inflacionario en estos segmentos, que son los que más sufren la suba de precios porque destinan el 80% de sus ingresos a los alimentos.
El proyecto prevé que la devolución del impuesto se haga a través de la tarjeta de débito que estos sectores poseen para cobrar su beneficio. De esta manera, por cada $ 121 que una persona gaste con el plástico en alimento o ropa recibirá $15 de devolución en su cuenta. Para los casos de productos que tributen 10,5% o estén exentos, como la leche o el agua, el proyecto contemplará mecanismos de compensación.
La problemática con la que se van a encontrar los beneficiarios de la AUH, Progresar y jubilación mínima, es que la mayoría de los pequeños comercios no utilizan posnet, y el beneficio sólo se acreditará si la persona compra con la tarjeta de débito.
El diseño del Cippes apunta a “proteger la integridad de los ingresos de sectores sociales en condición de indigencia, pobreza y riesgo de ingreso  a la pobreza en un contexto inflacionario como el actual” y a generar  un sistema impositivo menos regresivo generando una mayor redistribución del ingreso y disminuyendo la incidencia de la pobreza y la indigencia.
En el original los beneficiarios directos de la medida eran 19 millones de personas, mientras que 16,8 millones eran alcanzados indirectamente. En una primera fase el cálculo estimaba que unas 260 mil personas salían de la indigencia y 513 mil de la pobreza, a la vez que casi 560 mil del segmento más vulnerables de la clase media eran alcanzados.
El costo fiscal estimado al momento de presentar la idea era de 10.200 millones de pesos. En la fase 1 como primer impacto se propone el reintegro total del IVA de los productos de la Canasta básica alimenticia (CBA)  a toda persona mayor de edad que perciba ingresos menores a dos veces el salario mínimo vital y móvil.
Una vez consolidada esa etapa, se propone ampliar la base del reintegro a todos los consumos  gravados y escalonar el mismo según los ingresos: para adultos con ingresos menores a un salario mínimo  y ampliar el reintegro al 100% del IVA de todos sus consumos. Para adultos con ingresos entre uno y dos ese monto al reintegro aplicado en fase 1 se propone sumarle un reintegro parcial (50%) del IVA por todo consumo.
Gallo insiste en que “no sólo es importante formular un plan para combatir la inflación, sino también es vital promover un sistema impositivo progresivo, que logre proteger la integridad de los ingresos de las clases medias y de la población en situación de pobreza e indigencia”, agrega el texto de la iniciativa.
“Se pretende una política cuyo efecto pueda ser rápidamente verificable en la realidad, que no requiera la creación de ningún instrumento administrativo – fiscal nuevo para el Estado, ni demande inversión alguna en recursos humanos o de infraestructura”, plantea a la vez que insiste en que no debilitaría al Estado: “Por el contrario lo fortalecería en medida que extiende su presencia. Más presencia del Estado en beneficio de la gente”.