Paritarias se negociarían en un promedio del 30%

Hay gremios que podrán cerrar por encima de esa cifra. La incógnita es si hay convenios por seis meses y se espera para la segunda parte del año.

Por Gabriela Origlia

macri_davosEl anuncio –corto- sobre Ganancias volvió a poner tensión en la discusión de paritarias. Los niveles de ingresos que pagan el impuesto, al no tocarse escalas, recuperarán menos de lo previsto y todos los trabajadores perderán frente a una inflación que no se aplaca. En ese contexto, la discusión de paritarias será al rojo vivo.
El Gobierno decidió arrancar concentrándose en el mercado cambiario. La liberación del cepo salió bien, más allá de las oscilaciones del dólar en los últimos días. Pero, eso sólo no alcanza. Así lo plantea Ecolatina: “Si precios, salarios y el resto de las variables nominales continúa creciente a un elevado ritmo, el tipo de cambio oficial tendrá que seguirlos para no atrasarse. Esta dinámica genera que los agentes esperen una mayor devaluación, complicando la tarea del Central a la hora de absorber pesos con una tasa de interés que no afecte sensiblemente el nivel de actividad”.
La consultora sostiene que el control de la inflación no sólo es un condicionante para la tranquilidad cambiaria, sino que es una condición necesaria -pero no suficiente- para mejorar aspectos sociales claves, fomentar inversiones y crecer de forma sostenida.
En las últimas horas tanto el presidente Mauricio Macri como su vice, Gabriela Michetti, admitieron su preocupación sobre el tema a la vez que reconocieron que la pelea llevará meses. Ecolatina directamente sostiene que “perforar la barrera de los dos dígitos tomará años” y señala que se atraviesa un momento clave ya que producto del ajuste de precios relativos (dólar y tarifas) “lejos de comenzar un camino descendente, se aceleró”.
“Quebrar la dinámica alcista es clave ya que una vez que comience a descender, las expectativas acompañaran y las dificultades para implementar una política antiinflacionaria se reducirán”, agrega.
Todo esto se produce a semanas del inicio del grueso de las paritarias, con gremios que legítimamente  buscan recomponer el poder de compra de los trabajadores. Sólo con la suba de la luz, la inflación de este mes sumaría dos puntos porcentuales.  Y es probable  que no sea el último aumento tarifario del año. Ecolatina proyecta que cerca de cinco puntos porcentuales de la inflación de  este año, al menos en el Gran Buenos Aires, serán explicados por alzas en el costo del conjunto de los servicios públicos.
En ese marco, el informe pinta un escenario complejo: “Ganancias porcentuales fijas, salarios reales que lógicamente se resisten a bajar, y tipo de cambio y tarifas que trepan rápidamente, generan un entorno en el que se vuelve fundamental un acuerdo tripartito que tenga al Estado en el centro de las negociaciones para acotar los incrementos nominales distribuyendo equitativamente la carga de la desinflación”.
La reciente suba en el mínimo no imponible de Ganancias, la ampliación del régimen de asignaciones familiares y la posible reducción del IVA en la compra de alimentos para jubilados y beneficiarios de AUH y Progresar son algunas de las herramientas puestas en marcha por el Gobierno para contener las demandas salariales.
Con estos instrumentos ya resuelto, Ecolatina cree que es factible pensar que las centrales obreras acuerden incrementos salariales cercanos al 30%, en línea con la variación de precios en 2015. La cifra se ubicaría por debajo del 35% que muchos  gremios reclaman, pero por encima del máximo de la pauta inflacionaria oficial para el corriente año (25%).
El 30% promedio no refleja las particularidades de cada actividad.  Por  la coyuntura sectorial, algunos gremios podrán superar esa cifra, como los bancarios y otros firmarían incrementos inferiores, como los petroleros.  El otro punto a dilucidar es si se negociará un incremento anual distribuido en tramos o si se cierra por seis meses (con fuertes aumentos salariales iniciales), dejando un segundo incremento supeditado a lo que suceda con la inflación en la última parte del año.
La negociación paritaria docente, que cerraría con un aumento del 40% en el salario mínimo, será “difícil de replicar al sector privado ya que dinamizaría significativamente la inflación por el lado de los costos, pero sí es relevante para los demás gremios del sector público”, continúa el reporte.