Recibimiento municipal

El periodista tomaba su desayuno dominical en un bar céntrico, disfrutando de la tranquilidad y poca concurrencia

enroque martin gillEl periodista tomaba su desayuno dominical en un bar céntrico, disfrutando de la tranquilidad y poca concurrencia. Concentrado en su lectura, tuvo la sensación de ser observado desde otra mesa. Tras unos instantes y mientras el extraño se acercaba a su mesa, comprendió que se trataba de un viejo conocido, militante radical de los ’80.

Militante Radical de los ‘80: ¡Qué sorpresa que lo encuentro por acá! Tanto tiempo sin verlo, ¿cómo está usted?

Periodista: Buenos días, estimado. Casi no lo reconozco, ha pasado mucho tiempo desde aquellas charlas en plenos años 80.

M.R.80: Usted sí que sabía cómo sacarme datos, me metía en cada embrollo.

P.: Gajes del oficio, estimado. ¿Y a qué se dedica ahora un militante de la Línea Córdoba, con el corrimiento de la escena pública del (exgobernador Eduardo) “Pocho” Angeloz?

M.R.80: Pero no me lo tire abajo al Pocho, que está en plena vigencia, firme en la defensa de sus convicciones… Y nosotros, sus colaboradores, acompañándolo.

P.: ¿No me estará exagerando un poco?

M.R.80: ¡Para nada! El Doctor se encuentra en actividad y sigue siendo tan reconocido como siempre. Esta idea del gobernador Schiaretti de descentralizar el Paicor, su mayor legado, lo volvió a poner en el centro de la escena.

P.: Cuenteme más.

M.R.80: Ayer (por el sábado) participó de un Congreso de la Juventud Radical, y de paso por Villa María, mientras tomaba un café con algunos correligionarios, apareció el mismísimo intendente K Martín Gill a saludarlo.

P.: Pero Gill está cada vez más cerca de Unión por Córdoba, ¿no le recriminó su crítica a la descentralización del Paicor?

M.R.80: No, el Pocho es bien recibido en todos los ámbitos, ya es casi prócer cordobés.

P.: Leal como en plenos años ’80, veo que usted no pierde la línea discursiva, estimado.