De la Sota se anticipa a Macri y mira al PJ

El ex gobernador volvió incidir en la agenda pública desde Brasil. Insiste en expresarse a distancia en las redes sociales. Anticipó medidas que anunciará el gobierno de Macri y dio su visión sobre la interna del PJ.

Por Marcos Duarte
mduarte@diarioalfil.com.ar

De la Sota se anticipa  a Macri y mira al PJ

José Manuel de la Sota parece sentirse cómodo en su auto exilio brasilero. Su estrategia veraniega de opinar a través de la red social Twitter ha sido efectiva para mantenerlo en el candelero de la política argentina y evitarle, al mismo tiempo, los violentos cruces que vienen teniendo los dirigentes del justicialismo nacional.
Además, la prudente distancia que mantiene lo aleja de las turbulentas aguas que transita hoy el Partido Justicialista. La incertidumbre acerca de la hoja de ruta que desembocará en la renovación de autoridades, prevista para el día 8 de mayo, obliga a los referentes con aspiraciones a mantener la prudencia y todos los escenarios abiertos. Recién en el congreso convocado para el 24 de este mes se develarán algunos misterios que sobrevuelan la agitada interna del peronismo.
Mientras tanto, De la Sota se mueve tácticamente en dos frentes. Por un lado, repite una movida que inauguró en los días posteriores al triunfo de Mauricio Macri en la elección presidencial: anticipar medidas que seguramente estarán en la agenda del gobierno nacional aunque con algún matiz que le permita quedar dentro del espectro de la oposición razonable.
Ahora opinó sobre las paritarias, el próximo Rubicón que deberá atravesar el gobierno de Cambiemos. Sobre ese punto expresó “fue bueno rebajar o eliminar impuestos a las exportaciones agrícolas e industriales. Mejor sería ya eliminar Ganancias a los que ganan menos de $50.000”. El ex mandatario provincial está convencido que la negociación de los sindicatos con el Ejecutivo, involucrará un anuncio de elevación del piso para el cobro de ese impuesto. Entonces, como hizo al momento de los anuncios que beneficiaron al campo, se adelanta en embanderarse detrás de esa demanda.
También sabe que es improbable que el gobierno de Macri fije el piso de ganancias en $ 50.000. Lo más probable es que el nuevo mínimo ronde los $30.000, pero establecer esta diferencia le sirve para eludir la acusación de que es un macrista avant la lettre. El pedido de paritarias sin techo también va en esa dirección. De la Sota no quiere perder su lugar en el olimpo de los dirigentes nacionales que conquistó luego de las primarias abiertas de agosto del año pasado.
La interna del justicialismo es el segundo frente de batalla del cordobés. Sin confirmar su aspiración de conducir el partido, participa intensamente del debate que se abrió en el verano. Su postulación a la presidencia del PJ fue promovida por Sergio Massa y, desde ese momento, recogió un número de adhesiones importantes, aunque seguramente todavía insuficientes para alzarse con el triunfo. Además del tigrense, dirigentes peronistas históricos como el gobernador pampeano Carlos Verna, el ex gobernador entrerriano Jorge Busti y el dirigente gastronómico Luis Barrionuevo se expresaron a favor de su liderazgo.
Otros, como Daniel Scioli y el sanjuanino José Luis Gioja, declararon que debe permitirse la reincorporación del peronismo cordobés a la estructura partidaria, aunque le restaron chances a De la Sota de poder presidir la transición. Solo los sectores más ligados al kirchnerismo mantienen su negativa a la integración de los disidentes en el PJ.
“El peronismo no está en vías de extinción. Está queriendo salir del coma inducido y entrar en estado de asamblea, buscando un nuevo camino”, escribió De la Sota en la red social imputando a los sectores leales a la ex presidenta Cristina Kirchner la inmovilidad partidaria y la situación de apremio legal que hoy pone al justicialismo al borde de la intervención judicial.
Y luego agregó: “Un peronismo con nuevas propuestas, organizado democráticamente, bien federal y justiciero, es imprescindible para construir la República”. Los dirigentes del delasotismo vienen insistiendo con la necesidad de construir el “peronismo republicano” para superar el período kirchnerista que ellos describen como un “peronismo autoritario”.
Por ahora no hay nada seguro; el acuerdo del cordobés con Sergio Massa parece gozar de excelente salud. En los últimos días, el ex candidato presidencial de UNA incorporó formalmente al gobernador chubutense Mario Das Neves a su espacio y volvió a autoexcluirse de la pelea por la presidencia del partido. Esto implica que De la Sota sigue siendo la apuesta de los autodenominados “renovadores”.
El momento de las definiciones será el 12 de abril, plazo que fijó el Consejo Nacional para la presentación de listas. De la Sota sabe que, para el peronismo, ese plazo es una eternidad y que puede haber infinitos alineamientos y realineamientos hasta ese día. Por ahora se sigue ubicando en el centro entre oficialismo y oposición. Hace unos días citó al mismísimo Juan Domingo Perón: “El Peronismo debe recuperar sus objetivos, sin dejarse influir por los que lo tironean desde la derecha o la izquierda”.