Temor de Tamarit, confirmado por periodistas de los SRT

Trabajadores del multimedio universitario SRT emitieron un comunicado criticando la línea editorial opositora al actual gobierno nacional. Allí relatan la preocupación de Tamarit por las consecuencias que tendría su explícita militancia kirchnerista en sus chances de ser reelecto.

CaM39pDWkAA1ruH
Trabajadores del multimedio universitario SRT emitieron un comunicado criticando la línea editorial opositora al actual gobierno nacional.

El rector de la UNC, Francisco Tamarit, fue destinatario ayer de una carta abierta, firmada por trabajadores de los Servicios de Radio y Televisión (SRT), conglomerado comunicacional compuesto por Canal 10, Cba24n, Radio Universidad y Nuestra Radio, todos medios que pertenecen a su Universidad.
En el comunicado difundido ayer a través de las redes sociales, periodistas del multimedio criticaron abiertamente la imposición de una línea editorial opositora al actual gobierno nacional que, de acuerdo a los signatarios, podría poner “en riesgo las fuentes laborales de todos” los trabajadores de dichos medios.
Además, relatan un aparente intento del físico Tamarit por “moderar” las críticas al gobierno de Mauricio Macri, en una actitud contrastante con la adoptada por algunos de los mayores exponentes del oficialismo rectoral, como los decanos Diego Tatián y Mirta Iriondo.
El relato de los signatarios devela lo que aparenta ser una profunda preocupación del Rector. Con la memoria impregnada de los sucesos que le permitieron acceder, vía salvataje por parte de funcionarios nacionales, a su actual responsabilidad, Tamarit no logra acomodar sus perspectivas políticas personales a la realidad nacional que rige desde el pasado 10 de diciembre.
“Volver a hacer periodismo”
El texto difundido ayer critica sin mediatinta la línea editorial “opositora al actual Ejecutivo Nacional” que regiría como consigna vinculante de trabajo en los SRT. Asimismo, el comunicado explicita que dichas críticas se realizan desde la definición de dicho multimedio como “uno de los lugares de la ‘Resistencia’ de quienes perdieron las elecciones celebradas democráticamente en noviembre de 2015”, en alusión a los movimientos kirchneristas que pretenden imponer un discurso combativo para con el actual gobierno como método de militancia.
Asimismo, solicitan “volver a los lugares de trabajo de donde fuimos excluidos por no pertenecer al ‘Proyecto’ político que gobernó hasta diciembre pasado”, insinuando la discriminación contra trabajadores del multimedio de acuerdo a un criterio de filiación política.
Al momento de definir sus pretensiones, los firmantes expresan su voluntad de “volver a hacer periodismo, sin la obsecuencia que caracterizó a los últimos años del gobierno kirchnerista, sin militancia”. Además, pidieron poder trabajar “con la pluralidad de voces y opiniones que ha caracterizado a nuestro querido Multimedio Universitario, recuperando el prestigio que tuvo en la sociedad cordobesa años atrás”.

Precaución tamaritista
El comunicado relata además una supuesta reunión entre el rector Tamarit y los “jefes, gerentes y Presidente de los SRT” para intentar influir sobre la línea editorial del multimedio. De acuerdo a los descrito por los firmantes, el pedido concreto del candidato a la reelección rectoral fue que “’moderen’ sus críticas al flamante Gobierno Nacional”, en referencia a la gestión macrista.
La preocupación de Tamarit en este caso podría ser perfectamente asimilable a la expresada por los periodistas: se ponen en riesgo “las fuentes laborales”, pero refiriéndose a su titularidad de la Casa de Trejo.
El mandato de Tamarit vence el próximo 25 de abril, y el 19 de marzo deberá exponerse al escrutinio de la Asamblea Universitaria para intentar permanecer en su cargo hasta abril del 2019. Para lograrlo, el Rector deberá contener bajo su ala la heterogénea coalición que lo ungió en 2013.
De confirmarse el pedido del Rector a los responsables de la línea editorial de los SRT, esto se condeciría con otros gestos que Tamarit a vertido sobre el escenario universitario a partir del 10 de diciembre.
Sobre el final del pasado año, el Rector optó por esconder momentáneamente sus prejuicios ideológicos para condecorar al exgobernador radical Eduardo Angeloz, sin ningún hecho o aniversario que justificase la oportunidad del homenaje. Asimismo, fuentes de la gestión municipal relatan el incremento de los contactos recientes sobre funcionarios y autoridades por parte de actores ligados al Rector en busca de una respuesta amigable.
La razón fundante de dichos actos, que contrastan con la casi totalidad de acciones que llevó a cabo durante los tres años de gestión, sería la necesidad de establecer una relación al menos diplomática con el actual gobierno nacional.
Si bien el presupuesto universitario es aprobado por el Congreso Nacional, esos fondos constituyen tan solo el “básico” de las partidas que recibe la UNC; el resto proviene de programas y partidas específicas que son en general digitadas desde la Secretaría de Políticas Universitarias del gobierno nacional.
Ante dicha situación, el ala pragmática del tamaritismo reclamaría moderación frente al Gobierno Nacional, lo cual intentaría garantizar el Rector en su conversación con la cúpula de los SRT.
Sorprende por ello que Tamarit no haya impuesto la misma línea sobre el decano de Filosofía, Tatián, o sobre su sucesora en el decanato de FaMAF, Iriondo, quienes han dedicado buena parte de la temporada estival a firmar solicitadas y declaraciones en contra de cada acción de gobierno de Macri. Los mentideros universitarios hablan de rispideces en dichas relaciones, pues el silencio y la obsecuencia para con el gobierno Pro serían un límite para el ala dura del tamaritismo.
De esta manera, un reclamo gremial y laboral podría estar poniendo al descubierto el temor de Tamarit: revivir su acceso al poder, pero desde el papel perdidoso.