Preocupación de los defensores del Pueblo por el aumento en las tarifas de la energía

Los Defensores del Pueblo de todo el país plantearán su preocupación frente al anunciado aumento de las tarifas del servicio de energía eléctrica y el impacto que tendrá sobre el bolsillo de los sectores más vulnerables de la sociedad, al presidente de Ente Nacional Regulador de la Energía (ENRE)

mario decaraLos Defensores del Pueblo de todo el país plantearán su preocupación frente al anunciado aumento de las tarifas del servicio de energía eléctrica y el impacto que tendrá sobre el bolsillo de los sectores más vulnerables de la sociedad, al presidente de Ente Nacional Regulador de la Energía (ENRE), en respuesta a las múltiples quejas y consultas que los organismos de toda la geografía nacional han recibido desde que se conoció la decisión.
Durante el encuentro que mantendrán con el titular del ENRE, Ricardo Martínez Leone, los más de 40 defensores nucleados en ADPRA expondrán una serie de inquietudes que envuelven al ajuste tarifario de la luz que rige desde el 1° de febrero.
Reclamarán el efectivo cumplimiento de la ley que prevé la realización de una audiencia pública como condición previa y necesaria para discutir un eventual ajuste en el servicio energético. Y reivindicarán que es el mecanismo idóneo para discutir y escuchar a los usuarios, sobre todo frente a cambios importantes en la prestación del servicio y en particular ante la discusión de aumentos tarifarios.
También, expondrán que la magnitud del incremento hace prioritario y necesario agilizar y desburocratizar el trámite de los sectores más postergados de la sociedad a la tarifa social. Y van a manifestar su compromiso de trabajar desde ADPRA y las defensorías, en asesorar y facilitar el acceso al beneficio a todas las personas que tengan dificultades para abonar sus facturas de luz.
Los defensores dejarán sentado que consideran al servicio de energía un derecho al que deben acceder todas las personas, independientemente de su condición social, y reclamarán que la adecuación tarifaria que está en marcha tenga la progresividad necesaria para que los consumos de las familias de menores recursos se puedan adecuar paulatinamente a la nueva realidad.