Convivencia PRO-UpC con vencimiento: 2017

El macrismo se ve obligado a dar un zarpazo en la nueva ronda electoral, lejana; pero en la que ya se ocupa. Los socios deberán entender la necesidad y urgencia del Gobierno nacional de mejorar la presencia en las Cámaras. Córdoba será otra vez, previsiblemente, la base de operaciones del partido amarillo. También, destino de gestos: hoy llegarán $440 de pesos para Sierras Chicas.

Por Yanina Passero
[email protected]

Schiaretti y Prat Gay 1Bajo el paraguas del diálogo, el macrismo nacional seguirá frecuentando la provincia. Cada desembarco de ministros o secretarios del Gobierno nacional tendrán un anfitrión del gobierno Provincial o intendentes de importantes municipios. Como contrapartida, los miembros del gabinete de Mauricio Macri habilitarán el pase libre a sus despachos a los dirigentes políticos cordobeses.
Abundarán los ejemplos. La jornada de ayer cerró con uno que compendia la nueva era de concordia que protagonizan peronistas, macristas y radicales en la segunda capital política más importante del país. El ministro de Hacienda y Finanzas Públicas de la Nación, Alfonso Prat Gay, se reunió con el gobernador Juan Schiaretti para materializar uno de los anuncios más fuertes del mandatario nacional, orientado a diferenciarse del destrato a Córdoba durante la administración de Cristina Fernández de Kirchner.
Los 440 millones que la ex presidenta había comprometido a los damnificados por las inundaciones en la Sierras Chicas durante el verano de 2015 serán girados en lo inmediato. El desembolso se concretará hoy, con la novedad que llegará el monto completo y no en ocho cuotas como se había previsto originalmente.
Para los próximos días, serán moneda corriente algunas acciones conjuntas. El secretario de Deportes, Carlos McAllister, realizará una recorrida por clubes de la ciudad, luego de inaugurar una pista de atletismo en el estadio mundialista Mario Alberto Kempes, junto al Gobernador. Se prevé la llegada del ministro de Ambiente, el rabino Sergio Bergman, quien se entrevistará con su par provincial, Fabián López.
La lista se irá ampliando con el correr de las semanas, aseguran fuentes macristas, quienes no ocultan que es momento de poner manos a la obra de cara a la elección legislativa nacional del año que viene. Córdoba le aportó a Macri los votos suficientes para erigirse como máxima autoridad nacional y se comprende la necesidad de entablar buenas relaciones con los mandatarios locales. No desconocen que el electorado cordobés es más antikirchnerista que macrista.
El empeño con sendos anuncios y acuerdos persigue la necesidad de que se produzca el salto de vereda, la “fidelización” en términos de los administradores de empresas y el perfil macrista. Tarea difícil con un PJ fuerte, que camina hacia sus dos décadas de gobierno. Lo cierto es que UpC y el PRO están dispuestos a bailar el bolero romántico por un tiempo más. Los hombres del partido amarillo retomaron las acciones territoriales, y el peronismo no come vidrio.
Cada bajada macrista o recibimiento en despacho nacional tiene en su letra chica la intensión de promocionar dirigentes, ungir eventuales candidatos. Es más evidente aún que Córdoba funcionará como el centro de operaciones del PRO para la pugna legislativa de 2017, escalón electoral central para el oficialismo nacional ahora fuertemente desfavorecido en las Cámaras.
La concentración de esfuerzos son obvias: el macrismo puede obtener su carta de triunfo en Córdoba, pese a que las elecciones legislativas presentan comportamientos especiales del electorado, si se la compara con compulsas por el Ejecutivo. La Capital Federal, comarca macrista, también se incluye en la lista. La provincia de Buenos Aires, pese al triunfo de María Eugenia Vidal, no está asegurada si se tiene en cuenta el golpe electoral que busca el tigrense Sergio Massa.
En este marco, es evidente que la concordia tome una pausa de cara a la campaña por la renovación de diputados y senadores. Y se presume quién será la parte que iniciará las hostilidades.
El escenario se presume más simplificado con la ausencia del juecismo y el olguismo; y la retracción evidente del kirchnerismo. Las nueve bancas de la Cámara de diputados será objeto de conquista del PJ y Cambiemos. Córdoba, otra vez será clave para el fundador del partido recoleto.