Enroque

Aguad, el gracioso enroques 2016-01-11_AGUAD_web

El dirigente mestrista lucía divertido ayer en el bar donde había quedado en encontrarse con el periodista para que ambos de pongan al día. Al periodista le causó sorpresa esa actitud, y comenzó por allí la conversación. El mestrista, con el diario Perfil del domingo en la mano, comenzó a hablar.

Mestrista: ¿No leyó la entrevista a José María Rodríguez Saráchaga?

Periodista: No.

M.: Debe saber que Rodríguez Saráchaga es un experto en oratoria y en comunicación política que trabajó con Mauricio Macri entre 2007 y 2010. Es el director de Oratoria Consulting y, en realidad, colaboró con varios políticos desde el 2000.

P.: Ahora lo sé.

M.: Rodríguez Saráchaga cuenta en la entrevista cómo trabajó para que Macri mejore su oratoria. Destacó de Macri que fue muy humilde para reconocer sus errores y que, textual, “se entrenó como un atleta” para corregirse. Bueno, en fin, cuenta un montón de cosas sobre Macri que le recomiendo leer. Pero lo que quiero contarle es otra cosa.

P.: ¿Qué será?

M.: Lo que dice de Aguad… De cuando lo quisieron convertir en gracioso…

P.: ¿A ver…?

M.: Cuando cuenta con qué otros políticos ha trabajado dice lo siguiente. Y se lo leo: “Ahora me viene a la mente el caso de Aguad en 2009. Él iba a diputado y Juez a senador. Sin embargo, estaban planteando una disputa entre ambos. Me llamaron para que hiciera gracioso a Aguad y les dije que oratoria es una cosa, y actuación, otra. Cuando actuás, tratás de ser otro y eso se nota. La gente huye de los que actúan con sus discursos, porque siente que le están mintiendo. Todos los errores de Cristina sucedieron cuando se quería hacer la inteligente y la culta. A Aguad le planteé lo contrario: hacerse más el serio, ¡más sabiendo que tenía a Juez del otro lado que es Piñón Fijo! Finalmente nos fue bien y arrasó en el debate”.

Sobre llovido, mojado

Los descuentos salariales que aplicó la gestión municipal a los empleados que se plegaron a las asambleas de carácter permanente en noviembre y diciembre del año pasado golpearon fuerte los bolsillos, pero no licuó la posición final del Suoem sobre el desembarco del ESOP, la novedad de la segunda administración del intendente Ramón Mestre.

Informante municipal: Como usted se imagina, en la reunión de mañana (por hoy) en el Ministerio de Trabajo las quitas van a ser el tema de discusión. No creo que quede espacio para más.

Periodista: Mestre ordenó sacar el Ente antes de fin de mes.

IM: Seguro. Pero los descuentos, supuestamente imprevistos, avivaron el fuego en las bases. Le cuento un detalle.

P: Lo escucho.

IM: Se realizaron deducciones salariales improcedentes.

P: ¿Improcedentes?

IM: Así es. A la fecha, ya se reintegraron descuentos a 110 empleados. No correspondía porque estaban de licencia. Desde el Suoem hicieron las presentaciones administrativas.

P: Sobre llovido, mojado.

 

Martín Gill equilibrista

El periodista encontró al Peronista Villamariense en un bar de Nueva Córdoba. Sorprendido, se acercó a la mesa para recolectar novedades sobre las alternativas del justicialismo kirchnerista.

Periodista: Que raro verlo por acá.

Peronista Villamariense: No es tan raro, tenemos muchas gestiones para hacer en Córdoba.

P.: Con el gobierno provincial, imagino.

P.V.: Imagina bien. Estamos en una gran relación con el gobernador.

P.: Algo supe.

P.V.: Siempre estuvimos por la unificación del peronismo.No puede decir que no lo venimos planteando hace tiempo.

P.: Es verdad, solo que lo imaginaban con Scioli como líder.

P.V.: No se puede todo.

P.: Es verdad. ¿Cómo pretenden equilibrar las cargas? Schiaretti y Accastello no se llevan muy bien.

P.V.: Nosotros estamos concentrados en la gestión municipal y detrás del liderazgo de Martín Gill. En ese camino debemos tener una buena relación con el peronismo provincial.

P.: No me contestó.

P.V.: Mire. Martín es un tipo muy dúctil y tiene experiencia en balancear intereses contrapuestos. Le pongo un ejemplo ilustrativo.

P.: A ver.

P.V.: En Villa María se produjo un debate fuerte entre los que están a favor de la pirotecnia y los que se oponen.

P.: No me imagino cómo termina este cuento.

P.V.: Esas posiciones parecen irreconciliables pero Martín de las arregló para conciliarlas. Propuso que se utilicen fuegos artificiales sin ruido. Imagínese si no va a poder mantener la relación con dos dirigentes peronistas.

P.: La verdad es que me sorprendió. Le concedo la metáfora.