Suoem con “voz y voto” en decisiones del ESOP

El gremio municipal participaría activamente en los proyectos vinculados a obras y mantenimiento. Si bien la letra chica de la reglamentación no fue redactada, se discutirá por 15 días más en la sede del Ministerio de Trabajo. A mediados de enero, el Intendente planea estrenar el organismo para resolver la situación contractual del servicio de Higiene Urbana.

yanina suoem en el ministerio de trabajoLe resta poca cuerda a la primera ronda de la conciliación voluntaria entre el Ejecutivo municipal y el Suoem con motivo de la creación del Ente de Obras y Servicios Públicos (ESOP) que pretende ser la novedad para la segunda administración de Ramón Mestre. Las partes, reunidas en la mesa por necesidades ajenas al destino del organismo autárquico, necesitarán de tiempo adicional para redactar la letra chica del error.
La convocatoria se gestó como único camino para frenar la paralización municipal que había decretado el gremio comandado por Rubén Daniele y, a su vez, para detener los descuentos salariales por las horas no trabajadas. El ESOP seguirá en discusión por 15 días más en la cartera provincial que comanda Omar Sereno, aunque estrictamente se están discutiendo otros puntos como la reglamentación de la asamblea y el improbable pedido gremial de reintegro de los fondos deducidos.

Lo cierto es que la gestión radical-macrista espera que a mediados de enero ya pueda designarse el directorio. Está en carpeta el destino de la concesión precaria a Lusa y Cotreco, las firmas privadas que reemplazaron a la Crese. También la ejecución de obras de bacheo y alumbrado, entre otros arreglos básicos.
La resolución del primer punto es clave para contener muestras de fuerza del gremio de los recolectores que ya han asomado: su titular, Mauricio Saillén, espera cobrar una jugosa suma para repartir entre los afiliados que deben ser indemnizados con el traspaso, pese a que no fueron despedidos.

Ahora bien, es el Suoem quien reclama ser atendido con urgencia. En las negociaciones recientes, los alfiles del Mestre reflotaron la propuesta inicial, que según Daniele, luego no se plasmó en el proyecto que fue aprobado en segunda lectura en el Concejo Deliberante con votos radicales y peronistas. Se trata de “participar” a miembros de la conducción y delegados en la cadena de decisiones (y, por caso, ejecuciones) de todo proyecto que pase por manos del directorio. En concreto, de aquellos que estén vinculados con las áreas de obra y mantenimiento.

Si así ocurriera, la llegada del ESOP no afectaría la “cultura de trabajo” de las áreas operativas. La amenaza del desembarco de empresas tercerizadas para realizar tareas que podrían ejecutar los agentes municipales seguiría contando con la venia de los representantes de base y los cabecillas del Suoem.
En la actualidad, la Municipalidad realiza diferentes tareas a través de la contratación de compañías privadas. Un ejemplo, de varios. La empresa VAWA, responsable de la señalización vial en la ciudad, comparte armónicamente las tareas con los empleados de Señalamiento.
De esta forma, quedaría zanjado el cuestionamiento del Suoem a la redacción genérica de varios artículos de la ordenanza. Mestre podrá implementar el ESOP, y aprovechar algunos beneficios como la reducción impositiva para sostener el servicio privado de recolección de residuos. Claro, que deberá convivir con la necesidad sindical de supervisión de cada acto de gestión, un “derecho” adquirido que el histórico dirigente cree haber adquirido.