Mestre arma su gabinete sin macristas en primera línea

El Intendente reelecto decidió rodearse de funcionarios conocidos. La novedad es que prescindió de los aliados para ocupar alguna cartera municipal. Los candidatos del PRO tendrán espacios reservados en las subsecretarías y direcciones.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Mestre con Massa, firma convenio software

Apenas se conoció el gabinete del presidente electo Mauricio Macri, los análisis posteriores coincidían que el sucesor de Cristina Fernández  privilegiaba el aspecto técnico de sus funcionarios por encima de sus competencias políticas. El gobierno de coalición asomaba deslucido no sólo porque los mentores de Cambiemos no tendrán poder de decisión por razones conocidas, sino porque los adláteres del fundador del PRO serán de su tropa, empezando por el jefe de gabinete Marcos Peña.

En el nivel municipal, el Intendente reelecto aplicará la misma lógica. La alianza tendrá su correlato en la fórmula y en la bancada de Juntos por Córdoba en el Concejo Deliberante de la ciudad. En otras palabras, no habrá macristas en la primera línea del staff de gobierno de Ramón Mestre para su nuevo mandato que comenzará formalmente mañana.

En el terreno especulativo, con la llegada de Macri al despacho principal de la Casa Rosada, subía el peso específico de los hombres del partido amarillo. Apenas pusieron un pie en el municipio la noche del 13 de septiembre, fuentes del PRO habían deslizado aspiraciones que dejaban de parecer tan descabelladas ante el futuro inmediato (Salud y Gobierno). Más si se tenía en cuenta las ambiciones de buena porción de los correligionarios cordobeses, ilusionados con ocupar puestos en las reparticiones nacionales en el distrito que le reportó al expresidente de Boca Juniors por encima del 71 por ciento de los votos.

La efervescencia llevó a algunos mestristas a asegurar que el gabinete municipal sería mixto con cautela con respecto a la distribución del nivel de responsabilidades. Con el equipo de Macri revelado, los radicales capitalinos resolvieron ceder algunos espacios, no así el poder de decisión. Según pudo conocer Alfil, continuarán la mayoría de los funcionarios que ingresaron hacia la mitad de su primer mandato, cuando eyectó a sus colaboradores implicados en presuntos hechos de corrupción.

Mestre conservará a sus hombres de extrema confianza. Javier Bee Sellares seguirá en la Secretaría de Gobierno, aunque se desprenderá de Marcelo Cossar, quien ocupará su banca en el Concejo a los fines sostener el discurso oficial. Los cuadros que aportó la agrupación universitaria Franja Morada también tienen garantizado su lugar: Brenda Austin en Educación y Gabriel Acevedo en Salud.

En el segundo ciclo municipal, continúan también Francisco Marchiaro en Cultura; Ramón Ortega en la Administración Municipal De Faltas; el eficiente Mariano Font en la Secretaría Privada; Diego Frossasco en la Secretaría Legal y Técnica; Hugo Romero se mantiene en Economía y Finanzas.

Las nuevas carteras también estarán a cargo de funcionarios conocidos que serán ascendidos. Servicios Públicos será responsabilidad de Julio Waisman, actual subsecretario de Transporte; y en Desarrollo Urbano asume José Gastaldi, colaborador de Mestre padre en el municipio como director de Alumbrado en el municipio y director de Epec en la gobernación. José Olmos quedará a cargo de Control y Fiscalización. Cesar Ferreyra y José Fernández, autoridades vigentes, tendrán otras ocupaciones, pese a que abandonan la titularidad Transporte y Control. Cormecor estará comandada ahora por su vicepresidente primero, José Aiassa.

La secretaría General aporta otra novedad. Daniel Arzani, quien desde el jueves será exintendente de Malvinas Argentinas, tendrá la ardua tarea de atender al Suoem en un momento de extrema conflictividad.

El gremio de los municipales lleva más de un mes de conflicto tras la creación del Ente de Servicios y Obra Pública. Desde la mesa chica de Mestre insisten con que el responsable del Palacio 6 de Julio seguirá firme. La traducción es directa: diciembre será un mes con conflictividad constante. Por el ente autárquico, los descuentos por las asambleas y su regulación por ordenanza; y la amenaza de no pagar sueldos y aguinaldos por la recaudación a la baja.

Un gabinete netamente mestrista en su cúspide es una muestra que Mestre cree que puede solo con la gestión, no sólo con los problemas que le plantea el Suoem. Si bien se supone que tendrá teléfono directo con la Rosada desde jueves para algún salvataje de emergencia, la estrategia es osada si se tiene en cuenta que la ciudad parece más macrista que mestrista a juzgar por el 32 por ciento que obtuvo el radical en la pugna municipal. El consenso social es la clave.

La otra campana

Desde el PRO, admitieron que no encabezarán secretarías, pero que seguirán las negociaciones en la semana para integrar las segundas y terceras líneas de la administración. La discusión no habría quedado zanjada por la prioridad del Ejecutivo de enfocarse en el conflicto con el sindicato comandado por Rubén Daniele. Pese al cuidado de las formas que intentan, han sobrado los indicios que el macrismo no quedó conforme. En primer lugar, porque el bloque en la Legislatura quedó divido por partido. En el Concejo Deliberante la transición no fue fácil entre Cossar y Felipe Lábaque.

Nómina de Autoridades

Secretaría de Gobierno: Javier Bee Sellares

Secretaría de Economía: Hugo Romero

Secretaría de Servicios Públicos: Julio César Waisman

Secretaría de Desarrollo Urbano: José Galtaldi

Secretaría de Control y Fiscalización: José Olmos

Secretaría Legal y Técnica: Diego Frossasco

Secretaría de Educación: Brenda Austin

Secretaría de Salud: Gabriel Acevedo

Secretaría de Cultura: Francisco Marchiaro

Secretaría General: Daniel Arzani

Secretaría Privada: Mariano Font

Cormecor: José Aiassa