En la zona de promesas

The Sherlocks es una nueva banda alternativa inglesa que impresionó a la crítica y al público en los festivales de verano en el Reino Unido. Aunque todavía no ficharon para ningún sello, generan grandes expectativas con “Heart Of Gold”, la canción cuyo video ya fue subido a Youtube.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

ilustra los sherlock holmesEl mito de la gran banda nueva ha alimentado durante años al planeta del rock, siempre ansioso de que lo que vendrá, finalmente venga. Desde finales de los sesenta, esa época en la que un día aparecía Pink Floyd, al otro día saltaba Cream y al tercer día se destapaba Jefferson Airplane, la prensa especializada se dedica a cazar talentos noveles, a los que rápidamente ubica en su mira y les dispara una ráfaga de elogios que termina convenciendo a sus lectores. Así, la expectativa se instala y cada tema que se da a conocer es un mojón más en esa trayectoria que, necesariamente, debe confirmar los mejores pronósticos.

En el último medio siglo, estas jóvenes promesas que auguran un futuro glorioso para el rock han habitado el imaginario del público, aunque en muchísimos casos los resultados hayan sido decepcionantes. Lo que pasa es que, en la selectividad de nuestra memoria, tendemos a recordar sólo aquellos ejemplos en los que las premoniciones fueron acertadas. Nos acordamos de las revelaciones que llegaron a buen puerto en su trayectoria ascendente, mientras olvidamos  -en una actitud casi piadosa con ellos y con nosotros mismos- a todos los que constituyeron las mayoritarias excepciones a la regla.

A lo largo de todo este tiempo, una interminable lista de nombres ha ido ocupando ese incómodo sitial, al que los críticos procuran no dejar vacío jamás. Nunca debe faltar algún intérprete en el que se depositen esperanzas infinitas, para que la épica del género no decaiga ni aun en sus peores momentos. Así como los pioneros debieron ganarse el corazón de la gente a fuerza de canciones, así también siguen los nuevos valores remando contra la corriente para acceder a un estrellato que les servirá para imponer pautas creativas diferentes y para confirmar que estaban en el buen camino.

En una época como la actual, en la que las fuentes de información son tan variadas y accesibles, ya no existe el monopolio sobre este tipo de primicias. Pueden ser trending topics de Twitter, pueden surgir de un blog, pueden asomarse desde un player de Youtube o pueden viralizarse a partir de la recomendación de alguna firma respetada. Tardan una milésima de segundo en recorrer (en forma virtual) miles de kilómetros portando la antorcha de la renovación rockera, hasta consolidarse en esa posición o desaparecer tan rápidamente como ascendieron, sin dejar a su paso más que un puñado de temas.

De los festivales veraniegos en Inglaterra, algunos periodistas y no pocos espectadores se trajeron como recuerdo la performance de The Sherlocks, un juvenil cuarteto de Sheffield que, según parece, es hoy por hoy uno de los candidatos al título de la “gran banda nueva”. Sin haber fichado todavía para ningún sello, han subido algunos temas a Spotify y desde hace un mes han puesto a circular el video del tema “Heart Of Gold”, en el que se lucen en sintonía con la tradición del mejor rock alternativo inglés, una cantera a la que ya se puede calificar como inagotable.

¿Por cuánto tiempo se extenderá este periodo ventana, en el que The Sherlocks se verán en la obligación de estar a la altura de las circunstancias? ¿Cuán sustancioso deberá ser el material que ofrezcan para que ese castillo de naipes que comienza a construirse en torno al grupo, se transforme en una edificación sólida y no se derrumbe ante el menor soplido? Ellos, mientras tanto, disfrutan del viento a favor y sueñan con sumarse a una genealogía musical en la que se han anotado figuras ilustres. Por ahora, viven en una zona de promesas, aferrados a una juventud que los instiga a llevarse todo por delante.