Córdoba a mitad de tabla en gasto en educación

Tiene un docente cada 16 alumnos y está en el rango medio de recursos que se usan. Es amplia la dispersión en la comparación entre provincias.

DYN301, LA PLATA 31/03/14, DESPUES DE 17 DIAS DE PARO COMENZO EL CICLO LECTIVO 2014 EN LAS ESCUELAS BONAERENSES.FOTO:DYN/JAVIER BRUSCO.

El debate del gasto en educación en Argentina viene de larga data. No sólo por cuánto se destina sino por los resultados que se obtienen. Es conocido que las evaluaciones PISA no dejan bien parada a la calidad de la enseñanza en el país que, incluso, fue bajando escalones a lo largo del tiempo.

El gasto consolidado en Cultura y Educación de las 24 provincias se lleva un tercio del total. El año pasado sumó $ 205.413 millones, con una gran heterogeneidad entre provincias en cuanto a la relación alumnos por cada docente. Para el total país el cociente alumnos estatales sobre docentes estatales es de 15. En situación más desfavorable se ubican Buenos Aires, Misiones y Chaco que presentan una relación de 18 alumnos por cada docente, siguiendo Salta, Córdoba, Mendoza, San Juan con 16.

En el otro extremo y con las mejores marcas se encuentran Río Negro y Ciudad de Buenos Aires con ocho y nueve alumnos por cada docente respectivamente.

Los datos se desprenden de un trabajo de NOAnomics, que dirige Félix Piacentini.  Entre las que mayor gasto por alumno asignaron se encuentran Tierra del Fuego ($ 76.002), Santa Cruz ($ 62.040), CABA ($ 46.001), Neuquén ($ 44.517), Chubut ($ 38.701) y La Pampa ($ 38.555). En contraposición, la provincia que menos gasta por alumno estatal, y lejísimos del promedio, es Salta con tan sólo $ 14.769. Completan el podio de las tres peores Santiago del Estero ($16.241) y Corrientes ($ 19.755). El resto de los distritos se sitúan en el rango de entre $ 20 mil a $ 32 mil.

Una clave es que la mayor parte del gasto en educación en Argentina se lo llevan los sueldos, por lo que deberían tenerse en cuenta las diferencias salariales de cada provincia para efectuar el ordenamiento. Normalizando entonces el gasto educativo por alumno estatal, es decir “eliminado” la brecha salarial, Salta sigue figurando como la provincia que menos gasta en educación por alumno estatal con $ 20.231 ajustados por brecha salarial, siguiendo ahora San Luis ($ 23.123), Chubut ($ 23.743), Santiago del Estero ($ 23.884) y Buenos Aires ($ 24.012).

La consultora destaca que aunque Argentina cumplió las metas de la Ley de Financiamiento Educativo (Ley 26.075)  en cuanto a alcanzar una inversión del gobierno nacional y las provincias de al menos un 6% del PBI, y aunque la misma ley crea un programa cuyo objetivo es intentar compensar las desigualdades en el salario inicial docente, está más que claro que la inversión en educación por alumno resulta muy desigual en las 24 provincias. Deberían buscarse mecanismos que equiparen la inversión por alumno entre distritos siempre pensando en igualar para arriba. De lo contario, el mayor o  menor grado de posibilidad de que la educación pueda contribuir la igualación de oportunidades, progreso social y mejora de ingresos dependerá del lugar de residencia de los alumnos, y definitivamente se perderá la chance de alcanzar un país menos desigual. Lograr un mayor federalismo educativo tiene que ser una prioridad.

Si se consideran las 24 provincias el gasto en educación de lleva el 31% del total. A la cabeza, en cuanto a importancia relativa en el gasto total, figura Buenos Aires con un 37% del presupuesto, siguiendo Corrientes (36%), Santa Fe (35%), Córdoba (34%) y Río Negro (34%). El resto de las provincias destina una porción menor al promedio del 33%.

En el 2014 el total de la matrícula estatal de los niveles inicial, primario, secundario y terciario ascendía los 7.792.829 alumnos. En cuanto a la composición el 43% correspondía al nivel primario, siguiendo el secundario (36%) y el Inicial (14%). El nivel terciario sólo daba cuenta del 7% restante. En cuanto a los docentes se tenía un total para las 24 provincias de 529.569, con poco más de la mitad asignados al nivel primario, el 28% al secundario, 16% al nivel Inicial y el 3% remanente al Terciario. Es aquí donde antes de pasar a cálculo del gasto por alumno, que ya se advierte gran heterogeneidad entre provincias en cuanto a la relación alumnos por cada docente.