Penal en contra para la candidatura de Segura

El titular de Rosario Central, Luciano Cefarati, le quitó respaldo a Segura. Le había firmado el aval para que sea candidato por el oficialismo y una vez consumado el lamentable fallo, en medio de su calentura, manifestó a los cuatro vientos que le va a quitar el apoyo. Y dijo, muy campante, que su elección en las urnas será para Tinelli.

Todo parece indicar que el vergonzoso penal que sancionó el árbitro Diego Ceballos en Córdoba, por la final de la Copa Argentina, tendrá algunas consecuencias. Un Mario Kempes repletó con 58 mil espectadores, Boca Juniors le gana 2 a 0 a Rosario Central gracias a una falta fuera del área que fue sancionado como si fuera dentro. Gino Peruzzi fue bajado por Paulo Ferrari a casi un metro de la línea del área, pero con apresuramiento, como presionado, Ceballos la vio adentro, y Nicolás Lodeiro la cambió por gol. Se desató todo tipo de polémicas. Con arbitrajes que favorecen al color de la camiseta por la falta (eterno debate) y sobrepasando el reglamento. La cuestión es que el presidente de AFA, Luis Segura, se ganó algunos enemigos y el beneficiado por decantación es Marcelo Tinelli, justo a un mes de las elecciones presidenciales en donde está en juego nada menos que el trono de AFA.
El titular de Rosario Central, Luciano Cefarati, le quitó respaldo a Segura. Le había firmado el aval para que sea candidato por el oficialismo y una vez consumado el lamentable fallo, en medio de su calentura, manifestó a los cuatro vientos que le va a quitar el apoyo. Y dijo, muy campante, que su elección en las urnas será para Tinelli. “Es una locura esto, el partido tendría que jugarse de nuevo”, sentenció el presidente “Canalla”, en lo que podría convertirse en un precedente peligroso.
Pero lo mismo quedaron esquirlas. Segura lamentó el fallo y se fue silbado de Córdoba. Lo que empezó con una fiesta de Champions League termina desteñido por una acción ilegal, con perjudicados y beneficiados bien a la vista. Y miles de sospechas. Como el off side cobrado a Marco Ruben y el fuera de juego de Andrés Cháves para liquidar el pleito. Bien direccionado ¿no?
La primera respuesta no tardó en llegar. AFA suspendió de manera provisoria a Ceballos, que iba a dirigir dos días después el duelo entre Lanús y Sarmiento de Junín. ¿Estaba capacitado? ¿Por qué no se eligió a Néstor Pitana o Germán Delfino que tienen jerarquía internacional? El hecho de que sea un torneo local buscaba premiar a un referí local, aunque lamentablemente salió el tiro por la culata.

No va más
Desde la calle Viamonte inmediatamente tomaron medidas para que el barco no se vaya a pique antes de los comicios: la primera medida, Ceballos suspendido. “El Presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, señor Luis Segura, ha decidido suspender por tiempo indeterminado al árbitro Diego Ceballos y al árbitro asistente Marcelo Aumente. Una vez leídos y evaluados los informes de veedores y otros funcionarios de la Comisión de Árbitros y del Director Nacional de Arbitraje, se dará a conocer la duración de la sanción a aplicar. Al mismo tiempo, el Presidente de la AFA pone en conocimiento público que todos los temas vinculados al arbitraje será revisados en el menor tiempo posible, con todos los estamentos correspondientes”. Clarito. Pero se esperan a su vez otras explicaciones de los involucrados. Se informó que “continúa en desarrollo el análisis del informe de los veedores y se les otorga la posibilidad de descargo a Ceballos y Aumente”. Tras realizar ese proceso, se decidirá la sanción definitiva.
Pero hubo más caídos y más represalias. Le tocó a los encargados de designar jueces para cada partido, como parte del giro que eligieron tomar en función de una mayor transparencia. Se resolvió que la tarea de designación de árbitros quede exclusivamente en manos del Colegio de Árbitros que preside Víctor Blanco, desplazando así al histórico Miguel Scime, Director de Formación Arbitral.
Aumente, juez de línea que sancionó un off side, no vio otro e ignoró la falta fuera del área, declaró que: “Si hubiese visto que la falta del penal fue fuera del área, habría intervenido. La dinámica del juego llevó a que Ceballos errara en la jugada del penal. Después, en el vestuario estábamos destruidos, queríamos ver las imágenes, estábamos convencidos de nuestros fallos. Ceballos estaba en condiciones de dirigir una final. Ojalá pronto tengamos una revancha”.
Por último, se refirió al enojo por parte de la parcialidad de Rosario Central: “Nosotros no matamos a nadie y no robamos nada. Entiendo a los hinchas que nos putean, pero vivimos en una sociedad que toma esto como algo de vida o muerte”.
Tinelli y una nueva AFA
Y claro, golpes de semejante impacto, errores de tamaña magnitud, también son aprovechados por aquellos que tienen apetencias de conducción. Tinelli entonces agregó una nueva faceta a su ambición proselitista del llegar al sillón presidencial de AFA y pidió un “cambio”. “El vice de San Lorenzo saludó poco antes de las 10 de la mañana a sus casi siete millones de seguidores en la red social Twitter y compartió una imagen que reza: “#Cada Vez Somos Mas Los que queremos una nueva AFA”.
A partir de allí, compartió (retuiteó) declaraciones del vicepresidente de Rosario Central Luciano Cefaratti, quien sostuvo que lo que ocurrió en Córdoba “tiene que ser un punto de inflexión” en la AFA, y luego un tuit en el que un periodista contó que el mismo dirigente “irrumpió” en el palco en el que estaba Luis Segura y debió ser retirado por la Policía.
Como hay episodios sociales que pesan en la política nacional (accidente de trenes de Once, Cromagnón, saqueos por huelga policial, inundaciones en La Plata y varios etcéteras), en el mundillo del fútbol este tipo de errores se suelen pagar feo. El oficialismo tiene que dar la cara por una equivocación que no tiene del todo responsabilidad, aunque no puede evitar quedar indemne. Tinelli y el “cambio” se ven fortalecidos por el despecho de Rosario Central y el latrocinio público que todo el mundo vio. Entonces, Segura tomó las determinaciones adecuadas en pos de limpiar a AFA. Ahora será cuestión de no volver a cometer papelones. El impulso del temperamento ante una equivocación arbitral también “pianta votos”. Rosario Central ya cambió su postura. Deja a Segura y se refugia ahora en el espacio del “Cabezón”. ¿Habrá otra migración? Por las dudas, los hombres de negro ya tienen otro motivo de presión. Y el “grondonismo residual” también.