De la Sota cotiza en alza y demora reunión con Macri

Por Marcos Duarte
mduarte@diarioalfil.com.ar

ilustra macri y de la sota bailando escondidoLa conferencia de prensa que brindó el equipo de Sergio Massa apenas conocidos los resultados de la primera vuelta electoral tuvo un mensaje claro: más allá de haber quedado en el tercer puesto, el espacio UNA pretende ser protagonista de la nueva etapa.
Los miembros de la coalición consideran que cumplieron gran parte de sus objetivos estratégicos a pesar de no haber ingresado en la segunda vuelta. En primer lugar, evalúan que consiguieron retener el caudal de votantes que José Manuel de la Sota y Sergio Massa lograron congregar por separado en las primarias. Además, se vanaglorian de haber resistido la polarización a la que apostaron tanto el sciolismo como el macrismo en la campaña electoral y consolidar una tercera posición fuerte con capacidad de condicionar la agenda política.
Además, la conformación del congreso nacional arroja una situación inédita. Quien sea el que resulte ganador del balotaje previsto para el 22 de noviembre necesitará negociar posiciones para conseguir mayorías legislativas. El Frente para la Victoria no perdió la cómoda situación de la que gozaba en Diputados, mientras que Cambiemos requiere acuerdos en ambas cámaras para asegurar la gobernabilidad. Este escenario favorece la posición de UNA dado que le permite diversificar las alternativas de entendimiento y a la vez garantiza el cumplimiento de los eventuales pactos.
Este estado de cosas permite a los principales referentes de la alianza tomarse su tiempo antes de definir esquemas de diálogo. Hasta el momento, las señales que enviaron hacen pensar en una opción por desalojar al oficialismo del gobierno. Tanto Sergio Massa como sus principales espadas Roberto Lavagna y José Manuel de la Sota han emitido declaraciones ponderando la voluntad de cambio que prima entre su electorado. Con este argumento intentaron desmontar el asedio que el sciolismo venía sosteniendo en el sentido de apelar al componente peronista de sus votantes.
Por otra parte, tanto el tigrense como el cordobés sufrieron durante la campaña la cooptación de dirigentes en sus respectivos distritos por parte del Frente para la Victoria. Esto parece haber maldispuesto a ambos referentes para iniciar diálogos con Daniel Scioli. Desde ese momento, el discurso de ambos referentes para con el gobernador bonaerense fue subiendo el tono hasta colocarse en un lugar de muy difícil retorno. En las últimas horas, habrían arreciado los ofrecimientos de cargos ministeriales desde el campamento del motonauta hacia De la Sota y Massa sin respuesta favorable.
La hipótesis que parece cuajar al interior de UNA es la de buscar un entendimiento sin responsabilidad de cogobierno en caso de un eventual triunfo de Mauricio Macri. Este ensayo incluiría una agenda parlamentaria común que dé cuenta de los requerimientos programáticos que el massismo incorporó a su plataforma más las necesidades concretas de los distritos que, como Córdoba, gobiernan los referentes de la coalición.
Por otro lado, buscan que el diagrama de cualquier entendimiento contemple un objetivo político que toma cuerpo en el interior de UNA: la disputa por la estructura formal del partido justicialista. La derrota de Aníbal Fernández en la elección provincial dejó a Córdoba como el único distrito “grande” gobernado por un peronista.
Los estrategas de la alianza consideran que este elemento es una inmejorable carta de presentación para pelear el poder interno en el justicialismo y obviamente De la Sota debería ser la cara visible de esa ofensiva. La pelea por el PJ excluye la posibilidad de compartir responsabilidades en un poder ejecutivo hegemonizado por Cambiemos, por lo que la posibilidad de un acuerdo parlamentario que incluya a representantes de UNA en espacios reservados para la oposición como la Auditoría General de la Nación o la Defensoría del Pueblo. Los más audaces se arriesgan a pensar en la posibilidad de incorporar un miembro de la Corte Suprema acordado con el macrismo.
Este parece ser el horizonte de la estrategia de UNA. En el día de hoy, cuando regrese Sergio Massa de sus breves vacaciones, podría empezar a develarse el misterio.