José Scioli: “Debe ser difícil para la UCR no estar en el cuarto oscuro”

pepe1 (3) (1)Daniel Scioli comandó a sus espaderos más fieles a rubricar un nuevo contrato de adhesión de conversos. Tras la incorporación de un segmento del peronismo, disidente y herido, el sciolismo reeditó la ingeniería de la transversalidad, copyrigth Néstor Kirchner, y organizó un cónclave con una cuarentena de dirigentes e intendentes radicales. Otro golpe de efecto, esta vez mordiendo sobre el capital del candidato presidencial que más mide en Córdoba: Mauricio Macri.
El cuarteto alfiles estuvo comandado por José “Pepe” Scioli, el hermano del presidenciable K fue uno de los principales encargados de diagramar la campaña en las últimas semanas para Córdoba. El presidente provisorio del Senado, Gerardo Zamora; el titular de la bancada K de la Cámara Baja, Julián Domínguez, y el presidente del bloque del FPV del Senado bonaerense, Alberto De Fazio, completaron la comitiva política que se encargó de seducir a los neo radicales naranjas en Carlos Paz, tal como lo anticipó Alfil en su edición de ayer.
La jugada alborotó al radicalismo local, que custodia la primacía del candidato de Cambiemos en este distrito. El diputado Oscar Aguad y el presidente de la UCR, Jorge Font, pusieron el grito en el cielo por el encuentro y salieron a reclamar sanciones para los seducidos por la ola naranja (ver página 5).
“Se ve que fue muy bueno el encuentro porque algunos se pusieron muy nerviosos”, ironizó el titular de la Fundación DAR y aprovechó para disparar con munición gruesa contra el radicalismo. “Debe ser muy difícil para un partido centenario no estar con la lista 3 en el cuarto oscuro”, chicaneó.
José Scioli buscó fisurar la amalgama de Cambiemos argumentando que la UCR carece de candidato propio en estas elecciones. “Hay una porción del radicalismo que no se siente representada por el PRO”, disparó y punto seguido, con mayor libertad, volvió dejar una frase polémica: “Macri es una mala copia de Scioli”.

Comitiva peronista
Antes de la exposición del programa económico en la Facultad de Ciencias Económicas de la que participó Miguel Peirano, José Scioli y compañía se mostraron junto a las flameantes incorporaciones delasotistas: Carlos Alesandri, a quién le agradecieron personalmente su apoyo, y Emeterio Farías.
“Los dirigentes peronistas que han acompañado a José Manuel de la Sota le han dado la satisfacción de ganar en la interna de Córdoba, pero ahora estamos eligiendo un presidente”, insistió José Scioli como repitiendo la invitación al peronismo cordobés de sumarse a la ola naranja.
Aunque evitó referirse a las duras palabras que le dedicó el gobernador a su hermano, José “Pepe” Scioli deslizó una sola crítica: “De la Sota se ha quedado en parte de la vieja política”.
Luego esgrimió el argumento más usado durante la campaña sciolista en Córdoba: la promesa de un new deal entre la Nación y la Provincia. “Juan Schiaretti y Daniel Scioli se conocen. Estoy convencido que va a dar vuelta la página en la relación entre Córdoba y el gobierno nacional”, afirmó.
El sciolismo abona el terreno para el desembarco del candidato presidencial mañana. El terruño de Alesandri será la sede del anticipado festejo del Día de la Lealtad. El acompañamiento de la liga de gobernadores peronistas se barajaba como una opción, pero a último momento las directivas de Villa La Ñata cambiaron de rumbo. Prefieren que los mandatarios concentren esfuerzos en sus provincias.
Scioli regresa a Córdoba para comprobar la eficacia de estos nuevos acuerdos mañana con la esperanza de rubricar personalmente alguno más, dicen sus más cercanos colaboradores.