Para cubrir rojo y pagar deuda, el Gobierno toma $1.437 M diarios

emisión monetaria 001Un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf)  subraya la aceleración de la dinámica de endeudamiento del Gobierno nacional para cubrir el déficit que también va en aumento ya que los gastos suben diez puntos por encima de los ingresos totales. La situación es de interés crucial ya que sábado 3 vence el pago del Boden 2015.
Nadie duda de que la Nación hará frente a ese pago porque la presidenta Cristina Fernández tiene entre sus objetivos abandonar la gestión habiendo cumplido con todos los compromisos asumidos en colocación de bonos, aun a costa de un aumento del endeudamiento posterior.
El Central agotó la totalidad del swap que había pactado el año pasado con su par de China, un préstamo basado en el intercambio de monedas de los dos países por el equivalente a unos US$ 11.000 millones. Por eso, pidió y obtuvo en los últimos días de agosto un refuerzo equivalente a otros US$ 2000 millones, que ya empezó a usar para evitar que el nivel contable de las reservas perfore los US$ 33.000 millones.
En ese marco continuó con su política de endeudamiento en julio a razón de un millón de pesos por minuto, advierte el Iaraf. El análisis del instituto dirigido por Nadin Argañaraz señala que hay un “claro” incremento del déficit fiscal acompañado por el continuo crecimiento del endeudamiento bruto durante el período enero-julio entre 2010 y 2015.
“Mientras en 2010 el Gobierno tomaba deuda a un ritmo de $302 millones por día, hoy lo hace a una razón diaria de $1.437 millones”, plantea el reporte que indica que si se pone la lupa al tema por un período temporal menor resulta que durante los primeros siete meses de este año el sector público tomó deuda a un ritmo de $60 millones por hora, al tiempo que en el mismo período de 2010 lo hacía a razón de $13 millones.
El trabajo indica que el Gobierno se endeudó en un millón de pesos por minuto durante enero-julio de este año, cuando en 2010 lo hacía a un ritmo de $200.000 cada 60 segundos. De ese modo “durante julio se continuó con la política de endeudamiento”.
“Si se considera el acumulado parcial mensual de las fuentes de financiamiento en moneda local y extranjera, se expone la incidencia de julio en el endeudamiento”,  sostiene y agrega que sólo en julio el sector público ha incrementado su deuda bruta en unos $55.139 millones, lo cual representa 22% más que en el primer semestre del año.
El Iaraf recuerda que Economía tomó deuda no sólo para financiar déficit sobre la línea, sino también para afrontar “obligaciones correspondientes a amortizaciones de capital”.
El punto clave de toda la tendencia pasa por el panorama de pagos que enfrenta el Gobierno: las reservas sufrirán un achique el sábado próximo a causa de los vencimientos de deuda externa.Son US$5.800 millones correspondientes al Boden 2015 (bono en dólares emitido en 2005, que paga 7% de interés anual y que representa el mayor vencimiento del año que originalmente era por US$6.300 millones).
El 15 de octubre próximo la provincia de Buenos Aires deberá saldar US$ 600 millones por el vencimiento de un bono provincial, mientras el 17 de octubre vence un cupón del Bonar 2017 por 223 millones de dólares. Además, el 7 de noviembre se deberá afrontar el vencimiento de un cupón del Bonar 24 por 142 millones, al tiempo que el 29 de noviembre, deberá desembolsar otros 151 millones por un cupón del Bonar 18.
Del total de reservas brutas por US$ 33.338 millones que declaró el viernes el Central, unos US$ 10.800 millones ya corresponderían al swap chino: US$ 10.500 de la asistencia original -que redujo su monto total en 5% por la reciente devaluación del yuan- y el resto, provenientes del nuevo refuerzo. Otros US$ 2000 millones corresponden a pagos de la deuda pública que quedaron congelados en cuentas de Nación Fideicomisos por decisión del juez estadounidense Thomas Griesa (y por lo mismo aún se consideran parte de las reservas) y unos US$ 1400 millones más obtenidos por operaciones de corto plazo efectuadas con bonos capturados recientemente de Sedesa, la sociedad mixta que administra la garantía de depósitos bancarios.
Así, para los expertos la posición neta de divisas realmente disponibles inferior a los US$ 20.000 millones.  La tenencia propia, con la que el Central debería enfrentar el vencimiento del Boden 15 (según lo dispuesto en el presupuesto), es menor, lo que explica las decisiones del Gobierno para tratar de ajustar el total del vencimiento.