CFK llevó el caso Nisman en su último discurso como presidenta en la ONU

World Leaders Address The UN General AssmeblyLa Asamblea General de la ONU comenzó ayer en Nueva York centrada en la guerra en Siria, con discursos de los presidentes Barack Obama y Vladimir Putin, quienes se reunirán de manera bilateral para analizar salidas a ese conflicto.
En la apertura del plenario intervinieron además varios líderes de América latina con realidades y necesidades diferentes: la brasileña Dilma Rousseff, el cubano Raúl Castro (en su primera participación), el mexicano Enrique Peña Nieto, la chilena Michelle Bachelet.
Durante su discurso en la ONU, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, recordó que la crisis económica mundial comenzó en EE.UU en el año 2008.
“La crisis empezó aquí en el corazón de las finanzas mundiales (EE.UU.) y finalmente explota en el 2008 (…) en el 2009 es la caída mundial de la economía (…) en el 2010 se transfiere la crisis a la zona de euro”, explicó Fernández. Y en ese sentido, aportó: “El 1 por ciento de la población concentra el 50 por ciento de la riqueza a nivel global. ¿Cuánto tiempo puede sostenerse un mundo con tanta inequidad?”.
Agradeció el apoyo abrumador de  la Asamblea General de la ONU hace dos semanas ante  la iniciativa para regular la  reestructuración de las deudas soberanas. La mandataria consideró como el “primer intento serio de razonabilidad y regulación al sector financiero” a los nueve principios aprobados por la ONU que dan marco a un sistema legal global para los procesos de reestructuraciones de deuda soberanas. “Es un avance importantísimo que debe ser consecuente”, resaltó Cristina al hablar ante la Asamblea General de Naciones Unidas, donde volvió a apuntar contra el “hostigamiento” que sufrió la Argentina por parte de los fondos buitre y alertó sobre la “complicidad de cierto sector judicial” estadounidense. Recordó que pese a los ataques de los fondos buitre en 2005 Argentina pagó la deuda externa y se situó en medio de los países emergentes.
“En 2005 se decidió pagar la totalidad de la deuda al Fondo Monetaria Internacional, a partir de allí la Argentina empieza a crecer y se embarca en los países de economías emergentes”, afirmó Fernández.
La jefa de Estado argentina instó a los presentes a que cada país permita canales de desarrollo y producción para que los más necesitados puedan crecer a la par de sus necesidades.
“Para eso es necesario permitir que los países emergentes entren en escena a nivel mundial, los que están acostumbrados a dominar deberían ceder a sus aspiraciones, para que a través de estos realmente pueda venir un cambio real para el mundo”, dijo Férnandez.
Sobre el final del discurso que empezó pasadas las 19 y duró 40 minutos, la mandataria hizo un repaso sobre los vaivenes judiciales y políticos desde el atentado ocurrido en 1994. Se refirió a la falta de “justicia para las víctimas” y al memorándum de entendimiento con Irán que impulsó su gobierno en 2013, que comparó -como en otras ocasiones- con el acuerdo nuclear entre el Grupo 5+1 e Irán.
“Cuando en 2013 la Argentina firma el memorándum con la República Islámica de Irán para destrabar la cuestión judicial que tenía la causa desde 1994, y estamos hablando de 2013, otros gobiernos habían sucedido y otras cosas habían pasado. Nosotros tratábamos porque estábamos convencidos en la lucha contra el terrorismo, de llegar a encontrar a los culpables y castigarlos. Ese fue el objetivo del memorándum. Sin embargo parece que se hubieran desatado los demonios. Al cabo del tiempo, cuando el 2 de abril se firma el acuerdo entre los cinco más uno e Irán. Uno se pregunta cuál era el motivo de oponerse y las críticas que se hacían, de que habíamos negociado con Irán para que juez pudiera tomar declaración, porque hay leyes que impiden la extradición de ciudadanos”, sostuvo.
La Presidenta estuvo acompañada por los ministros de Economía, Axel Kicillof, el canciller Héctor Timerman y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. También el jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Oscar Parrilli. La última de las más resonantes denuncias que hizo el funcionario fue justamente contra el gobierno de los Estados Unidos, por considerar que estaba protegiendo a Antonio Jaime Stiuso, el ex expía que tras declarar ante la fiscal Viviana Fein, que investiga la muerte de Nisman, se supone que recaló en Miami.
Se encontraban presentes en Nueva York también familiares de las víctimas del ataque terrorista, encabezados por Sergio Burstein, alineados al oficialismo, para formar parte de la delegación oficial. Fueron invitados por la Cancillería, con lo que se descontaba que el discurso de la Presidenta tendrá un párrafo destacado sobre el caso AMIA, como lo tuvo.
Al arribar a la gran manzana exhortó  a “derrumbar tabúes y prejuicios” para terminar con la discriminación hacia las mujeres durante un discurso pronunciado ante altos mandatarios en una reunión sobre igualdad de género realizada en el marco de la 70º Asamblea General del organismo con sede en Nueva York.